#MARX200 – EL COLAPSO DEL CAPITALISMO – CLASE 2

#MARX200 – KARL MARX – 1818 2018

EL COLAPSO DEL CAPITALISMO

– CLASE 2 –

“La tendencia decreciente de la tasa de ganancia”

Curso de EL CAPITAL a cargo de Lionel Stiglitz

marx3.jpg

Reproducción simple y ampliada del capital. Subsunción formal y real del trabajo al capital.
Composición orgánica del capital. Valores mercantiles y precios de producción.
Nivelación de la tasa de ganancia (reparto social de la plusvalía). Violación de la ley del valor.
Tendencia decreciente de la tasa de ganancia.

Introducción – Christian Armenteros

(jefe de redacción de EL PIQUETERO)

CAPITALISMO MAFIOSO:

el capitalismo es narcotráfico, trata de personas y venta ilegal de armas”

Desgrabado hecho por Matías Gayol

Buenas a todes compañeres. Venimos de defender la lucha del subte recién reprimida por Patricia Bulrrich. Esto es muy importante porque venimos de discutir el salario en la primera clase. El movimiento obrero discutía si era útil hacer huelgas y luchar por el salario. Hay que defender el accionar reivindicativo de la clase obrera y la lucha de nuestro movimiento obrero. Este curso es una prolongación de la huelga obrera que venimos haciendo desde la mañana con los trabajadores del subte.

En segundo lugar, señalar que en este momento está llegando Juan Marino de Venezuela porque mientras desarrollamos este curso nosotros, como organización, nos tomamos la tarea de ser observadores internacionales en la elección y fue una verdadera lucha de clases contra el imperialismo. Se filtraron los documentos del Comando Sur del Pentágono. Apuestan a viciar el proceso electoralmente para darle ilegitimidad al Estado venezolano y habilitar un golpe militar con invasión extranjera. Todo esto es de un calibre superlativo y tiene que ver con la trilogía marxista “crisis, guerra y revolución”. Es estratégico que en este proceso de lucha de clases defendamos la paz contra el golpismo, defender la democracia política contra las dictaduras pro-imperialistas. Todo lo que conseguimos lo hacemos por medio de la lucha de los explotados contra la tendencia fascistizante del imperialismo a negar derechos. Tiene valor en una clase donde vamos a discutir sobre el mercado y la circulación.

En tercer lugar, y para concluir, señalar que en medio de este proceso político hemos participado del Congreso Abolicionista Internacional en el Teatro San Martín y conocimos compañeras en situación de prostitución durante décadas. Compañeras que vivieron durante años la violación remunerada (eso es la prostitución, una violación remunerada). Señalamos que este sistema no se sostiene en torno al trabajo asalariado. Se sostiene a partir de la explotación directa y el esclavismo directo en su desarrollo, en su origen y en su fin. Una de las grandes conquistas teóricas de nuestro partido fue el artículo que escribimos en su momento cuando fuimos al congreso de Villa María en 2012 donde en oposición a la idea de que la prostitución, el proxenetismo y la trata fuesen una expresión de atraso capitalista o de pre-capitalismo (como si fuesen islas de Feudalismo en la sociedad contemporánea), como socialistas señalamos lo contrario, diciendo que la trata, la prostitución y el proxenetismo son una expresión de imperialismo, de sobre-saturación y putrefacción del capitalismo. Cuando uno visualiza eso de que el capitalismo a nivel mundial es la mitad de la riqueza mundial en manos de 8 tipos y la otra mitad en manos del resto de la humanidad toda (7 mil millones de personas), y además todo esto…es terrible. Cuando ve que todo es una ficción jurídica para sostener esta apropiación de los medios de producción, y le suma todo esto, es terrible. El progresismo es una forma de ejercer el monopolio de manera socialmente legitimada. Es el “roban pero hacen” legitimado socialmente. Eso es el regulacionismo, el progresismo, el distribucionismo. El marxismo cuestiona la anarquía de la producción, la propiedad privada de los medios de producción para proceder a su planificación. Si viene un burgués, un liberal, y te dice “el capitalismo se basa en el trabajo asalariado”, es parcialmente mentira. Hay trabajo en negro, trabajo golondrina, trabajo en situación de semi-esclavitud. Todo forma parte de una red de contención para que avalen lo que pasa en el centro con estos 8 tipos. El capitalismo tiene su centro económico en las actividades ilícitas, no en las licitas. Pregúntenle al Papa Francisco, que no es trosko. Pregúntenle a la ONU que lo dicen ellos. Negocio N°1: droga; negocio N°2: trata; negocio N°3: armas. Los principales negocios con las mayores ganancias son ilegales y terribles. El capitalismo agoniza y se revuelca en lodo y sangre, como en su nacimiento cuando introdujo el esclavismo en Inglaterra. Lo hace también hoy en día. No es que 400 años después el Capitalismo mejoró el mundo en línea recta. Nació siendo una porquería, se desarrolló siendo una porquería y ahora es peor que cuando nació porque está más desarrollado. Si bien como marxistas le reconocemos el mérito de haber llevado la producción a nivel mundial, eso no tapa el proceso de destrucción de fuerzas productivas  y barbarie inucitada. Queremos eliminar cualquier forma de explotación y de esclavitud.


INTERVENCIÓN DE LIONEL STIGLITZ

(ECONOMISTA DEL PARTIDO PIQUETERO)

capital2

Hoy vamos a discutir la tendencia decreciente de la tasa de ganancia, que básicamente sería el centro científico, teórico de nuestro catastrofismo. ¿Por qué somos catastrofistas? Porque la tendencia de la tasa de ganancia es hacia abajo. En última instancia, todo va a colapsar. Hoy va a ser una clase quizás con algunos momentos medio conceptuales, algebraicos, pero es fundamental para poder entender el fundamento de nuestra teoría. Quiero hacer un pequeño repaso esquemático de la clase anterior que me parece importante. En primer lugar, nosotros en la clase anterior habíamos llegado a la conclusión de que la mercancía producida por el capitalista, el valor de esa mercancía incluía una parte de capital constante (materias primas, maquinaria que se introduce en el proceso productivo), una parte de capital variable (salario) y una plusvalía que es el valor producido por la fuerza de trabajo que no es paga, la parte no paga de la jornada laboral. Es evidente que el trabajo humano tiene la capacidad de crear valor. Entonces, la fuerza de trabajo humano que es la mercancía que se encuentra le capitalista en el mercado luego del proceso de acumulación originaria, es la única mercancía que en su consumo, produce valor. Es la “cualidad mágica” de la mercancía “fuerza de trabajo” y el capitalista se la encuentra así, sola en el mercado, lista para ser comprada…producto de que hubo 300 años de expulsión del campesinado de sus tierras, y por lo tanto terminaron despojados en las ciudades “libres en los 2 sentidos” (decía Marx) con la capacidad de vender y sin otra posibilidad que hacer eso, porque no tenían ninguna otra propiedad. “Libertad en todos los sentidos”, decía Marx. Estaban despojados de todo: despojados de la relación de servidumbre feudal, pero también de cualquier tipo de propiedad que les permita sobrevivir. Sus propiedades se las había robado el parlamento inglés con el proceso de cercamientos, las leyes a través de las cuales se expropiaron las tierras comunes de los campesinos y se los obligó a ir a las ciudades despojados de todo. Entonces el capitalista se encuentra con la fuerza de trabajo. Es un proceso de expoliación de siglos. Habíamos llegado a que la mercancía del capitalista tenía estos 3 componentes y que esto era como ver con lupa el proceso de circulación de la mercancía en el capitalismo que nosotros lo habíamos empezado a ver así: Mercancía – Dinero – Mercancía (M – D – M). Es decir, la venta de una mercancía para tener dinero y comprar otra mercancía que necesita, como si el dinero fuera un ‘traductor’ de valor entre distintos valores de uso que nosotros necesitamos. Y también habíamos visto que desde el punto de vista del capitalista, la circulación es: Dinero – Mercancía – Dinero aumentado (D – M – D’). A diferencia de la circulación M-D-M, donde el resultado es diferente cualitativamente, en este resultado la diferencia es cuantitativa  En el proceso de circulación del capital, solamente podemos explicar el aumento del valor porque el capitalista, entre todas las que compra, compra la fuerza de trabajo que le permite generar la plusvalía cuando la consume en la producción. Así se explica. Quería repasar esta conclusión de la clase anterior de que Marx explica la explotación a través del intercambio de cosas equivalentes.

LA LUCHA POR EL VALOR DE LA FUERZA DE TRABAJO ES LUCHA DE CLASES

Marx está en los primeros 3 capítulos de “El Capital” mostrando cómo es que la mercancía se intercambia con otra mercancía, como surge el dinero, etc…para llegar de que producto de todas cosas equivalentes, alguien de queda con más. En unos capítulos siguientes hay un diálogo imaginario muy interesante que Marx hace entre un capitalista y un obrero que me parece muy bueno traerlo a cuento. En este diálogo que inventa Marx, el capitalista dice “yo he comprado la fuerza de trabajo durante 10 horas y tengo derecho a utilizarte durante 10 horas, y tengo derecho a quedarme con todo lo que vos produzcas en esas 10 horas. Yo pagué tu valor de cambio (alquiler, comida, abrigo, necesarios para sostener la capacidad del trabajador de trabajar). Ahora te pudo utilizar durante todo el día. Ahora voy a consumir tu valor de uso”. Sin embargo, el obrero le dice “yo te estoy entregando estos productos que desarrollo durante toda mi jornada laboral. Te estoy dando mucho más de lo que vos me estás dando”. ¿Y qué dice Marx frente a esto? “Evidentemente entre derechos iguales, lo que decide es la fuerza”. Entonces, a través del análisis de equivalencias, nace la lucha de clases por determinar el valor de la fuerza de trabajo. La fuerza de trabajo no solamente es la única mercancía que tiene la capacidad de producir más valor, sino que su propio valor está determinado, no solamente por las mercancías que la producen a ella misma (comida, abrigo, vivienda), pero además por la lucha de clases, por una correlación de fuerzas. No es algo fijo sino que es algo socialmente determinado a través de la lucha de clases. ¿Cuál es el valor de un trabajador sueco, estadounidense, argentino, boliviano, chino o de Singapur? ¿Se entiende? ¿Cuánto cuesta producir un trabajador? Marx dice que no solo tiene que ver con las mercancías, sino que está condicionado por factores históricos y morales. Es decir que no es un valor fijo porque el tiempo de trabajo que cuesta producir ese obrero tiene que ver con si ese obrero necesita mandar a su hijos a la universidad, leer un libro, vivir  en una casa digna, irse a pasear o no, todas cuestiones que determinan el valor de la fuerza de trabajo y la lucha por la jornada laboral. Por lo tanto la lucha por la jornada labora va a ocupar varias páginas de El Capital, donde los capitalistas querían extenderla y los trabajadores acortarla lo más posible (dado que ya habían vendido su capacidad de trabajo y querían limitar la capacidad del capitalista). Por lo tanto, en este esquema (D-M-D’), que parece tan inocente, ya está contenida la lucha para determinar cuánto valemos nosotros.

EL TRABAJO HUMANO ES LO ÚNICO QUE CREA VALOR. LA HUELGA: DEMOSTRACIÓN DEL PODER DE LOS TRABAJADORES.

Antes de arrancar con la tendencia decreciente de la tasa de ganancia, dos cuestiones que son importantes. Lo importante de esta parte del capital variable, o sea del gasto humano en la fuerza de trabajo, es que es lo único que le da energía a todo este movimiento de circulación del capital. La plusvalía no se produce si no hay trabajo, pero también el valor del capital constante (materia prima y máquinas) no se puede transferir a la mercancía si no hay trabajo vivo que lo haga. Y esto es muy importante porque de ahí se deduce la importancia de las huelgas. Cuando un obrero hace una huelga, le está diciendo al capitalista: “¿sabes qué? No voy a transferir el valor de tus maquinas a la nueva mercancía, morite”. Eso es lo que está diciendo cuando el obrero hace una huelga. Paraliza un montón de materia prima y de maquinaria y no puede transferir su valor a los productos que quiere producir. Por eso el capital va siempre a necesitar del trabajo vivo para producir un nuevo producto que pueda vender y realizar esa plusvalía. Es imposible que el capital transfiera su valor de manera automática. Necesita el trabajo vivo, contra toda esta idea de que seríamos descartables por la robotización. Eso es totalmente imposible. Por más que haya robotización, vas a necesitar que haya trabajadores para explotar su fuerza de trabajo. Sin trabajo vivo este ciclo no funciona. Por eso decíamos que el capital es un vampiro que le chupa la sangre al trabajo vivo. No podemos mirar el capital como una cosa. No lo podemos pensar como una maquinaria, una materia prima. El capital es un proceso, un movimiento que está todo el tiempo chupándole la sangre al trabajador, vendiendo esa mercancía y volviendo a comprar materia prima y maquinaria para volver a chupar esa sangre. No hay capital sin movimiento, por lo tanto el capital es una relación social, no es una cosa que está ahí tirada. Eso es maquinaria, no capital. Si el capital no se pone en movimiento y no genera plusvalía, entonces es simplemente tesoro. Si alguien tiene dólares guardados bajo el colchón, ¿tiene capital? No. Capital es si con ese dinero compra materia prima, maquinaria y fuerza de trabajo y luego obtiene un producto mayor a través de la venta de esas mercancías. Tenemos que borrar los fetiches pensando que el dinero tiene valor por sí mismo, y que el capital produce valor por sí mismo, sino que lo hace explotando al trabajador. Dicho esto, pasamos entonces a discutir los conceptos que queríamos plantear en la clase de hoy para poder llegar a esto que va a ser tan importante que es la tendencia decreciente de la tasa de ganancia.

PLUSVALÍA RELATIVA: AUMENTAR EL CAPITAL CONSTANTE PARA AUMENTAR LA PLUSVALÍA

Discutimos que la mercancía es capital constante (transfiere su valor de manera constante en el proceso de producción al producto), capital variable y la plusvalía. Va a haber por lo tanto 2 fórmulas que al capitalista le van a interesar mucho: la tasa de explotación o de plusvalía (plusvalía/capital variable) y del otro lado la tasa de ganancia (plusvalía/capital constante+variable). El primero significa cuánto le está robando a sus propios trabajadores el capitalista. Si por cada peso de salario que paga, el trabajador produce un valor de $2, entonces la plusvalía es $1 y la tasa de explotación sería 100%. Ahora, la tasa que va a mirar el capitalista cuando invierte en un negocio es en realidad la tasa de ganancia, o sea cuánto obtiene de plusvalía en relación al total de capital que invirtió. Si el capitalista gasta además $1 en materia prima, ganaría $1 sobre cada $2 adelantados. O sea que la tasa de ganancia es del 50%. De ahí se deduce la tasa de ganancia. El capitalista va a pensar cuanto ganó en relación a todo lo que invirtió al inicio del proceso. El proceso es el siguiente: el capitalista tiene dinero. Con el dinero compra materias primas, maquinaria y compra fuerza de trabajo. Esto entra a la producción. Se produce, o sea, se consumen las mercancías que entran al proceso de producción. El capital constante transfiere su valor de manera exacta al producto final. La fuerza de trabajo va producir plusvalía y vamos a tener una mercancía aumentada que suponemos que va a venderse en el mercado bajo el mismo precio de lo que vale (se supone) y vamos a acceder a un dinero aumentado. Al capitalista le importa cuál es la relación entre el dinero de más que consiguió y el dinero que invirtió (tasa de ganancia). Le importa eso. Entonces, ¿cuál es la forma que tiene el capitalista de aumentar esta tasa de ganancia? Bueno, el capitalista tiene básicamente la posibilidad de aumentar la plusvalía diciéndole al trabajador “escuchame, vos vas a trabajar 12 horas ahora, en vez de 10. Si no querés trabajar 12, te echo, contrato a otro”. Aumenta la tasa de explotación. ¿Cuál es la otra opción que tiene el capitalista? Bueno…podría decir “voy a bajar el salario, voy a tratar de reducir el salario” (como está impulsando Macri ahora con la reforma laboral). Estas estrategias del capitalista apuntan a aumentar lo que llamamos el plusvalor absoluto. O sea aumentar la parte no paga de la jornada laboral. Ahora, esto tiene un límite. Por un lado, el salario puede bajar, sí, pero los trabajadores van a luchar para que eso no pase y además tiene un límite humano, biológico. Un trabajador no puede trabajar más de 14 horas, hay un límite humano. De hecho Marx cita, en “El Capital”, casos de muerte por exceso de trabajo. Donde en los periódicos ingleses había salido en título catástrofe “Muerta por trabajar” por la muerte de una trabajadora textil que había sido obligada a trabajar 36 horas seguidas. Hay un límite para subir la jornada laboral o para reducir el salario.

¿Qué va a hacer entonces el capitalista para aumentar la tasa de ganancia? Recién hablábamos de tratar de aumentar la plusvalía absoluta (aumentando jornada laboral o reduciendo la parte pagada al trabajador). Ahora, hay otra forma: aumentar la fuerza productiva del trabajo, o sea, en el mismo tiempo de trabajo producir más mercancías. Y acá es dónde se pudrió todo porque cuando el capitalista aumenta la fuerza productiva del trabajo, lo que está haciendo es incorporar capital constante (maquinaria, conocimiento, nuevos procedimientos) al proceso de producción para, con la misma fuerza de trabajo, producir muchas más mercancías. Hay un aumento de la productividad. Produce más bienes con el mismo tiempo de trabajo. O sea que esas mercancías, tienen cada una un valor menor, porque cada una contiene menos tiempo de trabajo, debido al aumento de la productividad. Esto ya de por sí puede producirle al capitalista individual una “plusganancia momentánea”, dado que el precio al que se venden las mercancías en esa rama va a ser un promedio entre todos los capitalistas, desde el más productivo hasta el menos. Por lo tanto el que tenga una mayor productividad, podrá vender a un precio por encima del valor (dado que el tiempo de trabajo incorporado en esa mercancía disminuyó por el aumento de la productividad, mientras que en el promedio de toda la rama, esto se compensa y por lo tanto el precio no disminuye tanto). Si ese aumento de productividad se difunde en toda la rama, entonces, esa plusganancia momentánea desaparecerá (que igual puede durar mucho tiempo, y veremos que el monopolio surge para defenderla a rajatabla contra el resto de los capitalistas).

LA TENDENCIA DECRECIENTE DE LA TASA DE GANANCIA: EL LÍMITE DEL CAPITAL ES EL PROPIO CAPITAL

pp2

Ahora, esa masa mayor de mercancías que va a producir, como a su vez la va a producir con la misma cantidad de trabajo, cada una de esas mercancías va a tener menos valor incorporado. Cada una de esas mercancías que produzca, va a valer menos. Y a medida que los avances en la productividad se extiendan, vía competencia, irán bajando los precios de esas mercancías hasta coincidir con los nuevos valores. Por lo tanto, el capitalista, para seguir defendiendo su ganancia, va a necesitar aumentar la masa de mercancías que larga al mercado. Esto es fundamental, porque esto muestra cómo, en su ímpetu por aumentar sus ganancias, el accionar de cada capitalista lleva a que para la clase capitalista en su conjunto sea más difícil obtener esa ganancia.

Veamos. Por un lado, para aumentar la productividad, el capitalista reemplaza trabajo vivo (trabajadores) por trabajo muerto (máquinas). Sino lo hace en términos absolutos, por lo menos, en términos relativos, empieza a pesar cada vez más la cantidad de máquinas que tiene en relación al capital total. Esto le permite, si es de los primeros en la rama en hacerlo, en apropiarse de esa plusganancia momentánea que mencionamos. Pero si este proceso se extiende a toda la rama, la tasa de ganancia se nivela hacia abajo por la competencia y ahora la rama producirá con menos trabajo vivo, o sea, con menos posibilidad de extraer plusvalía de esos trabajadores. Esto no será un problema mientras la rama esté en expansión, es decir, mientras crezcan las mercancías producidas y esta contradicción se vaya posponiendo por el incremento en la masa de mercancías vendidas.

Pero cuando la sociedad ya no puede comprar todas las mercancías que ofrece esa rama a un determinado valor, es decir, cuando ya no se puede validar socialmente, a través de la compra de esas mercancías, todo ese valor producido, entonces sobreviene la crisis y se manifiesta esa contradicción. La rama verifica que no se puede realizar todo el valor contenido en esas mercancías y por lo tanto, muchos capitales serán destruidos, aumentan los despidos, quedan mercancías sin vender, etcétera. La tasa de ganancia cae y esto se manifiesta en la destrucción de capital. Es decir que es a través de las crisis que se manifiesta esta tendencia decreciente de la tasa de ganancia. Como se ve, no es un factor externo al proceso de acumulación capitalista lo que produce la crisis, sino que la crisis es el resultado “natural” del proceso de acumulación capitalista. Es el primer modo de producción de la historia de la humanidad en que la crisis es por sobreproducción, es decir, que el sistema colapsa porque se produce demasiado. Demasiado en relación a la ganancia que esperan obtener los capitalistas vendiendo esas mercancías, porque también podríamos decir: aumentemos salarios, repartamos el trabajo necesario entre todos los que podemos trabajar y listo. Lo que sobra es el capitalista, no los trabajadores ni las mercancías.

A nivel de todo el sistema capitalista, lo que tenemos por lo tanto es una tendencia a reemplazar trabajadores por máquinas. Esto se llama “aumento de la composición orgánica del capital” es decir, que cada vez tiene más peso el capital constante que el variable. Sin entrar en detalles, podemos ver que si aumenta la parte constante del capital y desciende la variable, entonces en términos relativos va a ser cada vez más difícil extraer plusvalía, cada vez habrá menos trabajadores para explotar. La tasa de ganancia la definimos como tg = p / (c+v) por lo tanto, si aumenta c y/o cae v, será cada vez más difícil producir plusvalía (excepto un caso que veremos más adelante en los “factores contra-restantes”). Esto es difícil verlo a nivel de un capitalista porque el empresario te va a decir que despidiendo trabajadores y poniendo más máquinas gana más, no menos. Pero lo que no comprende es que está socavando a nivel de toda la clase capitalista la capacidad de extraer plusvalía.

Es que las leyes del capitalismo son “anti-intuitivas” porque operan a nivel social y los individuos actúan a espaldas de esas leyes, guiados por sus intereses. Después cuando sobreviene la crisis, no entienden por qué, y es en la crisis que se manifiesta esa contradicción que se venía acumulando.

DE LA PLUSVALÍA A LA GANANCIA: COMO SE ROBAN ENTRE LOS CAPITALISTAS

Precisemos la diferencia entre la plusvalía y la ganancia. La plusvalía es la parte no paga de la jornada de trabajo, mientras que la ganancia es lo que obtiene el capitalista por encima de sus costos de inversión (capital constante + variable). Esto es importante porque mientras la plusvalía se produce en el proceso de producción, la ganancia se basa en esa plusvalía pero sólo se verifica una vez que el capital realizó toda la circulación y vuelve al capitalista, tras haber vendido las mercancías. Por eso diferenciamos el valor de la mercancía (que contiene el desgaste del capital constante + materia prima + el tiempo de trabajo pago + la plusvalía) del precio de producción (desgaste del capital constante + materia prima + el tiempo de trabajo pago + ganancia esperada de la rama).

Esto lo explicamos un poco en la primer clase: básicamente el capitalista con mayor volumen de capital va a poder reclamar, a través de la fijación de los precios, una ganancia mayor a la plusvalía que produce. Y el capitalista con poco nivel de capital va a estar más expuesto a la competencia (es más fácil instalar una panadería que una petrolera) y  por lo tanto no va a tener la capacidad de fijar esos precios. Lo que antes veíamos en una rama (que un capital podía vender por arriba del valor de las mercancías), ahora lo vemos entre las ramas. Obviamente la competencia opera: si una rama la tasa de ganancia es alta, nuevos capitales pueden tratar de instalarse, pero eso cuesta, lleva tiempo, y hay que ver si lo logran. Por lo tanto, cuando hablamos de ganancia, hablamos del resultado de la redistribución social entre los capitalistas de la plusvalía.

DE LA GANANCIA AL MONOPOLIO: SE ROMPE LA UNIDAD CAPITALISTA

Lo importante acá es ver que con esto, ya se está violando la ley del valor, es decir que las cosas se intercambian según el tiempo de trabajo incorporado. A partir de que los capitalistas pueden hacer pesar su capital para robarse entre ellos, entonces ellos mismos violan los fundamentos del capitalismo mercantil. Y esto va a llevarse al paroxismo, a su máxima expresión con el monopolio. El monopolio, producido a través de la centralización y concentración de varios capitales, a través de las crisis y del tiempo, va a intentar frenar la tendencia a la baja de la tasa de ganancia defendiéndose de la competencia aplicando la fuerza y así va a romper la unidad de la clase capitalista que se manifestaba en la competencia típica del capitalismo mercantil. Al intentar frenar la competencia y acaparar todas las ganancias, el monopolio va a romper la unidad capitalista. Este tema lo veremos mejor en la 3er clase.

LOS FACTORES CONTRA-RESTANTES: PATEAR LA CRISIS PARA ADELANTE (Y AGIGANTARLA)

Dijimos hace un rato que había algunos factores contra-restantes de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia. Básicamente queremos mencionar el monopolio, y el abaratamiento de la fuerza de trabajo. El monopolio, importa porque intenta frenar esa tendencia mediante la fuerza y contra el resto de los capitalistas. Sin embargo, como no se genera un monopolio único a nivel mundial omniastuto que controle todo, lo que sucede es que la pelea se desarrolla entre cada vez menos y cada vez más grandes monopolios, lo cual agudiza esta pelea y la hace cada vez más riesgosa. Es lo que vemos cuando los estados se lanzan a la guerra para defender las ganancias de sus monopolios nacionales.

Por otro lado, dijimos que si se reducía v en la fórmula de la tasa de ganancia, podía haber un aumento de la tasa de ganancia (tg=p/(c+v)). Efectivamente, si las mercancías que se abaratan son mercancías que tienen que ver con el valor de la fuerza de trabajo (comida, ropa, casa) va a poder reducir el valor de la propia fuerza de trabajo. A partir del aumento de la productividad del trabajo, vía la reducción del valor de la fuerza de trabajo, va a poder aumentar la plusvalía, porque ahora se necesita menos tiempo de trabajo pago para tener al trabajador trabajando todo el día. Esto, sin embargo, al tiempo que permite extraer más plusvalía de un trabajador, lo hará sobre una base en permanente reducción por la tendencia a incrementar el capital constante sobre el variable. Sólo no tendrá su manifestación mientras el capital esté en expansión: más masa de trabajo vivo, más masa de capital puesto en movimiento. Es decir, mientras esté preparando su próxima crisis de sobreproducción. Una vez que no se puedan realizar (vender) todas las mercancías producidas, entonces la crisis será más dramática: el capital variable (abaratado) será más prescindible y por lo tanto los capitalistas promoverán la desocupación en masa y la bancarrota de los capitalistas que tengas mayor presencia del capital variable.

Los factores contra-restantes, por lo tanto, son importantes para entender la dinámica real de la acumulación capitalista pero no pueden ser utilizados para negar la ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia, porque justamente operan alrededor y sobre esta ley. No la niegan sino que la acompañan en su desenvolvimiento.

LA CRISIS: EL RESULTADO DE LA ACUMULACIÓN CAPITALISTA

pp3.jpg

Llegamos por lo tanto a la conclusión de que la crisis no es un factor externo, que perturba el crecimiento capitalista por alguna razón, sino que es el resultado de la acumulación capitalista. Y que los capitalistas a intentar negarla o atemperarla, simplemente la posponen y la agigantan. Esta comprensión teórica es fundamental porque es en la que se funda nuestra corriente política para decir: el capitalismo tiende al colapso, el capital, en su desarrollo, lanza a toda la sociedad a la guerra, a la desocupación masiva, a la violencia. Ya pasó el tiempo del progreso. En la medida en que prima el capital constante, la pelea por la ganancia, el monopolio, la quiebra masiva de los pequeños capitalistas, entonces este sistema ya está pasado de maduro. Y tenemos que comprenderlo, entender que lo que sobran no son las máquinas o los productos, sino los capitalistas, como decíamos antes y prepararnos para, entendiendo que ya pasó su tiempo histórico, como decía Marx: expropiar a los expropiadores. Muchas gracias.


Devolución de Lionel Stiglitz

EL MÉTODO CIENTÍFICO DE MARX

rosa

El método que nos propone Marx es entender la realidad y no la apariencia de lo que vemos. Ver el fundamento real del movimiento de las cosas. Marx da el ejemplo que no se puede entender el movimiento aparente de los planetas sino es a través de las leyes reales del movimiento de los planetas. Hay que ver el fundamento y el movimiento interno real que fundamenta lo que nosotros vemos, y luego recién de comprender la realidad, vamos a comprender lo que vemos. Esto lo dice Engels en el prólogo del libro segundo, pero también lo dice Marx en un montón de pasajes. Machaca todo el tiempo Marx con eso. “Importa que funciona así, punto”. Todo el tiempo recorre a Marx esto en cada paso que da. Es muy bueno como método científico porque implica una desconfianza constante de la realidad, y entender que solamente a partir de explicar cada paso de la realidad solamente puede entenderse todo.

SOMOS CATASTROFISTAS

En relación a la discusión del catastrofismo, anti-catastrofismo, hay que hacerle un homenaje a Christian Rath, a Pablo Rieznik, a Malaj, a compañeros del PO que nos formaron, recordar “En defensa del catastrofismo” de Rieznik contra Mercatante del PTS. Son importantes porque de las corrientes anti-catastrofistas (particularmente el PTS que era con quien se debatía en esa nota) hay una sobre-estimación de lo que Marx analiza cómo los factores contra-restantes. Marx dice que con la incorporación de nuevos trabajadores sube la tasa de ganancia, que con el descenso del valor de la fuerza de trabajo sube la tasa de ganancia, que con el aumento de la intensidad sube la tasa de ganancia, con la formación de monopolios y fijación de precios mínimos sube la tasa de ganancia, y son factores que contra-restan la tendencia decreciente de la tasa de ganancia. Ahora, si nosotros ponemos la lógica de acumulación del capital en un mismo plano que los factores contra-restantes, significa que no entendimos nada. Son las olas que van alrededor del barco los factores contra-restantes. Operan y aminoran a la tendencia general, pero la tendencia general está fundamentada en la lógica interna del capital que todo el tiempo va a estar socavando su propia base porque va a querer utilizar cada vez menos trabajo vivo y más trabajo muerto: ahí colapsa la ley del valor. Esta mal el razonamiento. Es muy importante verlo. En segundo lugar hay una incomprensión de qué significa esta tendencia decreciente de la tasa de ganancia. En el debate, lo que le recrimina Rieznik a Mercatante es que ellos reconocen la tendencia decreciente pero no reconocen sus efectos en la realidad. Sería como una peculiaridad teórica del PTS. Rieznik explica que esa tendencia explica todo. Hay que entender cómo opera en la realidad…o sea destruyendo fuerzas productivas y explicando, por lo tanto, la competencia entre capitalistas llevando al colapso todo el sistema. Si no reconocemos la ley reconociendo como opera en la realidad, no tiene sentido. En la intervención de Matías, es importante destacar lo que dijo de cómo los datos demuestran esta tasa decreciente de la ganancia en Estados Unidos, y como tuvo subidas con la restauración del capitalismo en los ex estados obreros. Son momentos donde sube temporalmente, se recupera, pero luego vuelve a bajar tendencialmente la tasa. Es muy importante, por lo tanto, ver que esta ley opera en la realidad, porque si no no se entiende que cada vez habiendo mayor acumulación capitalista, la ganancia que obtienen es cada vez menor proporcionalmente. No es que ganan menos siempre, si no que ganan menos en relación a lo que invierten. Y ahí el problema, justamente.

EL IMPERIALISMO BLOQUEA EL DESARROLLO DEL CAPITALISMO EN LOS PAISES OPRIMIDOS. SHELL LE ROBA LA PLUSVALÍA A LAS PYMES ARGENTINAS.

Sobre la pregunta de Daiana, de cómo se puede analizar esta tendencia en la Argentina. Hay 2 cosas que me parece importante decir: por un lado que los países oprimidos por el imperialismo tienen un rol particular en el sostenimiento de la tasa de ganancia de la metrópolis que es aportarle trabajo desvalorizado. Para el capital imperialista, es importante que la metrópolis tenga fuerza de trabajo barata. Por eso el capital imperialista no desarrolla el capitalismo en los países oprimidos porque quieren que acá se produzca una tasa de explotación más alta. Por eso cuando viene el capital a Argentina o a China encuentra fuerza de trabajo que es posible de reproducir mucho más barata y las tasas de explotación son mucho más altas acá que en las metrópolis. La cantidad de plusvalía que pueden extraer es mucho más grande. Hay una cuestión muy importante de porque al capital imperialista no le conviene que se desarrolle el capitalismo en los países oprimidos. Es importante entender esta competencia entre capitalistas a la hora de entender la opresión nacional…porque de esta manera se entiende que el capital imperialista le va a reclamar al burgués nacional una redistribución social de la plusvalía para  llevársela ellos. El capital nacional va a intentar defender esa plusvalía para quedársela ellos. Concretamente la PYME argentina no va a querer pagar un tarifazo gigante, o no va a querer pagar salarios que validen un tarifazo gigante, porque esa plata se la lleva Shell. Es lo que vemos cuando los empresarios PYMES se movilizan contra el tarifazo: están defendiendo su plusvalía (y su capacidad de realizarla, porque si no hay salarios que compren en el mercado interno, entonces probablemente no puedan vender). No va a querer pagar tasas de interés a un banco extranjero o no va a querer pagar cara una maquinaria importada que la produce una empresa alemana, hay diferentes formas de distribución social de la plusvalía a través del comercio que muestran que efectivamente hay una opresión nacional que básicamente es que el imperialismo le quiere sacar la plusvalía que los burgueses nacionales le robaron a los trabajadores de su propio país. Es importante esto porque los capitales no son todos iguales y existe una lucha entre ellos mismos. Marx dice que los capitalistas son hermanos cuando está todo bien (o sea cuando el ciclo capitalista está en ascenso) y en las crisis son enemigos acérrimos. Se rompe esa cofradía, esa hermandad, donde todos se distribuían según lo que cada uno invertía, y empiezan a pelearse para ver quién prevalece o no, quien puede superar la crisis y que capital es desplazado y sustituido en esa crisis. Si no entendemos la tendencia decreciente de la tasa de ganancia, no entendemos porque el imperialismo no desarrolla el capitalismo en los países oprimidos y la competencia entre capitalistas. No entendemos el imperialismo si no entendemos esto.

MONEDA, CAPITAL FICTICIO Y DEVALUACIÓN

En relación a lo que Daiana planteaba de las crisis de los Estados, la especulación, el capital ficticio, la acumulación. En “El Capital”, Marx toca mucho de esos temas sobre todo en el libro tercero que no vamos llegar a discutir, pero creo que por un lado tenemos que leer más a Marx, estudiarlo. Marx lo tocó. Son temas que Marx tocó en 1860/1870, hay que revisarlo nuevamente. Marx nunca consideró que los Estados puedan imprimir moneda sin respaldo. Desligar la moneda del dinero (que viene pasando en este mundo de forma desembozada), Marx nunca lo consideró. Con lo cual, habría que hacer nuevas clases sobre la especulación, la inflación, el capital ficticio, etc…porque hay muchas cosas ya escritas para una suerte de curso avanzado. Con esto creo que está bueno puntualizar algunas cosas: por un lado, el capital ficticio surge de la propia circulación del capital, o sea el capital ficticio no es un invento de los 70 y de las “.com” o del internet, sino que el capital ficticio surge a partir de que en la circulación del capital los bancos concentran el monopolio del dinero. El capital ficticio surge como medio de pago y de la circulación del capital. Es importante para entender que el capital ficticio y la especulación, así como los bonos, la deuda, etc…es tirar a la circulación valor que hoy todavía no fue realizado. De eso se trata, ¿se entiende? No es una creación de la pos-modernidad, sino que es algo que ya existía en Londres en el 1800. Es tratar de tirar a la circulación y realizar valores que no fueron realizados en la producción porque estamos mandando a la circulación papelitos que están fundamentados en que supuestamente va a venir un capitalista y pagarnos la deuda con el banco. Creo que esto es importante. Por último el tema de la inflación. No sé si tengo la capacidad para discutir el tema hasta sus últimas implicancias, pero lo que es importante es que en realidad lo que más importan no es la desvalorización de la moneda, sino como esa desvalorización está traduciendo un reacomodamiento, una nueva situación de los grandes precios de la economía nacional (fundamentalmente el salario). El problema no es exactamente la desvalorización de la moneda sino que eso implica que el trabajo argentino es más barato para el capital yanqui. Cuando sube el dólar un 25 %, quiere decir que compras un 25 % más barato el trabajo argentino. Por eso es tan importante entender las devaluaciones y la inflación cómo impactan de manera distinta en el salario real. No es lo mismo una devaluación con retenciones que sin retenciones; no es lo mismo inflación con techo salarial que sin techo salarial. La moneda es un símbolo que expresa un valor y lo que importa es la relación entre esos valores que se ponen en juego en la producción.

Christian Armenteros: hay un escrito contra Hilferding hecho por Altamira en un “En Defensa del Marxismo” (revista teórica del Partido Obrero) diciendo que la política devaluatoria de Kiciloff no era más que el monetarismo reformista que criticaba Lenin. Es importante reconocer este legado teórico importantísimo.

LA TRANSFERENCIA DE PLUSVALÍA ENTRE LOS CAPITALISTAS: LAS LEYES QUE (DES)GOBIERNAN LA ACUMULACIÓN CAPITALISTA EN SU CONJUNTO

Lionel Stiglitz: vamos a esta cuestión de la transferencia social de la plusvalía que creo que es lógico que haya sido lo más inentendible porque es el gran punto de “El Capital” de Marx. Marx, cuando escribe “El Capital”, responde 2 cosas que David Ricardo no había podido explicar:

1) ¿Por qué hay acumulación si se intercambian las cosas según el tiempo de trabajo? Ahí está el descubrimiento de la plusvalía.

2) ¿Por qué capitales iguales tienen igual tasa de ganancia con diferente composición? Si lo que crea valor es el trabajo humano, porque obtienen la misma tasa de ganancia capitales que emplean distintas cantidades de trabajo.

Cuando Marx escribe “El Capital”, alumbra esos 2 focos negros, puntos ciegos, que Ricardo no había podido resolver y por las cuales colapsó la teoría ricardiana. En realidad lo que se está preguntando es una cosa de las más importantes del libro de Marx y lo más anti-intuitivo y difícil de entender. Lo importante es sobre todo entender que los capitalistas actúan no en función de sus deseos personales, sino que sus deseos personales son expresión de la ley de acumulación del capital. Eso en primer lugar, volviendo a la ideo de que el movimiento aparente se explica por las leyes reales. Luego entender que tanto capitalistas como trabajadores producen de manera individual en el proceso, pero actúan como clase. Es decir que el capitalista cuando invierte, está desarrollando un acto que a él le parece que le va a convenir individualmente, pero en realidad si tomas la acción colectiva el resultado es otro. No podemos analizar al capitalista y al ciclo de acumulación de capital como las decisiones individuales de cada capitalista, sino que tenemos que entender cómo esa actuación es en realidad el movimiento de un pequeño pez en todo el cardumen y por lo tanto como las leyes de acumulación capitalista explican el movimiento del capital a nivel global, y no de cada uno en particular.

Christian Armenteros: Eso refuta el utilitarismo inglés, el bienestar individual lleva a la miseria general.

Lionel Stiglitz: Exacto. Lo más importante es entender los preceptos o conclusiones científicas de la transferencia social de plusvalía, porque estos explican la realidad. Cada individuo, con sus actos, confirma cual tragedia griega, la ley general. La transferencia de plusvalía entre los capitalistas verifica que estamos frente a una clase social. Es lo que los hermana y lo que los enfrenta. Es la conexión, el hilo que los ata y los lleva juntos (y peleados) al abismo de la crisis. Lo clave es eso. Hay una transferencia social de plusvalía donde se reparte la plusvalía general. Cada uno extrae individualmente pero sólo se la apropia luego de pasar por una “bolsa social” donde se la reparte según el tamaño de cada capital.

Por eso vamos a las crisis. Esto tiene que ver con que el precio de producción no tiene que ver con el valor de la mercancía. El precio de producción contiene la ganancia esperada de la rama y según el tamaño del capital (lo que le costó, capital variable y constante, más la ganancia que espera producir). Acá punto es la ganancia que se espera en relación al capital invertido. El de la “General Motors” va a querer tener una tasa de ganancia propia de la rama automotriz, no del que tiene un chiringuito en la costanera. La GM va a querer una tasa mayor en la rama automotriz, sino se pondría muchos chiringuitos. Y va a ser muy difícil ponerse una automotriz para competirle a la GM. La masa del capital, así como la masa de los cuerpos celestes con la gravedad, actúa como atractor de plusvalía. El capital mayor va a defender su capacidad de apropiación de plusvalía. Es como si el capital dijera: “te vamos a dar la plusvalía relacionada a la masa de capital que vos pusiste en juego”. Estamos hablando del total del capital que el capitalista adelanta para la producción. Un capitalista que adelanta 10 (con 2 de trabajo vivo), por ejemplo, va a reclamar una tasa de ganancia de 20%, ganando 2 al final del ciclo. Mientras que un capitalista que adelanta 5 (con 3 de trabajo vivo), va a tener que contentarse con una tasa de ganancia del 10%, ganando 0,5. Así, a través de los precios de producción, el que adelanta 10 va a quedarse con una parte de la plusvalía producida por el que adelanta 5. Esto es a nivel de una rama con capitales con diferente composición orgánica o entre ramas o entre distintas ramas. En la rama textil, por ejemplo, hay baja composición orgánica (mucho trabajo vivo y poco capital constante), y esa rama, a través de los precios, transfiere plusvalía a otras ramas con mayor composición orgánica.

Esto lo vemos a través de la competencia. Si hay una rama con tasas de ganancias muy altas y poco capital invertido, habrá capitalistas que van a querer ir a esa rama y bajarán la tasa de ganancia. Y las ramas con alta composición orgánica (mucho capital constante) van a ser de difícil acceso para nuevos capitales y por lo tanto la tasa de ganancia puede mantenerse alta. A través de los precios, un capital mayor que extrajo menos plusvalía le chupa la plusvalía a otro capital que es menor pero que extrajo mayor plusvalía. Las ganancias más altas van a estar donde hay más capital invertido. ¿No era que la plusvalía viene del trabajo? Sí, claro, pero la ropa producida en Bangladesh a través de los precios, le va a transferir plusvalía a los autos producidos en Alemania, o a Mark Zuckerberg. ¿De qué vive Zuckerberg? De la plusvalía que chupa de los trabajadores de otros capitalistas y se la succiona a través de los precios que esos capitalistas le pagan, por ejemplo, en publicidad. Publicidad en Facebook es transferencia de plusvalía a Zuckerberg. Lo importante de esto es este concepto de que los capitalistas nunca pueden ser iguales. Es una burrada decir que son todos iguales porque son todos capitalistas. Si decimos esto, no se entienden las crisis, no se entiende la competencia. En esta relación donde el capitalista, como el trabajador, son títeres de esta regla de la acumulación del capital. En el capítulo 6 de primer libro, Marx plantea “la ventaja del trabajador consiste en que que los 2 [obrero y patrón] son gobernadores por una fuerza externa, pero solo el trabajador se da cuenta que está opuesto a esa lógica. El capitalista cree que eso está bueno. El trabajador es el único capaz de hacerse consciente de lo que está pasando en la totalidad”. Esto también contra los reformistas que apuntan a que los capitalistas “comprendan” la explotación y por lo tanto “aminoren” sus consecuencias. No. El trabajador es el único que puede hacerse consciente y por eso es el que puede organizarse para romper las cadenas, estas leyes del capital que gobiernan a toda la sociedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s