“Hitler ganó en Brasil” – Balance del Partido Piquetero – Video y desgrabado

el

“Hitler ganó en Brasil”

Balance del Partido Piquetero sobre el ballotage – Intervención de Juan Marino el domingo 28 de octubre de 2018

Desgrabado por Martín de Rosario

Compañeras, compañeres y compañeros: Vamos hacer un primer balance como Partido Piquetero del ballotage en Brasil.

CUATRO CONCEPTOS: HITLER GANÓ EN BRASIL – LULA GANABA LA ELECCIÓN – FRENTE ÚNICO ANTI-FASCISTA – FUERA BOLSONARO

Nos parece muy importante dejar en claro, en primer lugar, como nuestro mensaje a todo el pueblo argentino, a los pueblos de Brasil, de América Latina y a nivel internacional, cuatro cuestiones fundamentales que van a ordenar el balance que vamos a plantear como Partido Piquetero. La primera es que Hitler ganó en Brasil, la segunda es que si Lula era candidato Lula ganaba la elección, la tercera es plantear que el frente único antifascista es el único camino contra Bolsonaro. Hay que dejar en claro que Haddad y Manuela Dávila acaban de recibir 45 millones de votos que son un mandato para luchar contra el fascista Bolsonaro, contra el Hitler que acaba de ganar en Brasil, y en ese mismo sentido destacar que tanto Haddad como Manuela D’Ávila como el propio Boulos plantearon la necesidad de impulsar una resistencia democrática y llamaron a seguir en las calles para defender los derechos democráticos de la población contra el fascista Bolsonaro. Es decir, en ese sentido, que todo el pueblo argentino sepa que los principales dirigentes del pueblo que lucha en Brasil contra el ascenso del fascismo han dejado un claro mensaje de lucha y han dejado en claro que continuarán con su compromiso en la pelea contra Bolsonaro. En esa línea, el cuarto planteo que queremos afirmar y queremos defender es el planteo del fuera Bolsonaro, consigna que plantean nuestros compañeros del Partido de la Causa Obrera en Brasil, consigna que orienta la intervención que hay que desarrollar en el próximo periodo en Brasil y que es una consigna que nosotros entendemos que los partidos políticos opositores a los militares fascistas tienen que discutir y tienen que impulsar en nuestro país hermano.

Entonces, para sintetizar estas primeras 4 ideas y ordenar por lo tanto el balance que vamos a plantear en esta transmisión, es dejar en claro que Hitler ganó en Brasil, que Lula ganaba la elección y que acabamos de asistir a una elección fraudulenta, que el frente único antifascista es el único camino contra Bolsonaro y que por eso hay que plantear en Brasil la lucha por el fuera Bolsonaro.

ASUMIR QUE HITLER NOS GANÓ LAS ELECCIONES

Lo primero que nosotros hemos postulado es esta consigna, esta afirmación, de que Hitler ganó en Brasil. Es muy importante llamar a las cosas por su nombre y dejar en claro lo que acaba de ocurrir. Esta frase que hemos planteado de que Hitler ganó en Brasil implica varias cosas. La primera reconocer que ganó Bolsonaro, es decir asumir la derrota del PT, asumir la derrota del pueblo brasileño que lucha y que votó a Haddad y a Manuela Dávila en contra del fascismo. Hitler ganó en Brasil, Bolsonaro ganó en Brasil, el fascismo ganó en Brasil, y tenemos que discutir cómo afrontamos el triunfo electoral del fascismo en nuestro país hermano y como tenemos que colaborar con la lucha del pueblo brasileño en ese sentido.

HITLER GANÓ EN EL TERCER PAÍS DEL MUNDO Y EL PRINCIPAL PAÍS DE AMÉRICA LATINA

Lo segundo es dejar en claro que Hitler ganó en Brasil siendo Brasil el tercer país del mundo, siendo Brasil el principal país de América Latina y, en particular para el pueblo argentino, siendo Brasil el principal socio comercial del cual dependemos económicamente. Entonces es muy importante que asumamos que en nuestra frontera, en nuestro país hermano, en nuestro principal socio comercial y en el país del cual dependemos económicamente, acaba de ganar las elecciones Hitler.

BOLSONARO ES HITLER PORQUE DEFIENDE LA POLÍTICA BELICISTA DEL CAPITAL INTERNACIONAL Y REIVINDICA UN PLANTEO DE EXTERMINIO INTERNO

En tercer lugar, dejar en claro que Bolsonaro es Hitler, que Bolsonaro es fascista. Es fascista y es Hitler por varios motivos. Primero, porque Bolsonaro defiende la política belicista propia del fascismo y del capital financiero internacional. Bolsonaro en campaña electoral planteó la invasión de Venezuela, su vicepresidente Mourão planteó que están dispuestos a enviar tropas a Venezuela, es una política de guerra, no de paz. Es el intento de transformar nuestro continente en una zona de guerra. Bolsonaro y Mourão han declarado sus intenciones de llevar adelante las aspiraciones de Donald Trump de invasión de Venezuela. Y no solamente una política de guerra a nivel continental, es decir fronteras afuera, sino también una política de exterminio fronteras adentro de Brasil. Una política de genocidio interno contra su propia población. Guerra hacia afuera, genocidio interno, dos características típicas del fascismo.

El tercer elemento es que ocurre luego de que Trump, un fascista, se hizo del gobierno en Estados Unidos. Un fascista ganó la elección en Estados Unidos (sin contar con los votos populares suficiente pero a través de la votación indirecta). Hay una alineamiento de Bolsonaro y los militares brasileños con el fascista Trump, lo que determina también la naturaleza fascista de la fuerza que ganó las elecciones en Brasil.

EJE NAZI-FASCISTA EN EL CONO SUR: BOLSONARO-MACRI-PIÑERA

En esta línea, lo primero que queremos denunciar como partido político que actúa en Argentina, es la actitud de Mauricio Macri, que muy rápidamente salió a felicitar y a saludar a Bolsonaro y a alinearse con Bolsonaro, al igual que Piñera. Podemos afirmar que se está constituyendo un eje nazi y un eje fascista en América Latina encabezado por Bolsonaro en Brasil, con Macri y Piñera como sus socios en la región. Es gravísimo el pronunciamiento de Mauricio Macri. Por eso los partidos políticos en Argentina tenemos que dejar en claro que Macri es Bolsonaro, rechazar esta alianza fascistizante que se está constituyendo entre estos tres gobiernos, y entender que la lucha contra el fascismo es una lucha que se despliega no solamente al interior de Brasil, sino a escala continental motivo por el cual planteamos la necesidad de una alianza continental contra el fascismo en América Latina.

NO HAY QUE RELATIVIZAR NI OCULTAR LOS RIESGOS DEL TRIUNFO DE BOLSONARO

Queremos decir esto porque nos interesa refutar la relativización que han hecho diversos medios de comunicación y diversos dirigentes políticos sobre las características de Bolsonaro. Bolsonaro es un Hitler que pone en riesgo a la región. Puede ser que Bolsonaro los últimos días de campaña haya negado algunas cosas con tal de ocultar los riesgos que implica para la región, pero es cierto también que Hitler negaba que iba a proceder un cuadro de invasiones contra Rusia y contra otros países de Europa, y luego habiéndose hecho del poder avanzó en una política de colonización y de invasiones militares. Por lo cual, lo que haya dicho Bolsonaro en los últimos días no significa nada. Efectivamente, el plan de los militares fascistas de Brasil es el invasión de Venezuela, la erradicación de la oposición de izquierda de Brasil, es decir, de los sindicatos y el PT. Una de las últimas declaraciones que hizo Bolsonaro en su campaña electoral fue que los rojos tenían que o prepararse para la prisión o irse al exilio. Dijo literalmente que iban a terminar con los rojos en Brasil, amenazó con encarcelar a Haddad (el candidato presidencial del PT). Eso es una política típicamente fascista de exterminio, de aniquilamiento de las organizaciones obreras, populares y de la izquierda, que lo tipifica a Bolsonaro como un fascista. Entonces de ninguna forma nosotros podemos pensar que Bolsonaro, haciéndose de la presidencia, se va a moderar, va a entrar en razones, va a constituirse como un gobierno democrático. No. Por el contrario, va instalar una dictadura fascista y por eso nosotros no le deseamos ningún éxito a la dictadura fascista de Bolsonaro.

REPUDIAMOS LAS DECLARACIONES DE MASSA DESEÁNDOLE ÉXITOS A BOLSONARO. NUESTROS ALIADOS SON HADDAD, D’ÁVILA Y LOS 47 MILLONES QUE VOTARON CONTRA EL FASCISMO.

Por ese motivo, como Partido Piquetero rechazamos las declaraciones de Sergio Massa que le ha deseado éxitos al nuevo gobierno de Brasil. Nos parece una vergüenza que un dirigente que se autodenomina peronista como es el caso de Massa esté reivindicando la asunción de Hitler en Brasil. En ese sentido, planteamos que los partidos opositores a Macri en nuestro en nuestro país tienen que pronunciarse inequívocamente, dejar en claro que Hitler acaba de ganar la elección en Brasil, y que somos aliados, no de Bolsonaro, sino de Haddad, de D’Ávila, de la CUT, del MST, y de los 47 millones de brasileños que hoy pusieron su voto contra el ajuste neoliberal y contra el fascismo. Ellos son nuestros aliados, ellos son con quienes tendemos puentes y tejemos lazos para enfrentar al fascismo.

SI LULA ERA CANDIDATO, LULA GANABA. LA ELECCIÓN FUE FRAUDULENTA.

Queremos destacar también que si Lula era candidato, Lula ganaba, y por eso esta elección fue fraudulenta. Lula tenía un piso en las encuestas de 40 puntos. Entonces, acá no hay una responsabilidad genérica en la gente de que haya ganado Bolsonaro, Acá la responsabilidad del triunfo de Bolsonaro está, en primer lugar, en la proscripción de Lula que era el principal candidato para esta elección. Haddad arrancó con 4 puntos. Lula tenía como piso 40 puntos. Haddad pasó de 4 puntos a 45 puntos: un crecimiento inédito a nivel internacional. Si Lula era el candidato solamente tenía que sumar 11 puntos para ganar en primera vuelta o en el ballotage. Era lo que iba a ocurrir si se defendía su derecho democrático a ser candidato y el derecho democrático de pueblo brasileño a poder elegir a quienes quisieran. Por lo tanto, hemos tenido una elección fraudulenta, como plantean nuestros compañeros del Partido de la Causa Operária de Brasil. Como no lo liberamos a Lula con un 17 de Octubre, lo proscriben, y gana Hitler.

EL APARATO DEL ESTADO LE ABRIÓ PASO A HITLER-BOLSONARO

Acá hay una conclusión muy importante, que es que el Estado de Brasil le abrió pasó a Hitler. Hitler es endógeno al aparato estatal brasileño, y esto lo vimos durante toda la campaña electoral. Vimos cómo Haddad denunció la campaña de fake news, de noticias falsas, de Bolsonaro contra el PT. Vimos el encarcelamiento de Lula como decisión del aparato judicial presionado por el aparato militar y con el aval de la policía federal. Vimos a Hadad denunciando el escándalo de la Caixa 2 de Bolsonaro con la cual Bolsonaro financió de forma irregular la campaña por WhatsApp con noticias falsas contra Haddad y D’Ávila, y la justicia no hizo nada. Haddad literalmente planteó que se revocara la candidatura de Bolsonaro porque había incumplido con la legislación electoral vigente, y la justicia permitió la candidatura de Bolsonaro, mientras proscribieron a Lula con la ley de ficha limpia. Tenemos, por lo tanto, a un Estado, un aparato estatal, que en Brasil a prohijado al Hitler que hoy ha ganado la elección. Esto es muy importante señalarlo porque no ha nacido de un repollo no ha sido el producto espontáneo de la crisis social, de la crisis económica, de una supuesta crisis de representatividad, sino que ha sido la creación del propio aparato estatal y sobre todas las cosas del aparato militar y el aparato judicial en Brasil.

POLARIZACIÓN ELECTORAL, TERRITORIAL Y DE CLASES EN BRASIL

Habiendo dejado en claro, por lo tanto, que Hitler ganó en Brasil y que Lula ganaba la elección, queremos destacar distintos elementos de la propia elección para poner las cosas en su justo término, y, a partir de eso, concluir este balance con la orientación sobre cómo intervenir en el próximo período.

Las elecciones arrojaron varias conclusiones. La primera es que mostraron un cuadro de polarización en varios planos. Primero una polarización en el voto. Esto ya ha sido una conquista, porque la magnitud de la diferencia que hubo en la primera vuelta, que fue de 17 puntos, con Haddad sacando 29 y Bolsonaro sacando 46, planteaba la posibilidad de que Bolsonaro agrandara esa diferencia en la segunda vuelta, que en la votación un sector de la población se inclinara por el ganador y sobre esa base que la diferencia fuese mucho mayor y que hubiese un crecimiento de Bolsonaro. Pasó todo lo contrario, en primer lugar gracias a la campaña que planteó la propia CUT, y luego la tomó a Haddad y el PT en parte, que era denunciar que Bolsonaro es Temer, que Bolsonaro votó las reformas de Temer, y que Bolsonaro venía a profundizar el ajuste de Temer, que era justamente lo que Bolsonaro había ocultado en la primera vuelta. Gracias a esa campaña, y a la denuncia contra la violencia de Bolsonaro, tuvimos una situación en la elección donde Haddad creció 16 puntos, pasó de 29 a 45, y Bolsonaro creció 9 puntos. Es decir que el crecimiento de Haddad fue prácticamente el doble que el que tuvo Bolsonaro de cara a la segunda vuelta. Esto, a pesar de los límites de la propia campaña donde el eje fue la denuncia de la violencia y no sobre todas las cosas el plan económico de Bolsonaro. Y también a pesar de las vacilaciones de los aliados como es el caso de Ciro Gomes, que un día antes de la elección salió a decir que él no quería hacer campaña con el PT. Es decir que, si bien su partido llamó a votar, entre comillas críticamente, a Fernando Haddad, su principal candidato que es Ciro Gomes no participó de la campaña electoral. Las vacilaciones de los aliados y los límites de la campaña electoral no impidieron que el crecimiento sobre todo se concentrase en la candidatura del PT y que Haddad creciera 16 puntos. Eso habla muy bien de este pueblo brasileño en lucha que está tomando cada vez mayor conciencia de la necesidad de derrotar al fascismo, de derrotar a Hitler en Brasil. Finalmente, gracias a eso, el voto demostró una polarización: 55% Bolsonaro, 45% Haddad (que en realidad, sobre el electorado en su conjunto, es 38% a 32%, es decir, una diferencia de 6%). Un tercio de Brasil (47 millones de personas) tiene conciencia de la necesidad de enfrentar el fascismo y evitar que se instale un régimen fascista en nuestro país hermano; un tercio apoya la minoría autoritaria que representa Bolsonaro; y otro tercio (que no votó, votó en blanco o anuló) es el sector de la población en disputa.

También hubo una polarización en la propia composición de las gobernaciones de los estados, porque hubo elecciones a gobernadores. En primer lugar, destacar que la única gobernadora de Brasil es la gobernadora electa por el PT, Fátima Bezerra. Eso es un orgullo y demuestra que hubo un triunfo del movimiento de #EleNão contra Bolsonaro llevando a una militante del #EleNão y del PT a la gobernación de Rio Grande do Norte. De conjunto, mostrar que el PT es el partido con más gobernaciones de Brasil: tiene 4 gobernaciones, y con sus aliados suman 9 gobernaciones; una de ellas, en manos del PCdoB (Partido Comunista do Brasil). También destacar que del lado de Bolsonaro hay tres gobernaciones del PSL, que es la lista con la cual se presentó Bolsonaro, y otra 7 gobernaciones de partidos que fueron aliados de Bolsonaro en las elecciones. Es decir que estamos hablando de 9 contra 10: una polarización muy grande a nivel territorial. Si se consideran las ciudades, Haddad ganó en más ciudades que Bolsonaro. 2810 para Haddad, 2760 para Bolsonaro. Las gobernaciones que tiene el PT y sus aliados son sobre todas las cosas en el nordeste de Brasil. Así como Bolsonaro ganó en San Pablo, en Río y en Minas Gerais, que es la parte más poblada, la segunda parte más poblada es el nordeste de Brasil, donde ganó el PT. Entonces esto es muy importante porque hoy cuando Bolsonaro hizo su balance, en sus declaraciones después del resultado electoral, una de las cosas que dijo fue que había que unir al norte con el sur, lo cual demuestra que reconoce que él tiene votos en el sur pero no tiene votos en el norte, y que el norte lo tiene el PT. Reconoce la división del país y, por lo tanto, reconoce que no tiene un control homogéneo del territorio nacional.

En ese sentido, destacar el tercer elemento de polarización: las distintas bases sociales que apoyaron a cada uno de los candidatos. Según Datafolha, que es la encuestadora de Folha de San Pablo, a Bolsonaro lo votaron mayoritariamente los que son más ricos, los varones y los blancos, y a Haddad lo votaron mayoritariamente los más pobres, las mujeres y los no blancos. Es decir que se expresó la lucha de clases en la votación. Pudimos verificar una lucha entre clases sociales en la elección. Esto quiere decir que Bolsonaro no logró hegemonía en todos los sectores populares. No es cierto que Bolsonaro tenga el voto mayoritario de los sectores populares de Brasil. Hay un pueblo empobrecido, luchador, que es la base social y electoral histórica del PT, que ha validado su compromiso en el voto al PT como instrumento de lucha política, de lucha electoral, contra el fascismo.

BOLSONARO NO TIENE HEGEMONÍA EN BRASIL: HAY CONDICIONES PARA RESISTIR

El segundo componente central de la jornada electoral fue el discurso fascista vergonzante de Bolsonaro en su balance electoral. Lejos de continuar con su discurso de odio fascista explícito, salió a decir que él brega por una nación democrática. Es decir, salió a ocultar sus características fascistas de defensa de la proscripción, los encarcelamientos, los exilios, las torturas, su reivindicación de los militares torturadores. Salió a plantear la necesidad de unir a todo el país, es decir que él entiende que no tiene condiciones para enfrentar a un sector popular masivo, que la elección expresó, que son 47 millones de personas que están con Haddad y con Manuela D’Ávila. Sobre todas las cosas, implica el reconocimiento de que él ganó la elección pero no es hegemónico en Brasil. Otro de los elementos que planteó es que hay que acercar a Brasil a las potencias del mundo. Un discurso abiertamente neoliberal, por lo cual no se redujo a su alineamiento con Trump sino que planteó una política de aperturismo hacia el imperialismo en general, es decir, tanto Estados Unidos como los países imperialistas de Europa. Eso es un discurso típicamente neoliberal. Él, en su momento, había dicho que había que salir de la ONU porque era una organización copada por comunistas. Ahora está diciendo que hay que aliarse a las potencias del mundo, es decir que está haciendo referencia de hecho a la ONU. Entonces, como pueden ver, el discurso de balance de Bolsonaro es vergonzante, ocultando sus características abiertamente fascistas. Han registrado que, así como ganaron la elección, no la ganaron como esperaban, no la ganaron con el margen necesario como para inmediatamente defender un discurso abiertamente fascista. Eso demuestra que tenemos condiciones para ir a la lucha política apoyándonos en la conquista que ha sido la elección de Haddad y Manuela D’Ávila y los 47 millones de votos contra Bolsonaro en Brasil.

NO HUBO VOTO BRONCA CONTRA EL PT: LA DERECHA LIBERAL LE ABRIÓ PASO A LA DERECHA FASCISTA

En tercer lugar, queremos refutar la tesis que circula acerca de que Bolsonaro habría ganado por un voto bronca contra el PT, como producto de la crisis de Brasil. No es verdad que hubo un voto bronca contra el PT, porque los votos del PT se mantuvieron. El PT no perdió base electoral. De hecho, ahora sacó 47 millones de votos, en la elección anterior había sacado 43 millones de votos. No es cierto que el PT haya retrocedido, el PT se mantuvo. No primó un voto bronca contra el PT, no es cierto que había gente que votaba a el PT de forma significativa que se enojó con el PT y pasó a votar a Bolsonaro. ¿De dónde vienen entonces los votos de Bolsonaro? Los votos de Bolsonaro vienen de la caída de los partidos denominados hidropónicos, es decir, partidos que no tienen una raigambre sólida que implique un control territorial, y también los partidos, según Datafolha, “nanicos”, es decir pequeños. Los votos de Bolsonaro vinieron sobre todas las cosas del PSDB, que era el partido de Aecio Neves, Cunha y Serra, y del MDB, que es el partido de Míchel Temer, que tuvo como candidato a Meirelles (que sacó 2% en la primera vuelta). La tendencia fascistizante, por lo tanto, reventó al sistema político pero no al PT. El PT mantuvo su caudal electoral y los que cayeron fueron los partidos de derecha liberal.

Por eso, nosotros no coincidimos con Massa cuando dice que el balance de la elección de Brasil es que hay que desarrollar una variante de centro con ideas nuevas que implique una alternativa de progreso para enfrentar a las nuevas derechas. Decimos que esto no es una nueva derecha, esto es una derecha que data de la época del fascismo, de décadas y décadas y décadas atrás (desde hace un siglo que existe el fascismo, prácticamente). Que, por lo tanto, contra el fascismo lo que crece es la izquierda, los sindicatos, el comunismo, el frente anti-fascista. La variante de centro, a la que apuesta Massa, es algo que ha fracasado en la elección de Brasil. El Massa brasileño podría decirse que es Ciro Gomes. Ciro Gomes en la primera vuelta sacó 12 puntos, por lo cual estaríamos hablando de que son los partidos de los 10 puntos. Massa mismo sacó 10 puntos en la Provincia de Buenos Aires el año pasado. Por lo tanto, el balance de Massa es incorrecto. Además, Massa se está comiendo el verso de Bolsonaro: Bolsonaro dice que gana por la bronca contra el PT. Entonces Massa piensa que va a crecer por la bronca contra Cristina. La realidad es que así como en Brasil hay polarización entre Bolsonaro por un lado, y Haddad y D’Ávila por el otro, en Argentina hay polarización entre Macri y Cristina. El discurso de Massa está condenado al fracaso. No ve Massa que el problema no es el voto anti-PT sino que el problema es el fracaso de la derecha liberal y que la derecha liberal le abre paso al fascismo. Por eso la salida no pasa por organizar una variante de centro a través de un frente anti-K, sino una variante anti-fascista a través de un frente anti-Macri. Los Macri son los que le abren paso a los Bolsonaro.

EL NEOLIBERALISMO ENGENDRA AL FASCISMO

En este sentido, es muy importante dejar en claro lo que decíamos recién acá: hubo un desplazamiento de los votos de la derecha liberal hacia el fascismo. Esto es producto de los planteos de ajuste y de militarización. Temer y el PSDB (partido que se integró al gobierno de Temer), que son los partidos de derecha liberal de Brasil, vienen aplicando un ajuste brutal, sobre todas las cosas con la enmienda constitucional N°95 con la cual congelaron el gasto público durante 20 años. Para hacer eso, iniciaron un proceso de militarización del país, que incluye una intervención militar abierta en Río de Janeiro producto de la cual fue asesinada la compañera Marielle Franco, concejal del PSOL. Ellos generaron la derechización de sus propios votantes. Ellos son los que vienen acicalando este movimiento hacia derecha. La derecha liberal engendra al fascismo. El neoliberalismo engendra al fascismo. Este es un mensaje para Macri: el pro-imperialismo termina sacándose su máscara democrática y revela su núcleo fascista. Ya hay elementos fascistizantes dentro del gobierno en Argentina. Ejemplo de eso es la actual campaña contra los inmigrantes, dentro de la cual tuvimos a los ministros Bullrich y Frigerio defendiendo la deportación de personas que fueron detenidas de forma arbitraria e ilegal durante la represión luego de la manifestación al Congreso contra el presupuesto. En el caso de los compañeros migrantes, ni siquiera habían estado en la manifestación. El compañero turco era una persona que vive en Córdoba, que estaba en Buenos Aires haciendo trámites, que ni sabía de la existencia de la marcha. Los venezolanos, lejos de lo que dijeron algunos medios de comunicación y algunas redes sociales, en su momento habían participado manifestaciones contra Maduro en Venezuela. Es decir que el gobierno de Macri pretende deportar simpatizantes con sus socios golpistas en Venezuela, y somos nosotros como Partido Piquetero, quienes nos colocamos con Maduro contra el golpismo, quienes defendemos sus derechos y garantías constitucionales a no sufrir la persecución xenófoba.

¿Todo esto qué quiere decir? Que dentro de la derecha liberal y pro-imperialista se engendran los elementos para el desarrollo del fascismo. En Brasil el proceso político fue muy claro. El PSDB y el PMDB apoyaron y promovieron la campaña del Mensalão y del Lava Jato contra el PT. Son los que votaron el golpe a Dilma Rousseff en el parlamento de Brasil. Son los que hicieron una campaña sistemática contra el PT. Finalmente, fueron los que incubaron y los que engendraron al fascismo. Contra ellos se movilizan, se ponen en marcha, las fuerzas sociales de los explotados de Brasil, cuya oposición a todos estos planteos ha logrado, por ejemplo, que no hayan podido aprobar la reforma previsional. Reforma previsional que Bolsonaro pretende instalar sobre la base de aplastar a las organizaciones obreras y populares. Tenemos, por lo tanto, una gran conclusión que nosotros queremos subrayar: la responsabilidad del ascenso del fascismo no es de la izquierda y de los sindicatos. Acá la responsabilidad del ascenso al fascismo es de la derecha liberal: la derecha liberal y el neoliberalismo son los que engendran el fascismo, y eso es una de las grandes conclusiones de la elección en Brasil.

HADDAD Y D’ÁVILA CONVOCAN A UN FRENTE DE RESISTENCIA DEMOCRÁTICA

Finalmente, nos interesa plantear, sobre la base de este diagnóstico, cuál es el camino a seguir en Brasil y a nivel continental frente al hecho de que Hitler ganó la elección. Lo primero que queremos repetir, así como lo planteamos al inicio de este balance, es el planteo de la resistencia democrática, que es la consigna que han defendido Haddad y Manuela D’Ávila, así como también Guilherme Boulos, en su balance electoral. Es un llamado a que el pueblo salga a las calles. El pueblo argentino tiene que saber que los dirigentes populares de Brasil están llamando a salir a las calles, a defender sus conquistas y sus derechos democráticos contra Hitler. Es un planteo de resistencia, es un planteo de unidad de todas las organizaciones democráticas de Brasil. De hecho, han planteado literalmente la constitución de un frente amplio por la democracia (NdR: luego el PT, en su balance electoral, ha planteado un “frente de resistencia democrática”). Esto empalma con el planteo del frente único anti-fascista que nosotros hemos defendido y defendemos como Partido Piquetero. En este caso, Haddad, D’Ávila y Boulos lo plantean como un frente para defender la democracia. Es un planteo que tiene asidero en la situación política de Brasil. Por ejemplo, Joaquim Barbosa, que era un juez del Tribunal Superior de Justicia de Brasil, uno de los que promovió el Mensalão en su momento, un ex juez que promovió el Mensalão y que evaluó lanzar su candidatura presidencial, ahora ha votado a Haddad. Ha votado a Haddad en el ballotage porque dijo que le da miedo Bolsonaro. Es decir que lo que él engendró con su campaña anti-PT, con el Mensalão, le terminó dando miedo y Barbosa por eso ha votado a Haddad en el ballotage, para que alguien en Argentina comprenda de lo que estamos hablando es como si Bonadío votase a Cristina en el ballotage del año que viene por miedo a que gane Mauricio Macri, el Bonadío argentino no sería en este caso Moro que fue el de (…) sino el anterior Moro que fue el del Mensalão está votando a Haddad para derrotar a Bolsonaro, ese fue su voto en el ballotage. ¿Esto que pone de manifiesto? Esto pone de manifiesto la evidencia de que Bolsonaro viene a terminar con la democracia y que, por lo tanto, el planteo de la resistencia democrática es un planteo que debe ser saludado como un movimiento en oposición al fascismo.

ALTAMIRA REIVINDICA EL FRENTE ÚNICO CONTRA EL FASCISMO: TRIUNFO POLÍTICO E IDEOLÓGICO DEL PARTIDO PIQUETERO

Nos parece muy importante poner de manifiesto que el planteo del frente único anti-fascista es absolutamente vigente y es un planteo que nosotros como Partido Piquetero hemos elaborado para Brasil. Es un planteo que hemos elaborado como balance, que hemos estructurado a partir de la experiencia de la lucha contra el fascismo en Europa, está inscripto en nuestras escuelas de cuadros (a las cuales llamamos a todes les compañeres a ver, leer y estudiar). Queremos señalar que el frente único anti-fascista, que es un planteo para acabar con el fascismo uniendo a todas las organizaciones populares que se ponen en movimiento contra el fascismo (sobre todas las organizaciones mayoritarias), se ha instalado en el debate dentro del Frente de Izquierda y con el Frente de Izquierda. Queremos saludar, en ese sentido, como un paso muy positivo, el hecho de que Jorge Altamira en un artículo reciente haya denominado con claridad que Bolsonaro es fascista. Romina del Plá lo ha dicho hoy en un canal de televisión en nuestro país: la principal dirigente del Partido Obrero ha tipificado a Bolsonaro como fascista. Y Altamira ha escrito literalmente que es necesario, en Brasil, un frente único contra el fascismo. Con esto queremos decir dos cosas. Primero, que es un gran triunfo ideológico del Partido Piquetero. Es la primera vez que le escuchamos a Altamira plantear la necesidad de un frente único anti-fascista, y lo hace luego de que nosotros, en nuestra charla hace días, planteamos que la izquierda tenía que pronunciarse a favor del frente único anti-fascista. Luego de eso, hemos logrado este pronunciamiento de Altamira, y llamamos a todo el Frente de Izquierda a adoptar la misma posición. En segundo lugar, señalar y advertir que Altamira toma la consigna para tergiversarla, al negar la necesidad evidente de que ese frente único anti-fascista incluya por supuesto al PT, que es la organización mayoritaria en el movimiento anti-fascista en Brasil. Altamira dice un frente único contra el fascismo pero no dice que ese frente único contra el fascismo tiene que ser con el PT, que es el partido que hoy tiene más gobernaciones en Brasil, que es la principal banca de diputados en Brasil, que es el partido que dirige la CUT (es decir, la central obrera de Brasil) y el MST (es decir, la organización campesina de Brasil); y que, por lo tanto, es el partido abrumadoramente mayoritario en el movimiento de lucha contra el fascismo y en defensa de la democracia en Brasil. El frente único anti-fascista en Brasil es con el PT. Boulos, que fue el candidato presidencial del PSOL, candidato presidencial del partido al cual integran el PTS de Argentina, Izquierda Socialista de Argentina, el MST de Argentina, hoy estuvo al lado de Haddad defendiendo el frente por la democracia junto con el PT. El candidato presidencial del PTS, el MST e Izquierda Socialista en Brasil entiende que el frente anti-fascista es con el PT. Llamamos en ese sentido a la izquierda a entender que ha habido objetivamente una derrota ideológica de su parte ante la lucha política que venimos librando como Partido Piquetero, y a sacar las conclusiones de fondo sobre la necesidad de defender el frente único contra el fascismo con las organizaciones mayoritarias.

VIVA EL PARTIDO DA CAUSA OPERÁRIA: ¡#FORABOLSONARO!

Para finalizar, como Partido Piquetero queremos reivindicar la lucha que están dando nuestros compañeros del Partido da Causa Operária de Brasil. Frente al resultado electoral, el PCO ha lanzado las consignas #ForaBolsonaro y todos los golpistas, abajo el fraude, libertad a Lula, y por comités de autodefensa, de lucha contra el golpe y el fascismo. La consigna del fuera Bolsonaro juega un rol propagandístico fundamental en el próximo período, que es expresar la necesidad de que el movimiento popular en Brasil y los partidos políticos opositores en Brasil entiendan que hay que organizarse para dar una pelea, para confrontar con Bolsonaro en los próximos meses. En ese sentido, nos parece que el planteo que hizo Haddad en su balance electoral, diciendo que en 4 años le vamos a ganar a Bolsonaro, es un planteo que no es adecuado. Es el mismo debate que tuvimos con Cristina en Argentina ante el triunfo de Mauricio Macri. Nosotros en Argentina, como Partido Piquetero (como TPR en su momento), planteamos la consigna “Fuera Macri” y “Juicio político a Mauricio Macri”. Una consigna que fue absolutamente válida y quedó muy clara, no solamente ante el intento de Bonadio de detener a Cristina, si no cuando estalló la crisis de los Panamá Papers, que puso en cuestión uno de los fundamentos centrales del gobierno macrista que era su supuesta lucha contra la corrupción. Ese debate que tuvimos en Argentina sobre la necesidad de no darle tiempo a Macri para que consolide y legitime su gobierno, desarrolle sus objetivos y destruya las condiciones de vida del pueblo; e intervenir en todas las contradicciones antes de que logre instalar su propio régimen político; esa lucha está planteada también en Brasil. Así como Bolsonaro ganó la elección, Bolsonaro todavía no gobierna Brasil. Bolsonaro no ha consolidado una hegemonía dentro de Brasil, y eso es lo que queremos expresar cuando ponemos de manifiesto la consigna “fuera Bolsonaro”. No es cierto que esté garantizado que si Bolsonaro continúa gobernando hasta la elección dentro de 4 años vayamos a tener una elección, en 4 años, en condiciones democráticas. Ya han proscripto a Lula; Bolsonaro ya ha dicho públicamente que Haddad también debería estar preso; por lo cual, nada nos garantiza que tengamos una elección democrática dentro de 4 años. En Brasil, la democracia está en riesgo y por eso la resistencia democrática tiene el límite de estos tiempo políticos.

LOS 47 MILLONES DE VOTOS, LA LUCHA DE LA CUT Y EL MST, EL #ELENÃO: UN MANDATO PARA LUCHAR CONTRA EL FASCISMO

La elección que acabamos de ver en Brasil, los 47 millones de votos, el crecimiento exponencial de Haddad de 4 puntos a 45 puntos, la votación masiva en el nordeste, la movilización política de la CUT, del MST y de las mujeres, plantean que hay un mandato para pasar a la ofensiva y confrontar con el fascismo. En ese sentido, saludamos el planteo de nuestros compañeros del PCO de la constitución de los comités de lucha para desenvolver todos estos objetivos. Particularmente, voy a viajar a San Pablo, Brasil, en representación del Partido Piquetero, para participar del Congreso del PCO el 17 y 18 de noviembre, con el objetivo de forjar la unidad de la izquierda anti-golpista y desarrollar la pelea por una alianza continental contra el fascismo.

Con todos estos elementos, con todos estos planteos, como Partido Piquetero llamamos al pueblo argentino, al pueblo de Brasil y a los pueblos del mundo, a afrontar un hecho de enorme significación histórica. Para sintetizar, y para que queden claras las ideas que queremos reafirmar como balance la elección en Brasil: Hitler acaba de ganar las elecciones, Brasil es el principal país de América Latina y el principal socio comercial de Argentina, por lo cual es muy importante discutir cómo lo vamos a afrontar; denunciar que Macri es Bolsonaro, denunciar que Massa acaba de desearle éxitos a Hitler en Brasil, llamar a todos los partidos políticos de Argentina a nombrar las cosas como corresponde, a decir que Bolsonaro es Hitler, a denunciar que Lula está proscripto y qué si Lula era candidato ganaba la elección, que acá hubo fraude; a ver con claridad que el pueblo de Brasil está en lucha, que sus dirigentes llaman a la resistencia, que llaman al frente de resistencia democrática, que la pelea por el frente único anti-fascista como único camino contra Bolsonaro está en pleno desarrollo en Brasil; a apoyar al Partido da Causa Operária que está peleando por el fuera Bolsonaro y llamando a los partidos brasileños a pronunciarse en el mismo sentido; y que, por lo tanto, hay un camino para ganarle a Hitler.

Estamos discutiendo en esta charla, en este balance, en estas conclusiones, cómo contribuimos los luchadores revolucionarios, los militantes populares, a derrotar a Hitler en Brasil y a poner en pie en toda América Latina una alianza continental que derrote al fascismo, que expulse al imperialismo, y que una a todos los pueblos de América Latina. Muchas gracias a todos los que se han conectado a esta transmisión, y los invitamos a librar esta lucha política en el próximo período para defender la unión de los pueblos de América Latina y del mundo entero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s