CONFERENCIA DEL PARTIDO PIQUETERO: NO AL GOBIERNO DEL FMI

CONFERENCIA DEL PARTIDO PIQUETERO

6 DE OCTUBRE DE 2018


26/09/18: MACRI RENUNCIÓ EN ESTADOS UNIDOS

NO AL GOBIERNO DEL FMI

– NO AL PRESUPUESTO MACRI-FMI

– JUICIO POLÍTICO A MACRI

– NO AL HAMBRE, LA DESOCUPACIÓN Y LOS TARIFAZOS

aaaaaaa.png

A partir del 26 de septiembre de 2018, Argentina ha ingresado en una nueva etapa política. Macri viajó a Estados Unidos como un presidente terminado y volvió al país como virrey del FMI. La fiesta de despedida se la hicieron con baile y todo en el Consejo Atlántico con el “premio al ciudadano global”. El precio que pagó Macri a cambio de la coronita fue entregarle el bastón presidencial a Lagarde. Ahora, asistimos a la transición hacia el gobierno del FMI. El 31 de noviembre y 1 de diciembre, en el marco de la cumbre del G-20, pretenden coronar el traspaso de mando de forma definitiva. Tenemos, por lo tanto, 60 días para evitar que asuma el FMI y lograr que sea el Congreso de la Nación quien gobierne nuestro país. La patria está en peligro. La patria no es el Fondo.

Los partidos opositores tienen que llamar a las cosas por su nombre: MACRI RENUNCIÓ EN EEUU. Cruzado por las presiones del FMI por un lado, y de la huelga general del movimiento obrero por el otro, no sólo se fue Caputo sino que también se fue el presidente. No ganó Dujovne, ganó el FMI. Dujovne y Sandleris son simples marionetas de Lagarde. Este es el significado de la foto de Lagarde anunciando el nuevo acuerdo Macri-FMI, con la bandera argentina detrás suyo y con Dujovne a su lado. Mientras tanto, Macri se dedicaba a buscar a su hija Antonia en helicóptero a la escuela. Gráfico contraste de imágenes que pone de relieve que Macri pasó a retiro y le entregó el poder al FMI. Macri reina pero quien realmente gobierna es Madame Lagarde.

Esta Conferencia del Partido Piquetero, por lo tanto, llama al pueblo argentino a dar una lucha política para rechazar que el FMI asuma el pleno control del gobierno y a reclamar que el Congreso de la Nación se haga cargo de la situación, votando en contra del presupuesto e iniciando el juicio político al virrey Macri.

26 DE ABRIL – 26 DE SEPTIEMBRE: 5 MESES DE ATAQUE DE WALL STREET CONTRA EL PESO ARGENTINO

El 14 y 18 de diciembre de 2017 tuvimos un segundo Argentinazo contra Macri. Allí, ganó el pueblo y perdió el gobierno. La aprobación de la reforma previsional no puede ocultar que la mayoría de la población sacó una conclusión anti-macrista y forzó un viraje político del macrismo. Fue gracias a la gloriosa pueblada de diciembre, protagonizada por la unidad popular del kirchnerismo, la izquierda y el massismo, que el gobierno tuvo que dar marcha atrás con sus reformas y prolongar el gradualismo. Dicho viraje se expresó en la conferencia de prensa del 28 de diciembre, donde los “4 jinetes del apocalípsis” (Marcos Peña, Dujovne, Sturzenegger y Caputo) anunciaron la baja de las tasas de interés y la suba de la meta de inflación. Ese esquema fue el que se terminó el 26 de abril cuando los banqueros de Wall Street decidieron iniciar un golpe financiero para forzar al gobierno a aplicar el ajuste en shock. Fueron 5 meses de ataque imperialista prácticamente ininterrumpido contra el peso. El resultado fue desastroso para la economía argentina y el consumo popular: el dólar pasó de $20 a $40.

Por responsabilidad de este ataque financiero de Wall Street el gobierno de Macri entró, de hecho, en default. Así lo deja en claro Joaquín Morales Solá en su columna en La Nación el 30/9: “El acuerdo con el Fondo (uno de los tres más importantes que el organismo firmó en su historia) salvó a Macri y al país. De otro modo, el Presidente se hubiera visto obligado a pedir una refinanciación de la deuda argentina. No hubiera sido un default al estilo carnavalesco de Rodríguez Saá, pero hubiese sido una aceptación silenciosa de que la deuda, tal como está, no se podía pagar. El conflicto tuvo ese nivel de dramatismo. Sólo desde esa perspectiva cierta pueden evaluarse los pasos posteriores del Gobierno. El Fondo aceptó hacerse cargo del financiamiento que el Gobierno no tenía, aunque puso sus condiciones. Adiós al default, por un lado. Otro resultado de la crisis (y de la negociación) es un país al que le esperan varios meses de recesión. Con un programa de cero déficit en 2019, con cero emisión monetaria hasta junio próximo y con tasas de interés del 60 por ciento, el programa secará de pesos a la economía”. Otro artículo de La Nación, del mismo día, plantea que “el acuerdo con el FMI significa un virtual seguro contra default para lo que resta del mandato de Macri”. Queda claro, por lo tanto, que el gobierno no evitó el default sino que logró disimularlo. De hecho, el gobierno de Macri y su modelo económico ya colapsó. Por eso, ahora están generando las condiciones para un estallido financiero de aún mayor alcance en 2020. La pregunta que se hace la prensa económica internacional no es cuándo se recupera el país sino cuándo se termina de hundir el barco (textual de Forbes, una de las principales revistas económicas de Estados Unidos).

3 PRESIDENTES DEL BANCO CENTRAL EN 3 MESES, UNA CRISIS INSTITUCIONAL COMO EN 2001

La condición del FMI para ampliar el monto del préstamo y adelantar los desembolsos fue que Macri le entregue, de hecho, el control del gobierno. Eso fue lo que ocurrió el 26 de septiembre. Renunció Macri e inició la transición hacia la asunción de Lagarde. Tal es la naturaleza de la salida de Caputo y la designación de Sandleris. De esta forma, tuvimos 3 presidentes del Banco Central en 3 meses, en los que se dilapidó la misma cantidad de dólares que desembolsó el FMI. Se trata de una reedición, en sus propios términos maquillados por el FMI, de la crisis institucional que vivió la Argentina en el 2001 con 5 presidentes en 11 días. Un segundo Argentinazo, por lo tanto, no es una perspectiva futura sino un hecho que ya sucedió y cuyo desarrollo venimos transitando en tres tiempos desde diciembre del año pasado. En primer lugar, el estallido social y el Estado de Sitio ya lo vivimos en la gloriosa pueblada de diciembre de 2017. En segundo lugar, la brutal devaluación, paro nacional y crisis institucional (incluida renuncias del BCRA y del propio presidente Macri) tuvo lugar en estos 5 meses (abril-septiembre 2018). El tercer momento de este segundo Argentinazo es lo que resta, es decir, saber en manos de quién termina el poder: un gobierno rendido a los pies del FMI o un gobierno de transición, que actúe ante la urgente emergencia económica y social, y permita al país llegar a las elecciones de 2019.

En relación a este debate, Morales Solá escribió que “hay igualmente dirigentes opositores (cristinistas y la izquierda trotskista, sobre todo) que imaginan la destitución de Macri -y un adelantamiento de las elecciones presidenciales- como una solución a sus propias dificultades. Es probable que esa acción claramente destituyente se profundice a partir del acuerdo con el Fondo, que evitó una crisis mucho mayor. No fue casualidad que durante el viaje de Macri a Nueva York, las calles de Buenos Aires se convirtieran en un espacio invivible por la acción de piquetes constantes, variados y simultáneos. Los próximos días serán igualmente caóticos en la Capital. Está convocada, por ejemplo, una marcha contra el G-20, que es como ladrarle a la luna” (La Nación, 30/9). A Morales Solá le respondemos, como Partido Piquetero, el partido político de izquierda trotskista que defiende la unidad anti-Macri con los cristinistas, que a Macri ya lo destituyó el FMI y que el “adelantamiento de elecciones” está fuera de lugar porque el pueblo tiene hambre hoy y las empresas están cerrando hoy. Abrir las urnas hoy de manera anticipada, incumpliendo el plazo del mandato presidencial, sería una extorsión a los votantes. Para poder debatir y votar qué país necesitamos, primero el pueblo argentino tiene que tener la certeza de que la comida y el trabajo no le van a faltar. Por eso el Partido Piquetero rechaza cualquier adelantamiento electoral, sea convocado por la oposición o por el propio gobierno (como insinúan algunos). En este mismo sentido, exigimos el mantenimiento de las PASO para el año que viene y señalamos que el camino es votar contra el presupuesto del FMI e iniciar el juicio político a Macri. En esta línea, el martes 2 de octubre realizaremos una actividad junto al periodista Santiago Cúneo y el abogado constitucionalista Eduardo Barcesat en el Congreso de la Nación. La marcha contra el G-20, por lo tanto, lejos de “ladrarle a la luna” será la conclusión de una enorme lucha política para dejar en claro que la mayoría popular de nuestro país no está dispuesta a aceptar que Lagarde se apropie del bastón presidencial. Al FMI le decimos: esta es la Argentina de Perón, Evita y el Che Guevara. Los argentinos no aceptamos otro gobierno que el emanado del voto soberano del pueblo argentino.

EN OCTUBRE Y NOVIEMBRE SE DEFINE SI EN ARGENTINA GOBIERNA EL FMI O EL CONGRESO DE LA NACIÓN

El presupuesto se tratará, posiblemente, el 24 de octubre en Diputados y a mediados de noviembre en el Senado. Según Michael Matera, director del programa para las Américas del Centro de Estudios Estratégicos Internacionales, “‘más importante que el nuevo acuerdo con el FMI será que Macri tenga la habilidad para conseguir la aprobación de un presupuesto que cuente con el apoyo de los gobernadores y de los sectores del peronismo tradicional” (Infobae, 30/9). El Congreso no puede convalidar dicho golpe de Estado contra la democracia argentina. Por el contrario, el Congreso se tiene que colocar como un factor de orden y de defensa de la voluntad popular. El pueblo no votó al FMI. Todas las encuestas coinciden en que un 70% de la población, incluyendo votantes de Cambiemos, rechazan ceder nuestra soberanía nacional al Fondo. Es falso que si el presupuesto del FMI es rechazado eso implica una situación caótica. Al revés: su aprobación y aplicación, como planteó la propia jefa del bloque legislativo del massismo, Graciela Camaño, es lo que pone en riesgo la gobernabilidad. De ahí que la conclusión del rechazo al presupuesto 2019 debe ser el impulso al juicio político a Macri que ya no es, a esta altura, la interrupción del gobierno de Macri sino la forma de bloquear la sucesión presidencial de Macri a Lagarde. Sólo si el Congreso encabeza un gobierno de transición vamos a poder defender el trabajo y la producción ante la actual catástrofe en la que hundieron al país Macri, los fondos buitres y el FMI.

La pretensión del FMI es la libre flotación del dólar. Así lo planteó, según Pagni, el representante del Partido Demócrata de EEUU en el directorio del FMI, Daniel Lipton; también lo había hecho público Lagarde, en claro contraste con Caputo. De ahí que Sandleris le haya confesado a los representantes de los banqueros en una reunión el jueves 27/9 que el techo de $44 de la “banda cambiaria” para el dólar no es tal y que puede subir más allá de ese monto. Han fijado en U$S 150 millones diarios la cantidad de recursos que el BCRA puede volcar al mercado diariamente para afrontar las subidas del dólar; es la mitad del promedio que utilizaba Caputo, que fue incapaz de frenar la mega-devaluación que ya sufrimos hasta el momento. Esto viene acompañado de la renuncia del BCRA a determinar las tasas de interés, y del congelamiento de la emisión monetaria hasta junio de 2019. Según Perfil del 29/9, “la nueva estrategia ultraortodoxa del Banco Central de congelar la emisión monetaria hasta mediados de 2019 contribuirá a profundizar la recesión y provocará una detención en seco de la economía que llevará a una quiebra generalizada de PyMES”. Esta es la orientación que busca aplicar el nuevo gobierno del FMI en Argentina. Según La Nación, “la economía argentina sigue sin precios, sin referencias, con un horizonte en el que predomina el vértigo”. Veníamos de un desgobierno (políticas contradictorias) y ahora pasamos directamente a un no-gobierno (ninguna intervención de la política sobre la crisis económica). En su editorial del 30/9 en Clarín, Eduardo van der Kooy caracteriza al nuevo acuerdo con el FMI como “la apuesta final de Macri”. Maximiliano Montenegro, en Animales Sueltos, ya lo había definido como su “bala de plata”. El gobierno ya se quedó sin crédito político y carece de capacidad para diseñar un plan B. Si no hacemos el juicio político a Macri, lo que queda por delante es su ocaso y descomposición política. Macri y el FMI son un peligro para todos los argentinos.

NO NOS RESIGNAMOS A SUFRIR EL HAMBRE NI NOS SACRIFICAMOS EN NOMBRE DEL FMI

La aplicación del acuerdo, en caso de que lograsen sus objetivos reaccionarios, implicaría estirar la sobrevida del virreinato macrista para que el FMI destruya la industria nacional. Toda esta lucha política estará cruzada por el agravamiento de la miseria popular los próximos meses. El propio macrismo ya ha abandonado la consigna progresista de la “pobreza cero” (con la cual ganó las elecciones en 2015) y la ha sustituido por la consigna reaccionaria del “déficit cero” (textual, lo mismo que decía Cavallo). Dujovne ha tenido que reconocer que no estamos ante “turbulencias” sino ante una crisis económica. Un sondeo del Indecom, realizado del 10 de agosto al 10 de septiembre, indica que tanto los grandes supermercados como los autoservicios chinos han caído sus ventas en un 25%. Al Indecom lo dirige Miguel Calvete, de Cambiemos. “Las ventas minoristas de los comercios PyMES cayeron 9,2% en septiembre frente a igual mes del año pasado, medidas a precios constantes. Acumulan una baja anual de 4,3% en los primeros nueve meses del año” (El Destape, 30/9). La realidad es innegable. Y con la política del FMI empeorará. Según La Nación (30/9), la consigna de Cambiemos es “cargar de ‘sentido histórico’ el sufrimiento actual”. El Partido Piquetero rechaza esa impostura. Soportar el sufrimiento actual es permitir que se instale el FMI en el gobierno y que aplique un ajuste mucho más brutal que el que hemos atravesado hasta el momento. Hacer honor a la historia y al sacrificio del pueblo argentino es echar a las patadas a los burócratas del FMI de nuestro país. El hambre es un crimen. Con la comida no se jode.

2 MILLONES DE DESOCUPADOS Y 4 MILLONES CON PROBLEMAS DE EMPLEO

Para el tercer trimestre de 2018 se proyecta que el desempleo regrese a niveles de 2 dígitos, situación que no se registra desde 2006 (Ámbito, 20/9). La desocupación llegó en el segundo trimestre al 9,6%, lo que significó un aumento de casi un punto porcentual respecto del mismo período del 2017 (8,7%) y acumuló un alza del 2,4% en lo que va del año, según el INDEC. Se trata del dato más alto del indicador en la gestión de Mauricio Macri. Si las cifras del organismo se proyectan a nivel país, cerca de 1.900.000 personas están desocupados y 2.100.000 se encuentran subocupadas. De este modo, si se suman quienes no tienen trabajo y quienes apenas realizan changas u ocupaciones temporarias, un total de 4 millones de personas son los que tienen graves problemas de empleo. El indicador informado por el organismo es el más alto de los últimos 12 años, ya que sólo fue superado por el registro correspondiente al primer trimestre del 2007 de 9,8%. La desocupación más alta se registró en los partidos del conurbano bonaerense con un registro del 12,4%. El segundo indicador más alto fue el de Rawson-Trelew con una desocupación del 11,7%, seguido por el Gran Buenos Aires donde llegó al 11,4%, Santa Rosa-Toay con un 11,1% y el Gran Córdoba con un 10,8% de su población sin trabajo. En el total de los 31 aglomerados urbanos, la tasa de desocupación femenina en la franja etaria de hasta 29 años fue del 21,5%, mientras que la de los jóvenes trepó al 17,3%.

LA POBREZA VA A SUPERAR EL 30% EN DICIEMBRE: 14 MILLONES DE POBRES

El índice de pobreza del Indec dice que el 27,3% de la población estaba debajo de la línea de pobreza, refiriéndose al promedio del primer semestre, cuando el dólar estaba en $21,6 (la mitad de hoy), y la inflación acumulada era 19,6% (hoy 30%). Hablamos de 12 millones de pobres. En el Gran Córdoba, los porcentajes llegan a 30,3% y 5,5%, respectivamente. “El Indec, esta semana, fue más allá e informó que en el segmento de 0 a 14 años, la pobreza alcanza al 41%. A estas estadísticas que se están leyendo, según el Observatorio de la Deuda Social, habría que sumar en los últimos meses entre 1,5 y 1,7 millones de personas más entre los pobres. Quienes no ganan entre 22 mil y 23 mil pesos son pobres y están hundidos en la escala social. Para llegar a esa cifra deben trabajar dos o tres en esas familias. El año pasado 33,8% de los más desposeídos asistieron a la ayuda de un comedor construido y puesto en marcha con el esfuerzo de varios ciudadanos sensibles y comprometidos con los que no tienen nada” (Infobae, 30/9). De acuerdo a los números de la UCA, la pobreza superará el 30% en diciembre. En el caso de los niños es mayor la pobreza (41,4%) y la indigencia (8%). Una Asignación Universal por Hijo es $1.350 por chico, mientras que el valor de la Canasta Básica para un niño es $1.864 hasta los 9 años y $2.543 hasta los 14. El ingreso promedio de un hogar indigente es de $4407 y la canasta básica alimentaria de $7121. Faltan $2.714 para poder comprar la comida. El ingreso promedio de un hogar pobre es de $12.397 y la canasta básica total de $19.435. Faltan $7.038 para llegar a fin de mes. Esto era así al finalizar el primer semestre. En agosto, la canasta básica total llegó a $20.937,90 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. La pobreza y la indigencia no paran de crecer.

DESDE OCTUBRE, VUELVEN A SUBIR EL GAS, EL TRANSPORTE, LOS PEAJES, LA NAFTA, LAS PREPAGAS Y LOS MEDICAMENTOS

A esto hay que sumarle que en octubre vendrá una nueva tanda de aumentos de los alimentos (superior a la de septiembre, arriba del 20%) y los tarifazos. Desde el 1 de octubre, para el transporte colectivo de pasajeros en el área metropolitana se implementará la tercera etapa de los aumentos y el boleto mínimo costará $13. El gobierno autorizó también un aumento del 8% de las prepagas (ya suman casi 30% en el año). Y sin “descanso”, para noviembre se anuncia la suba del subte, impulsada por el gobierno de la ciudad de Buenos Aires y será progresivo, a $1 por mes hasta llegar a los $16,50. También aumentan los peajes, un 30%. Bs. As – Mar del Plata cuesta $180; Bs. As. – La Plata cuesta $128. El 1 de octubre, además, comienza un nuevo capítulo del tarifazo en el gas. Sube 35%. En enero habrá otro aumento del 15%. Además, recortan la tarifa social (a partir del bloque máximo de consumo se paga el total) y eliminan la bonificación por ahorro. Es un genocidio social.

Antes de que comience octubre, la petrolera Axion se adelantó y aumentó los precios de sus combustibles en un 8,4% promedio ayer. YPF no se quedó atrás y a partir del domingo 31/9 convalidó esta medida y dispuso aumentos de entre 9% y 12% para sus combustibles. En YPF la nafta Súper pasó de $34,45 a $37,97; la nafta Infinia de $39,74 a $43,57; la Ultra Diesel de $29,88 a $33,51 y la Infinia Diesel de $34,27 a $38,41. El mayor aumento lo sufrió el Diesel (+12,4%), mientras que las naftas subieron 9,6% (Infinia) y 10,5% (Súper). La suba de las naftas impacta sobre todo el resto de los precios de la cadena, trasladándose a la población.

SÁBADO 27 DE OCTUBRE EN MORENO (BS. AS.):

¡VAMOS AL 4º CONGRESO VILLERO PIQUETERO!

Todos estos aumentos, combinados con el pronóstico de devaluación permanente llevando el dólar hasta $50 en las próximas semanas (como indica El Destape Web), desmienten la tesis de Sandleris de que detendrán la inflación, y preanuncian un cuadro de hiper-inflación para los próximos meses. De ahí que sea fundamental la organización popular para defender el derecho a comer, para enfrentar los tarifazos e impedir los cortes de servicio para quienes no puedan pagar, para reclamar que se garantice el acceso a los medicamentos para los jubilados, para exigir que las paritarias no pierdan ante la inflación y pelear contra los despidos. En ese sentido, la Conferencia del Partido Piquetero lanza la convocatoria al 4º Congreso Villero Piquetero, el 27 de octubre en la localidad de Moreno, como parte de la lucha en defensa de todos nuestros derechos, para que el fascista Bolsonaro pierda el ballotage en Brasil el 28 de octubre a manos de Haddad (el candidato de Lula) y para reforzar la convocatoria a las movilizaciones contra el presupuesto y el G-20.

“EXPLICAR, EXPLICAR Y EXPLICAR” PARA QUE TODA LA ARGENTINA RECHACE QUE NOS GOBIERNE EL FMI

A 100 años de la revolución rusa, el legado bolchevique sigue vigente. Como dijera Lenin, la legitimidad de un gobierno que le pide sacrificios enormes a su pueblo depende de cuán enérgica sea su decisión para tomar medidas de emergencia. Por el contrario, este gobierno es fuerte con los débiles y cobarde ante los poderosos del mundo. Su carácter elitista y el desprecio que tienen por las condiciones de vida del pueblo cada vez son más grotescos. Por eso, franjas crecientes de los trabajadores ya no sólo perderán la confianza en este gobierno sino que comenzarán a faltarle el respeto: “Basta con fijarse y reflexionar, por poco que sea, para convencerse de que existen los medios necesarios para combatir la catástrofe y el hambre; de que las medidas a adoptar son perfectamente claras y sencillas, completamente realizables, plenamente asequibles a las fuerzas del pueblo, y que si no se adoptan es única y exclusivamente porque su implementación lesionaría las fabulosas ganancias de un puñado de terratenientes y capitalistas” (“La catástrofe que nos amenaza y cómo combatirla”, Lenin). La tarea central, en este cuadro político concreto, pasa por “explicar, explicar y explicar” para que todos los partidos opositores de Argentina rechacemos que Lagarde asuma la presidencia.

Así como es cierto que Macri ya renunció, también es cierto que el FMI todavía no asumió el control pleno de la situación. Ya han anunciado, a través de Sandleris, Stanley y Sica, cuáles son sus planes. Si el gobierno todavía mantiene la asistencia social es porque primero quiere cerrar las empresas argentinas. Su objetivo es dividir a los trabajadores, piqueteros y empresarios nacionales para poder destruir al mercado interno. La lucha política está abierta. Frente al hambre que golpea en las barriadas populares, es una tarea obligatoria para una organización piquetera garantizar que sus afiliados, sus compañeros puedan comer, puedan laburar y puedan subsistir. En ese sentido, la situación es muy diferente a diciembre de 2017. En ese momento, había margen para que el gobierno diera marcha atrás, producto de la interna que existía dentro de Cambiemos y el financiamiento externo. Fue por eso que la gloriosa pueblada de diciembre pudo poner un límite al macrismo. El propio Melconian reconoció en una charla del IAEF (Instituto Argentino de Ejecutivos Financieros) que fue por “las pedradas de diciembre” que no pudieron ir más a fondo contra los jubilados.

La situación ya no es la misma. Hoy, el macrismo es el que quiere instalar un clima de militarización del país de cara al G-20. De ahí los discursos de odio (el propio Macri usando los términos de Hitler “veneno social” y “envilecidos” para plantear la necesidad de “aislar” a los opositores; Negri y Amadeo hablando de guerra civil para ajustar al Estado; Carrió planteando que “le encantaría morir batiéndose a duelo de pistola con Luis D’Elia”, “si fuese por ella, le tiraría una molotov al senado” y “si fuera peronista, se levantaría y mataría a los kirchneristas”). El Partido Piquetero les dice a todos los argentinos: el gobierno quiere la guerra civil y los piqueteros queremos la paz social. Tenemos que dar una lucha política para lograr que el Congreso vote en contra del presupuesto. Nuestra política no es impedir la sesión del Congreso porque no consideramos que haya ningún “plan B” ni “cambio de modelo” posible en los marcos de este gobierno totalmente entregado al FMI y agotado políticamente. Macri ya no existe más. De lo que se trata es de que el Congreso se ponga de pie contra el Fondo Monetario Internacional. Tenemos que poner en pie un polo político anti-FMI que polarice al país y unifique a toda la oposición contra este presupuesto infame. No hay lugar para vacilaciones: PATRIA O FMI.

En este camino, para derrotar el presupuesto tenemos que lograr un nuevo paro general en octubre y una masiva y contundente movilización popular contra Lagarde y el G-20 el 31 de noviembre y el 1 de diciembre. Que quede claro que Argentina no acepta ser colonia de Trump y el FMI. En esta línea, venimos de una masiva movilización el 28 de septiembre por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito y vamos hacia el 33º Encuentro Nacional de Mujeres en Trelew. Las mujeres son protagonistas de la lucha contra el fascista Bolsonaro: la jornada de movilización en Brasil y en todo el continente el 29 de septiembre con la consigna #EleNao expresó la continuidad con la histórica pueblada del 8 de agosto en Argentina. Venimos de una histórica rebelión educativa en todo el país contra el ajuste del FMI, que comenzó con a pueblada en Moreno en defensa de la educación pública y por justicia por Sandra y Rubén, continuó con las tomas de facultades y huelgas docentes universitarias, y concluyó con la histórica toma del rectorado en la Universidad Nacional de Córdoba. Durante la primera semana de octubre tendremos movilizaciones de los trabajadores de Vialidad Nacional el 1/10, paro de los cuatro gremios ferroviarios el 2/10, marcha contra la quita de derechos a las personas con discapacidad el 3/10, marcha de los gremios industriales al Ministerio de Producción el 4/10, marcha a la Plaza de Mayo en defensa del Ministerio de Salud el 4/10. El pueblo argentino y latinoamericano resiste y lucha contra los golpistas y el Fondo Monetario Internacional. La Conferencia del Partido Piquetero convoca a todas las organizaciones políticas, piqueteras, de mujeres, estudiantiles y sindicales opositoras que protagonizamos esta lucha en las calles en unidad, a desarrollar la pelea política en común para decir NO al gobierno del FMI en Argentina.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Fede dice:

    Necesitamos más marcha, más gente, más ruido, más visibilidad en las calles

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s