PCO: Formar comités de lucha contra el golpe y auto-defensa en el campo: los sin-tierras necesitan organizarse contra la ley anti-terrorista

el

Artículo del PCO (07/11/2018)

Formar comités de lucha contra el golpe y auto-defensa en el campo: los sin-tierra necesitan organizarse contra la ley anti-terrorista

Traducción: Juan Marino

El 27 de octubre, el campamento del MST cercano a Dois Irmãos do Buriti, en Mato Grosso do Sul, ardió como producto de un incendio criminal iniciado por hombres armados. Pocos días después, el 30, fue el turno del campamento Irmã Dorothy, Ceará, el cual sufrió un infierno en la tierra, con 150 familias teniendo que despertarse en medio de la noche para salvar sus vidas del fuego cobarde la burguesía agraria brasileña.

Estos no son casos aislados.

Solamente en 2017, fueron 71 las personas muertas por centenas de atentados terroristas como estos. Una masacre que deja un rastro cada vez mayor de violencia y terror en el campo de nuestro país.

Pero los asesinos del campo no atacan a toda y cualquier persona que desafíe las reglas de propiedad rural instituidas por nuestras leyes.

Mientras pequeños agricultores y sus familias son asesinados de forma sumaria cuando buscan un pequeño pedazo de tierra para producir, las grandes empresas del agronegocio, como Cutrale, tienen toda la libertad para apropiarse de millones de dólares de lucro en tierras que son propiedad de la Unión. Esto es así desde hace décadas, sin siquiera ser cuestionadas, y mucho menos acusadas del crimen de terrorismo que ahora les quieren imputar a los movimientos sociales del campo.

En resumen: para la burguesía todo, para los obreros del campo nada. Es obvio que el selecto club de latifundistas rurales brasileños ve como un verdadero crimen el hecho de que un obrero del campo quiera tener en sus manos un poco de tierra viable para producir.

Y si el pueblo pobre y explotado no puede tener un puñado de tierra en sus manos, en las manos de los grandes latifundistas brasileños hace más de 500 años está el poder absoluto de vida y muerte sobre cualquiera que cuestione este inaceptable privilegio sobre el inmenso territorio nacional, que de generación en generación se mantiene como posesión de algunas pocas familias tradicionales del campo.

El poder de matar, prender fuego, esclavizar, torturar, expulsar del campo; en fin, ejercer cualquier acto terrorista contra cualquiera que piense en democratizar mínimamente el acceso a la tierra en Brasil.

Y como si no bastase todo este poder, ahora, el representante de esta banda de asesinos, el fascista Bolsonaro, tomó para sí la “misión” de destruir por completo cualquier movimiento organizado de los compañeros sin tierra.

El impostor Bolsonaro promete modificar la Ley de Terrorismo para encuadrar como actividad terrorista toda forma de organización de lucha campesina en Brasil.

Y si él lo consigue, la nueva ley será mucho más que una señal de luz verde para la matanza: representará una verdadera orden para que un mar de sangre se apodere del campo. Una masacre con el claro objetivo de mandar a la tumba, uno por uno, a los compañeros de lucha del MST y de los demás movimiento por el acceso a la tierra en el país.

Es obvio que los movimiento sin techo, en las ciudades, también están en la mira de los grandes especuladores inmobiliarios, y serán confrontados de la misma forma con una violencia nunca vista en nuestra historia.

En verdad, la Ley de Terrorismo de Bolsonaro servirá justamente como autorización legal para que la burguesía ejerza aún más libremente el más amplio terrorismo en el campo y en la ciudad. Si los movimientos de ocupación rural o urbano serán los objetivos prioritarios, es claro que esta misma violencia será ejercida contra sindicatos, partidos políticos y todas las organizaciones obreras y populares de nuestro país.

La situación es gravísima e impone a todos los movimientos de masas la tarea urgente de organizarse en comités de auto-defensa que sean, en los hechos, capaces de impedir y neutralizar cualquier ataque a organizaciones, familias y militantes de la lucha obrera, del campo y de la ciudad.

Es preciso mostrar a los fascistas, con organización y combatividad, inclusive con el uso de la violencia se fuese necesario, que no será para nada fácil, y por el contrario, que será imposible, destruir el movimiento de los compañeros sin tierra y sin techo.

Además de esto, los movimientos de lucha y toda la izquierda, que de hecho sea combativa, debe movilizarse desde ahora mismo para impedir, a toda costa, que sea aprobada la legalización del terrorismo contra los movimientos populares.

No se puede permitir que la burguesía se sienta confiada ni para intentar hacer pasar esta ley, ni para colocarla en práctica. La burguesía debe comprender, por la inmediata e intensa movilización de los movimientos populares, que si intenta aplicar estas medidas fascistas en Brasil, habrá represalias a la altura de las circunstancias, habrá lucha, y nadie más será tomado por sorpresa o indefenso por la cobardía asesina de aquellos que se creen los dueños del mundo en nuestro país.

Link a la nota original en portuguéshttps://www.causaoperaria.org.br/formar-comites-de-luta-contra-o-golpe-e-autodefesa-no-campo-sem-terras-precisam-se-organizar-contra-a-lei-anti-terrorista-2/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s