#MARX200 – EL COLAPSO DEL CAPITALISMO: CLASE 1

#MARX200 – KARL MARX – 1818 2018

EL COLAPSO DEL CAPITALISMO

– CLASE 1 –

“LA PLUSVALÍA, el robo oculto bajo el capitalismo”

Curso de EL CAPITAL a cargo de Lionel Stiglitz

 

marx2

Mercancía. Valor de uso y valor de cambio. Circulación mercantil. Forma relativa y equivalente del valor. 

Surgimiento del dinero y la moneda. Fetichismo de la mercancía

Compra de fuerza de trabajo. Plusvalía. Producción capitalista. Acumulación originaria.

Plusvalía absoluta y relativa. Salario y jornada laboral. Ciclo de acumulación del capital.


Introducción – Christian Armenteros

(jefe de redacción de EL PIQUETERO)

““Izquierda” no es capitular al FMI,

“Izquierda” es combatir al FMI”

Desgrabado hecho por Matías Gayol

militancia.jpg

fmi.jpg

La gran propuesta del Marxismo es “vamos a expropiar a los expropiadores”.  Suena Robin Hood, ¿no? “Vamos a robarle a los ricos para darle a los pobres”, una idea básica de que exista la democracia, un impuesto…como una “robinhooneada” elemental. Claro, la gente es pobre, hay otros que tienen mucho…repartamos un poco para que nadie se muera de hambre. Suena como algo lógico, ¿no? Es un imperativo moral. Una cuestión básica que no puede ser que sea así. Es intolerable que haya mayorías populares hundiéndose en la miseria, hundiéndose en la pobreza, y haya gente groseramente rica que no van a poder usar toda su riqueza en su vida, ni ellos, ni sus nietos, ni sus hijos. ¡Repartamos un poco che! Yendo más adelante, un poquito más, podríamos agregar una idea más a 200 años de Marx que es la siguiente: hoy en día…¿qué es expropiar a los expropiadores? Cuantifiquemos. Expropiar a 8 tipos, todos varoncitos, que son los que tienen la misma riqueza que la de toda la mitad más pobre de la humanidad al según la ONU, 8 varoncitos (bien patriarcal) tienen la misma riqueza que 3.600 millones de personas. Cuando uno quiere discutir los mitos del Capitalismo, tiene que tomar conciencia de que toda la moralina que te dicen de la cultura del trabajo, la meritocracia, que si estudias te va ir bien, que si te levantas a laburar a las 6 de la mañana, que si sos capaz, si sos inteligente, si estudias entonces las vas pegar, todas esas boludeces, que la educación iguala, la que fuese, el Quini 6, toda la huevada junta…en realidad solo es una ficción porque hay un núcleo de poder de 8 personas que concentran la riqueza mundial y el resto de la humanidad la miramos de afuera creyendo que existe una estructura de ascenso social. Es muy duro saber esto, salís de la Matrix cuando ves esto, la flasheás mal.

“SI TE INDIGNA LA CORRUPCIÓN, CUANDO ENTIENDAS LA PLUSVALÍA LA VAS A FLASHEAR MAL” 

Hacíamos un chiste en la charla introductoria de este curso: “si te indigna la corrupción, cuando entiendas la plusvalía la vas a flashear mal”. Corrupción es los poderosos que se aprovechan del mandato popular y roban. En el sector privado…los jerárquicos que vacían una empresa para llevársela. Una conducta parasitaria de las elites. Ahora ¿qué es la plusvalía? Es el robo del trabajo ajeno, el robo de tu trabajo, entonces es terrible. En “La riqueza de las naciones”, Adam Smith dice que nunca nadie se hizo rico en base a trabajo propio, si no en base a trabajo ajeno… ¡y no es marxista eh! El de “la mano invisible” te dice que “la mano invisible” es para metértela en el bolsillo. El de “la mano invisible” te lo dice: “son todos chorros de tu trabajo”.  Se termina el verso con las 8 personas más ricas del mundo. Es todo un esquema mentiroso para que esos 8 se lleven la riqueza mundial, 8. Expropiando a esos, vamos a aliviar a 7 mil millones. Es un planteo que hacemos a todos los pueblos del mundo. ¿Qué plantea el Partido piquetero para gobernar el mundo? Expropiar a 8 para salvar a 7 mil millones. ¿Hay que leerse los 8 tomos de El Capital para entender eso? Y sí porque, en el medio, la sociedad capitalista ha organizado un sistema de mentiras, una ideología para justificar el predominio del capital, es decir un sistema social que termina beneficiando a estos 8 que parasitan la sociedad. En el medio, la otra mitad, no tiene una distribución igual si no una desigualdad muy fuerte. Así se genera la pirámide de complicidades para legitimarlo todo. Es como el sistema de castas en India, no es tan distinto. Todo este sistema de distribución es porque saben que la humanidad no se aguantaría la inmundicia de ver tanta concentración grosera. “El Capital” derrumba esto, por eso Marx dice que es su “obra científica que fundamenta el accionar político de la clase obrera”. Es una bomba teórica contra el capitalismo. Hunde el mito sobre el cual se sostiene la realidad actual, ese sistema de mitos. Son las cosas que están atrás de la realidad, lo que la legitima…y caen sobre su propio peso esos mitos. Queremos desnudar a estos 8 tipos y que todos vean lo miserables que son, lo repudiables que son y por lo tanto, por medio de su asesinato simbólico, proceder a su expropiación material. Eso nos proponemos como marxistas.

CON ESTE CURSO DE “EL CAPITAL”, ABRIMOS UN DEBATE CON LA IZQUIERDA ARGENTINA Y LA IZQUIERDA MUNDIAL, EN PARTICULAR CON SYRIZA Y EL PARTIDO DE IZQUIERDA EUROPEA (PIE)

Ahora se abre un debate. Queremos que esta elaboración tenga un impacto mundial. No conocemos partido que haya sistematizado un curso sobre “El Capital”. No hay nadie que, en nombre de un partido, haya sistematizado un curso que diga: “este es el curso de El Capital”. No existe eso. Trasladamos a lenguaje popular “El Capital”. Hacemos un resumen de la obra de “El Capital”. En este momento la Argentina se encuentra en el epicentro, según el “Washington Post” de la nueva crisis financiera nivel mundial. Entonces, que hagamos el curso de “El Capital” en Argentina, los piqueteros de argentina, tiene todo el sentido del mundo. “Todo tiene que ver con todo”. En el Partido Obrero me enseñaron que eso era un exceso de dialéctica, pero todo tiene que ver con todo. Reflexionar sobre la tendencia al colapso del capital es fundamental. Queremos contribuir como un pelotón de la izquierda argentina, y esperamos que la izquierda argentina responda, que haga sus respuestas, sus lecturas, que se discuta “El Capital” en la Argentina. Que no termine como Wilmart en Argentina, a quien manda Marx a nuestro país para construir la Asociación Internacional de Trabajadores. Wilmart dijo que el marxismo en Argentina no iba a ningún lado y no hizo nada. El libro llegó y estamos hablando de un partido de clase, hoy, acá. Desde la Argentina, con este bagaje, con estas crisis, desde acá, abrimos un debate con la izquierda argentina y la izquierda mundial porque estamos en un momento en el que la izquierda hace media década gobierna Grecia. Syriza, Tsypras, viene aplicando sistemáticamente los planes del FMI, una porquería lo que hace Tsypras en Grecia. “Izquierda” no es capitular al FMI, “Izquierda” es combatir al FMI. Saludamos la convocatoria de Varoufakis que fue el mismo que dice que hay que respetar la consulta popular contra el ajuste. Hacemos un llamado a esa izquierda europea. Si Varoufakis quiere venir, lo invitamos, porque la lucha contra el FMI hoy está en la Argentina. El mundo nos mira como un campo de batalla contra el Fondo Monetario Internacional.

QUE VAROUFAKIS, PODEMOS Y MELENCHÓN LUCHEN CONTRA EL IMPERIALISMO

Además, estamos en la antesala del 20 de Mayo (elecciones en Venezuela) donde salió el Comando Sur que habla de la posibilidad de organizar una intervención militar en Venezuela. Al igual que el 6 de febrero de 1946, cuando en Argentina se estaba discutiendo si el imperialismo invadía Argentina o si Argentina era un país soberano…de igual manera que llamamos como izquierda revolucionaria a votar a Perón en el ‘46, hoy llamamos a votar a Maduro. La discusión es si permitimos que EE.UU. invada Venezuela o no, como se dio esa discusión en el ‘46 en Argentina. La urna es un mandato para combatir al imperialismo el 20 de Mayo. Por eso es muy valioso que Podemos haya rechazado la propuesta de Ciudadanos de desconocer anticipadamente el resultado de Venezuela. Es muy positivo, un realineamiento de Podemos, que venían de apoyar la salida a lo Zapatero, frente a que avanza el imperialismo haya rechazado al PP de Rajoy de desconocer las elecciones; y saludar a la clase obrera francesa que, junto a Melenchon y la CGT, están desarrollando una gran lucha popular contra los tarifazos, la reforma laboral, y  la reforma anti-educativa del gobierno neo-liberal de Macron a 50 años del Mayo Francés. Miren que lindo momento histórico para que esa izquierda francesa, Podemos y Varoufakis tomen un rumbo alternativo. Es un buen momento de hacer eso en defensa de Venezuela y contra el golpe de mercado en Argentina.

NO ES LA DISTRIBUCIÓN, EL PROBLEMA ESTÁ EN LA PRODUCCIÓN

Para concluir: esta es la discusión política que hay. Porque la discusión política real justamente es si lo que nosotros proponemos es una política de distribución de la pobreza en el mundo o, si en realidad, lo que nosotros proponemos puede abrir un horizonte superior. Vamos al fondo de la cuestión: un liberal en redes sociales dijo: “vamos a hacer la cuenta, a ver esto que dice el Marxismo y el Partido Piquetero. Vamos a ver que declaran estos 8, dividamos esa riqueza por 7 mil millones de personas. Da 70 euros. Claro, el Partido Piquetero, zurdos empobrecedores, creen que si destruimos los principales centros de la economía mundial y le damos toda esa guita al último hombre/mujer del mundo…en 1 mes se lo reventó. Estos tipos proponen destruir el mundo. Si la gente escucha esto, se destruye todo”. Es muy interesante esta discusión. El marxismo no es progresismo, no es socialdemocracia, no es distribución. Nosotros no decimos solamente que habría que distribuir para que la gente no se muera de hambre. Eso es obvio. Humanidad pura. Lo que nosotros decimos es que el problema no está sobre todo en la distribución, está en la producción. La trampita está en la producción y por eso como marxistas decimos que el problema no es cuánto dinero tienen esos 8, sino la riqueza como la apropiación privada y, por lo tanto, arbitraria, anárquica e interesada para privar al otro de las herramientas estratégicas de los medios de producción…es decir los monopolios. El punto es que estos tipos justifican manejar las palancas de la economía mundial como se les cante el orto y por eso tenemos un mundo en crisis, hundido en la irracionalidad y la anarquía. Eso es lo que hacen. Esta corriente liberal se llama “anarco-capitalista”. “Yo soy liberal posta, quiero destruir toda forma de estado”. Es lo que decía Lenin: “un anarquista es un liberal con 40 grados de fiebre”. Todos sabemos que el anarquismo viene del liberalismo, son primos-hermanos. Entonces…esto es literal. Creen que si destruimos el Estado Mundial va a estar todo bien. Tenemos que barrer con los monopolios para tener una planificación democrática de la producción mundial. Luego, tras haber superado la naturaleza estatal de la organización productiva, pasaremos a suprimir el mercado como ordenador de las relaciones humanas. Poder político de la clase obrera sustituye gradualmente al Estado y ahí corremos al mercado del medio. De forma más sencilla: ¿nuestro problema es que estas 8 personas la pasen mal y no tengan un techo, ni comida? No, no se trata de eso.

DEMOCRACIA POPULAR O DICTADURA DE LOS MONOPOLIOS

El capitalismo constantemente organiza matanzas, todo el tiempo (primera y segunda guerra mundial) y mata gente todos los días. Los 3 negocios más fructíferos del mundo son el narco, la guerra y la trata de personas con fines laborales y sexuales. Los 3 pilares más importantes son ilegales. Además, la plata que traía al debate este liberal es la plata declarada, que no es toda (se olvida de las off-shore y las cuentas ilegales). Esta estadística de la ONU se basa en lo declarado, ni hablar si contáramos lo no declarado. A estas 8 personas les decimos: “lo único que van a tener que hacer es laburar”. A diferencia de quienes creen que somos una minoría autoritaria y violenta, nosotros confiamos que el sufragio universal es la mayor arma de lucha política del proletariado….porque los obreros son mayoría. Por más que no les guste, la mayoría de la humanidad es laboriosa. Es tan fácil como que esa mayoría despierte…y en la urna perdiste. Son 8. No ganan nada. No existen. Son 8. Uno es Bill Gates. ¿Por qué pensar que esos 8 pueden masacrar a la humanidad de forma sistemática y matar millones de personas por año? Hay que odiarlos de corazón, desde lo más profundo, vivir para su aniquilamiento. ¿Cómo les ganamos? Conquistamos el poder político. Hay que aclarar: nosotros estamos en contra de la propiedad privada de los medios de producción…y ni siquiera de los medios de producción en general, sino de los monopolios en particular que es lo importante. Los monopolios son tóxicos y no hay solo que regularlos, como esta política demócrata de EEUU, sino que hay que expropiarlos y esa es la política de los marxistas. ¿Ustedes nos quieren matar? No, solamente queremos que respeten la voluntad del orden democrático y popular. Ahora, si estos 8 financian grupos para-militares para desconocer la voluntad popular y la legitimidad, bueno, el Partido Piquetero les hará entender, por las buenas o por las malas, que la democracia se respeta, que se ajusten “a derecho”. Si están muy enojados, hasta les dejamos la mansión. Nos chupa un huevo su mansión. No va por ahí el debate. Lo que nosotros decimos es que los monopolios de los medios de producción deben ser apropiados socialmente…porque ya centralizan la producción social, porque ya está democratizado su propia composición con las sociedades anónimas. No es un problema de estar en contra de los ricos en general siquiera. No es moralidad. “No quieren que la gente viva bien”, etc. No. Si lo hiciste laburando, todo bien…pero las grandes riquezas se hacen robando, no se hacen laburando. Ya lo dijo Voltaire: “las grandes riquezas se hacen con fraude y de por medio hay un asesinato”. Si lo hiciste robando con los monopolios, entonces no. Ese es el concepto. Si la hiciste como la familia Macri, estatizando deuda, no ¿se entiende? Esta es la discusión que tenemos que puntualizar.

LA PLATA NO VALE NADA, LA VIDA VALE LA PENA SER VIVIDA

¿Qué nos dijeron estos liberales? Ah, ustedes quieren expropiar. Expropiar no es lo mismo que confiscar. Expropiar, legalmente, implica pagar el monto equivalente al precio de mercado. Ustedes quieren confiscar, confiscar implica otra situación más cercana a la ilegalidad dentro del derecho público internacional. Fíjense como el orden jurídico burgués, que debería garantizar la existencia de los derechos individuales, termina siendo la justificación para defender esta aberración de los 8 monopolios, ¿se entiende? Bueno… ¿qué le respondimos? No hay problema, podríamos hasta pagarles, emitimos y metete los papelitos en el orto, se terminó. ¿Quieren que les paguemos? Les pagamos emitiendo. Esa plata no va a valer nada. Jodete, pero nosotros les pagamos. No es nuestra responsabilidad. Como marxistas sabemos que la plata no vale nada. Es un instrumento financiero, un instrumento especulativo, un fetiche. ¿Quieren plata? Tengan plata. No van a usar la plata, o el mito del dinero, como excusa para privar al pueblo de apropiarse de la palancas estratégicas del a economía para poder planificar democráticamente la producción  y nuestra vida. Vamos a luchar para recuperar el re-destino de nuestras vidas. No van a hacer una montaña de dinero que nos vaya a impedir tomar el cielo por asalto, vivir una vida que valga la pena ser vivida.

LA DICTADURA DEL PROLETARIADO ES EL IMPERIO DE LAS MAYORÍAS

Decimos “dictadura del proletariado” y este es nuestro mensaje. Defendemos el imperio de los intereses de las mayorías populares que son laboriosas. Dictadura del proletariado, de la misma manera que esto es la dictadura del capital. Esta definición científica implica una ética militante que es más que nunca importante. Es un imperativo moral acabar con estos 8 tipos que tienen la mitad de la riqueza mundial, un imperativo ético, un compromiso de vida, la razón por la cual vivimos y respiramos. En un mundo que se derrumba, es importante saber por qué vivís y para que respirás. Nosotros vivimos y respiramos para joderle la vida a estos 8 tipos y para que la humanidad pueda vivir dignamente. Esto es muy importante: mostrar la fuerza moral y ética de nuestra lucha. No tiene sentido “la cultura del trabajo, la meritocracia” si hay 8 tipos sentados en una montaña de dinero y tienen los medios de producción. Hay que comprender que la patria es la humanidad y la lucha por expropiar a los monopolios trasnacionales. Lo decimos en la argentina piquetera, en la antesala de una catástrofe económica y a meses de que se reúna el G-20 en la Argentina, porque Macri militariza la Argentina, fusila luchadores populares porque vienen todos estos sátrapas. Chau FMI.


INTERVENCIÓN DE LIONEL STIGLITZ 

(ECONOMISTA DEL PARTIDO PIQUETERO)

“LA RAZÓN Y EL FUTURO

ESTÁN DEL LADO DE LOS EXPLOTADOS”

PP1

Bueno, dicho esto, arrancamos con la clase de hoy: para hacer honor a lo que explicaba Christian recién, primero vamos a explicar que es lo que vamos a traducir y que es lo que vamos a contar realmente sobre esto que escribió Marx. La idea de la clase de hoy sería explicar el título, de por qué arrancamos con la plusvalía, explicar cuál es el recorrido que hace Marx, cual es el método de El Capital, y ya para meternos con Marx, es el problema del valor. Marx pasa de la mercancía al valor, del valor a la plusvalía y de la plusvalía al dinero. Nosotros vamos a hacer el camino contrario, para poder explicarlo. Me gustaría decir algo importante, algo que mencionó Christian. “El Capital” es el fundamento científico de nuestro movimiento. “El Capital” es el fundamento científico de la lucha contra la burguesía, por el gobierno de los trabajadores. Es importante entenderlo porque todo el tiempo nos quieren hacer creer que nosotros no entendemos nada, que lo que nosotros hacemos es moralina, que son solo buenas intenciones, pero que el mundo funciona supuestamente de la manera que funciona y punto. Es decir que la ciencia es la ley de la oferta y la demanda, los bitcoins, y punto. Lo que muestra “El Capital” es que sí entendemos y que lo nuestro se funda en una comprensión real del desarrollo histórico y explica la humanidad hoy. Lo más importante no es entenderlo hasta el último detalle, si no entender que la comprensión se corresponde con nuestros intereses. Solamente se puede llegar a esa comprensión a través de los intereses del laburante, y nunca encandilado con las lucecitas de colores de las pizarras de los bancos y el dinero. Esto es muy importante porque de nuestro lado está la ciencia, de nuestro lado la historia, de nuestro lado está la comprensión de lo que está sucediendo y todo eso es el fundamento en que nuestros intereses se basa contra que nos roben el trabajo. Es clave verlo para saber que solamente los explotados podemos mirar ese libro, podemos mirar este análisis, mirar y construir una visión científica de la realidad y que todo aquello que nos dicen de “así se maneja el mundo” cuando ellos lo chocan, nunca van a entender nada porque parten de la base de pensar que el capitalismo siempre existió y siempre va a existir. No van entender cómo nació, como se desarrolló y cuáles son sus bases para su finalización.

LA PLUSVALÍA OCULTA EL ROBO DE TRABAJO AJENO EN EL CAPITALISMO

capital3.jpg

Dicho esto, plusvalía: la semana pasada discutíamos, en la clase introductoria, que con la plusvalía se ocultaba el robo del trabajo ajeno (principal conclusión). Lo importante es que todos los sistemas económicos se fundamentan en el robo del trabajo ajeno, todos los que transito la humanidad…desde que vio la posibilidad de acumular. Cuándo estábamos en bolas cazando un mamut por el bosque, nadie le podía robar nada a nadie porque no existía la acumulación de excedente. A partir de los granos, la cría de ganado en pié, se pueden guardar cosas, a partir de ese momento todos los sistemas de producción se fundamentan en el robo del trabajo ajeno. Esclavismo, donde robaban el cuerpo entero de la persona para trabajar  para otro (Egipto, Grecia, Roma, etc). Feudalismo, cuando al campesino, al siervo en el feudo, lo hacían trabajar 3 días para él, 3 para el señor…y otro iba a la Iglesia. Con el capitalismo también. Todos los sistemas se fundamentan en el robo del trabajo ajeno. ¿Qué es lo particular del capitalismo? Esto, que parece simple, es la gran pregunta que ningún economista burgués pudo responder y es la gran pregunta que lleva a Marx a escribir “El Capital”: ¿cómo es que desde el supuesto intercambio de cosas iguales en el mercado, se acumula riqueza y dinero? ¿Cómo hay un polo de miseria de un lado y riqueza del otro? Lo que importa entender es que la plusvalía es la forma particular en la que se roba el trabajo ajeno bajo el capitalismo. ¿Cómo se hace? El trabajo es la única mercancía en el mercado que, cuando se consume y desarrolla, crea valor. Esto significa que el trabajador, cuando produce durante toda su jornada laboral, produce algo que vale. El trabajo produce algo que a otro le va a servir. Ninguna otra mercancía puede producir algo que valga. Una máquina sola no puede, una olla no puede, no…solo el trabajo. Además, es la única mercancía que va a producir mucho más de lo que cuesta ella misma. Lo que paga el empresario, el capitalista, es el valor de la fuerza de trabajo, es decir cuánto le cuesta a ese obrero comer, abrigarse, la casa para dormir, darle de comer a sus hijos y volver mañana a trabajar (tengamos en cuenta que en general la esposa trabaja gratis en la casa). Entonces, lo que parece un intercambio de cosas iguales (salario por jornada de trabajo), en realidad encierra una gran desigualdad que es que el trabajador recibe lo que necesita para poder comer y después va a la fábrica, produce todo el día, le entrega toda su capacidad de crear valor al empresario. Entonces…lo primero que nosotros queremos aseverar es que la plusvalía es la forma, la manera a través de la cual el capital le roba al trabajador todos los días. Le paga lo que necesita para vivir, y a veces menos que eso, y de él obtiene el trabajo de todo el día, toda la semana, todo el mes. En un mundo donde hay 8 tipos que tienen la riqueza equivalente a la mitad más pobre de la humanidad, es evidente que el trabajo puede generar mucha más riqueza de la que se necesita para vivir. No es un problema de que “nos falta”. Esta es la primera tesis que queremos discutir.

LA DIALÉCTICA, EL MÉTODO DE MARX PARA EXPLICAR EL MOVIMIENTO DE LA REALIDAD

¿Cuál es el camino y el método? Marx va a arrancar “El Capital” diciendo, en el prólogo, que “El Capital” es la exposición de sus conclusiones (no la investigación). El investigó durante mucho tiempo y dijo “tengo que exponerlo así”. Es muy lógico que cuando uno empieza a leer “El Capital” diga: “¿qué carajo estoy leyendo?”. Se entiende más al final. El propio Marx decía que se entendía más por el final “El Capital”. Marx tenía claro que tenía que describir un montón de cosas antes de llegar a las primeras conclusiones. En segundo lugar, ¿cuál es el método para introducir una categoría tras otra? Esto lo sacamos de la guía de David Harvey…que es que Marx conceptualiza algo (dinero, mercancía, trabajo) lo que hace es explicar la contradicción interna de ese concepto y como de esa contradicción surge otro concepto, y una nueva contradicción y un nuevo concepto, etc. Porque a Marx le interesaba mostrar el movimiento de la realidad. Hay muchos que toman “El Capital” como una obra lógica y punto, pero lo importante es como describe el movimiento que nosotros vemos en la realidad. Lo que interesa es mostrar como la realidad se mueve a través de contradicciones, y la resolución de esas contradicciones explica el movimiento de la realidad. Es contradictorio que un cuerpo celeste, un planeta, tienda todo el tiempo a caer sobre otro y al mismo tiempo a alejarse. Esa contradicción es lo que explica el movimiento elíptico de los planetas. A Marx le interesa demostrar como esas fuerzas contradictorias se traducen en el movimiento que vemos.

EL VALOR ES UNA RELACIÓN SOCIAL

Dicho esto, quiero arrancar con el problema del valor. Antes de pasar a lo que va a explicar Marx acerca del valor, la mercancía, el plusvalor, y demás…hay que entender que el valor es la gran mentira que a nosotros nos dicen para tratar de hacernos creer que acá no hay un robo porque todo el tiempo nos dicen: ”sí, tu trabajo vale esto” y pareciera que la cuestión del valor y los precios muestra que en realidad todo es un gran intercambio de cosas iguales según lo que vale cada cosa. “Vos vales tanto porque estudiaste, te formaste, tenés un doctorado…en cambio vos no valés nada porque no terminaste ni la primaria, entonces tenés que vivir con 2 mangos con 50”. Cada cosa valdría y se justificaría lo que le correspondería y esa sería la gran igualdad que regula el movimiento de las cosas. Pero en realidad el valor es lo que oculta la gran desigualdad porque en el mercado las cosas se compran y se venden supuestamente por lo que valen, pero detrás de esto lo que se produce sistemáticamente es un robo del trabajo ajeno. ¿Por qué todo esto? Porque en realidad el valor, y esto es lo más importante de todo el libro “El Capital”, no es nada que tengan las cosas en sí mismas. El valor es una relación social. El valor surge de una relación entre las personas. Vos no podés agarrar un objeto y encontrarle a ese objeto cuanto peso tiene. No lo lleva inscripto adentro. No es una característica como el color, el olor, la textura.  El peso no lo podemos ver. Para ver el peso de algo lo tenemos que ver en relación con otra cosa. De la misma manera, para conocer el valor de algo, hay que ponerlo en relación con otra cosa. Entonces no es un atributo que tienen las cosas. Sino que es una relación social entre personas, mediada a través de cosas y en esa relación hay fuerza, historia, un montón de cuestiones que van a ser los fundamentos a través de los cuales va a operar el robo del trabajo. Con lo cual, lo que se vende como algo equivalente en realidad no es equivalente, no es igualitario, sino que hay una relación social operando detrás. No solo hay una relación social, sino que hay unas condiciones históricas que permiten que algo valga. No siempre el valor fue el regulador de la economía y el sistema a de producción. Antes vos trabajabas 3 días en tu parcela y 3 días en la parcela del señor…y no es que la papa que vos comías valía algo. Hay presupuestos históricos que llevan a que nos organicemos de esta manera, y por lo tanto una lucha de clases que lleva a esta situación y que permiten que el valor sea lo que regula como nosotros nos movemos en la vida.

CONTRA EL FETICHE DE LA MERCANCÍA Y EL DINERO, LO QUE FUNDAMENTA EL VALOR ES EL TRABAJO HUMANO

Arranquemos con cuál es el recorrido que Marx hace en “El Capital”. Marx arranca y la primera frase es: “la riqueza del mundo se nos presenta como un enorme cúmulo de mercancías”, y por lo tanto se pone a analizar la mercancía. Así arranca. No explica nada. “Todo aparece como algo que se puede vender”, dice Marx. Marx, por lo tanto, desde la mercancía, va a analizar cuáles son las contradicciones de esa mercancía y lo que va mostrar es que, si una mercancía se puede intercambiar por otra, es porque tienen algo que las iguala: lo que las iguala es que ambas son producto del trabajo. Pero ese trabajo se muestra de manera contradictoria porque hay una mercancía que va a ser cambiada por otra, lo que está diciendo es que tiene algo que no es solamente el trabajo que tiene esa mercancía, sino que tiene la capacidad de transmitirse en cualquier otra mercancía, o sea ser algo más…no es solo el trabajo que produjo algo. Lo que se dice es que no solamente contiene lo que nosotros llamamos “valor de uso” (objeto útil para satisfacer necesidad humana) sino que lo que muestra es que hay un trabajo que es un trabajo abstracto (humano en general). Marx le dice “gelatina de trabajo humano”, trabajo abstracto, que se revela en ese intercambio de mercancía, se pone de manifiesto. Lo que yo estoy intercambiando, es que el trabajo que está dentro de este termo, mesa, banco, no es solo el trabajo que tiene esto, sino la capacidad de hacer cualquier cosa. Entonces yo te lo puedo cambiar por lo tuyo, cambiar por otra cosa, porque de alguna manera nos podemos de acuerdo en que acá adentro (del objeto) lo que hice fue gastar trabajo. Acá adentro hay “gasto de nervios, de músculo, de tensión” dice Marx y por lo tanto eso es lo que, cuando yo intercambio mercancías, se pone de manifiesto. Hay gasto de energía humana. Este movimiento, que puede parecer simple, es muy importante: porque ya demuestra que en el intercambio de mercancías ya aparece la oposición y el movimiento entre, por un lado el valor de uso y el valor. Es decir la mercancía en tanto objeto útil y, por otro lado, la mercancía en tanto algo producto del trabajo humano en general. Y de la misma manera, entre el trabajo útil y el social. Es decir: el trabajo que realicé para hacer esa mercancía en particular y por otro lado el trabajo como gasto de fuerza humana en general. Esta contradicción es la que se despliega de la mercancía al dinero, del dinero al capital, a la acumulación. Marx durante todo el libro va reforzar que esta es la contradicción importante de entender; ya está presente en la mercancía. A diferencia de todos aquellos economistas burgueses que van a buscar las determinaciones de la economía en el dinero como diciendo “la moneda tiene algo particular, esto, lo otro”. No, dice Marx, ya está en la mercancía. Ahí se ve la contradicción entre el trabajo privado y el trabajo social, general. Por eso, Marx va a hablar del “fetichismo de la mercancía” porque parece algo que no es. Pareciera que tiene el atributo para ser cambiado por cualquier mercancía, como algo mágico que tiene y en realidad solamente es expresión, es portadora de una relación social. Esto es muy importante también, como método, ver lo que está gobernando a esos 2 pobres tipos que están intercambiando una mercancía, son fuerzas sociales que los exceden por completo. Lo digo contra las teorías liberales que dicen “yo voy a hacer esto, voy a hacer lo otro, voy a ser re capo porque produzco tal marca, tal producto” y no entienden que, en realidad, cualquier tipo de proceso de producción está sujeto a esto. Lo que hay detrás de lo más mínimo es una estructuración y un nivel de desarrollo que es lo que en realidad nos gobierna a todos. Solamente podemos incidir en eso si lo comprendemos y si nos ponemos a tratar de desarrollar sus propias leyes y accionar en función de esas leyes.

EL DINERO SURGE DEL INTERCAMBIO DE MERCANCÍAS

Bueno, entonces Marx va a explicar esto de la mercancía, hacer una serie de cuestiones de equivalencias que ahora no tienen mucha importancia, pero lo que nos importa ahora es que va deducir el surgimiento del dinero a partir del intercambio de mercancías. “Bueno, una se cambia por otra, o sea una equivale a otra. Y si despliego esto a todas las mercancías, puedo decir que 5 termos se cambian por una silla, un silla por 2 platos de ravioles” y así. Y por lo tanto lo que empieza a pasar es que va a haber una mercancía que va a ser la más útil para reflejarse en todas las demás. Por lo tanto, el dinero va a surgir del intercambio de mercancías. La sal en su momento, el oro, cualquier mercancía que tenga la capacidad (por su materialidad) de ser una forma útil y fácil de expresar una equivalencia con todas las mercancías. Explica Marx que el dinero no surge de ningún lugar mágico y no tiene ningún atributo mágico sino que el dinero surge a partir de un desarrollo histórico de la circulación de mercancías y es la manera de explicarlo. De hecho, David Harvey nos dice que Marx estuvo 20 años intentando arrancar “El Capital” a partir del dinero. Después se dio cuenta que tenía que arrancar por la mercancía. Es muy importante, 20 años estuvo con este tema, ¡¡¡20 años!!! (entre medio se la pasaba militando, pero…¡¡¡20 años!!!) Y se da cuenta que surge del intercambio mercantil porque ya en la mercancía se puede ver esta contradicción entre trabajo privado y trabajo social, valor de uso y valor. Cuando nosotros vemos que una mercancía se enfrenta a una masa de dinero, en realidad es una exteriorización de la contradicción interior de esa mercancía. Marx hace el esquema: tenemos una mercancía cualquiera, que equivale a una cantidad de dinero, y esto lo que va hacer es darle forma a esa contradicción. Tenemos el trabajo privado y del otro lado el trabajo social. Esto quiere decir que 100 mangos significan una cantidad terminada de trabajo. Con 100 mangos puedo comprar un viaje en taxi, un kilo de lechuga, puedo comprar muchas formas de trabajo concreto, determinado, útil, que me sirva para algo en particular, pero en ese dinero contengo ese trabajo en una forma abstracta, que en realidad determina una validación social de que eso es trabajo. Luego se puede manifestar de cualquier manera en particular.

LA CONTRADICCIÓN ENTRE TRABAJO UTIL Y TRABAJO ABSTRACTO, TRABAJO PRIVADO Y TRABAJO SOCIAL, EL GERMEN DE LA CRISIS CAPITALISTA

Si ustedes se fijan, antes de poner en circulación el dinero, esto ya expresa todas las posibilidades de que esto se vaya a la mierda y de que por lo tanto si una cosa no logra reclamar a la otra, por lo tanto estalle la crisis capitalista; porque si esta equivalencia entre dinero y mercancías no se realiza en el mercado, hay un problema. Y no tanto para el que tiene dinero porque el que tiene dinero, tiene dinero y va a poder comprar una mercancía u otra (puede elegir) pero la mercancía va ir al mercado tratando de reclamar una cierta cantidad de dinero, porque “yo trabajé tantas horas en esto” y si el dinero no se lo convalida, entonces esa mercancía no va a poder venderse, no va a poder realizarse y por lo tanto obtener la legitimación social del trabajo que hizo privadamente. Marx aporta ejemplos histórico que demuestran el carácter social e histórico del valor que cuando aparece una maquina nueva en Inglaterra había generaciones de tejedores que se fundían, depósitos enteros de indumentaria que ni siquiera tenía sentido ir a venderlos porque ya no valía la pena. Era mejor dejarlos tirados ahí antes que subirlos a la carreta y llevarlos hasta el mercado. Esto ¿por qué es? Porque si de repente aparece a nivel social la posibilidad de hacer algo con mucho menos trabajo, entonces todos tenemos que bailar ese nuevo baile, jugar con esas nuevas reglas y cualquier mercancía que no cumpla con esas reglas entonces va a ser asesinada, desplazada del mercado por el poder de este dinero que es el gran regulador del trabajo social. Por lo tanto, acá hay una cosa que me parece muy importante entender que es que, en esta equivalencia de cosas que parecían iguales, y donde de hecho el dinero nace de la mercancía, como explicamos antes, porque en realidad el dinero es una mercancía que no sirve más que para reflejar la equivalencia entre otras, acá hay un desplazamiento de poder inmenso, donde el que tenga dinero va a ser el que sea capaz de efectivamente darle validez al trabajo de cualquiera que tenga una mercancía; inclusive si esa mercancía es su propio trabajo. Entonces, si vos tenés dinero, sos el que puede decir “bueno, vos tenés derecho a morir o vivir”. Podés decirle al otro: “tu trabajo tiene sentido socialmente”.

EL VALOR AUTONOMIZADO EN EL DINERO: EL FETICHE DEL DINERO COMO MEDIO DE PAGO

Este desplazamiento también es muy importante porque a partir de esto el dinero va a tener esa capacidad, que parece propia del dinero pero que en realidad es producto de la relación social, de ponerle un precio a todo. De hecho Marx dice que a partir de esto, del surgimiento del dinero, y que se transforma en capaz de regular el intercambio de mercancías en general, es que se le puede poner un precio al honor, se puede comprar un voto, cosas que se supone no son mercancías, que no contienen trabajo, pero de repente el dinero las hace mercancías, las mercantiliza. Se transforma en algo que tiene el poder de regularlo todo. No surge de una cuestión mágica, sino de una relación social. Una cuestión más importante con esto del dinero, es que cuando nosotros lo analizamos como expresión de equivalentes entre mercancías, el dinero es simplemente un medio de circulación. El dinero es lo que permite que las mercancías circulen. Es lo que le hace fácil circular. Quien haya leído Mochón y Becker, básicamente nos dicen que el dinero aparece porque si no es muy complicado cambiar una bolsa de papas por media vaca, y etc. Es más fácil si usamos una bolsita de sal o una pepita de oro. Así es presentado. Sería algo que “nos hace la gamba” para hacer la vida más fácil. Pero en realidad el dinero, cuando se instala como el gran equivalente general de todas las mercancías, se nos instala como un medio de pago y acá hay una contradicción muy jodida. El dinero ya no es el aceite que regula el intercambio de mercancías, sino que es el que le viene a poner punto final al intercambio de mercancías. Cuando aparecía como el aceite que permitía que todo fluya, el dinero era el tránsito a través del cual se mostraba esa equivalencia. Ahora cuando aparece como medio de pago, se nos presenta con una capacidad autónoma que tendría el poder de decir “esto vale o esto no vale” y ahí Marx se pone bastante literato y dice: “el sentido del verdadero amor es uno solo y las mercancías aman al dinero y le reclaman todo el tiempo, lo miran con ojos de amor y el dinero decide que mercancía compra y que mercancía no”. Esto parece abstracto, pero piénsenlo como fundamento de las crisis. Cuando de repente van un montón de mercancías al mercado (casas en EEUU por ejemplo) y el dinero le dice “yo no te voy a pagar esto”, todas esas mercancías por lo tanto pierde su valor. Con lo cual, ya acá está contenida esta contradicción entre el dinero como algo poderoso que tiene la capacidad de disciplinar a cualquiera y decirle si socialmente vale lo producido o no por el trabajo privado de cualquier productor de mercancías. El dinero va a decir “lo que vos hiciste no sirve para nada” y hoy tenemos que entre el viernes y hoy, todos los salarios perdieron 10% por la devaluación.. Fíjense que poder social tiene el dinero que nos dice eso de un viernes para un lunes. Me parece muy importante entenderlo: acá ya está contenida toda la gran contradicción que nosotros tenemos que visualizar en cualquier crisis capitalista. Después obviamente se puede agregar mucho más, pero la primera crisis que analiza Marx es la crisis del dinero. Dicho esto, pasamos por lo tanto a este movimiento de las mercancías y el dinero (que lo vimos en la charla anterior, pero lo vamos a volver a ver un poco distinto para entender el surgimiento de la plusvalía).

EL CICLO DE LA MERCANCÍA Y EL DINERO: M – D – M y D – M – D’

Marx comienza analizando la circulación mercantil. Es decir, el intercambio de mercancías por otras. Por ejemplo, estás en tu casa, miras el ropero, te das cuenta que esa campera no la vas a usar más, la vendes en Mercado Libre y con ese dinero vas al boliche el fin de semana.  Ahora, lo que Marx ve es que a partir de la circulación del dinero, lo que ve es que hay un montón de gente que en realidad no vende para comprar, que es lo que nosotros hacemos sino que compra para vender. Es decir que ingresa con dinero para comprar algo y después volver a venderlo: osea dinero – mercancía – más dinero. Esto lo analiza a partir de cómo surge el dinero (lo que vimos antes) y como el dinero aparece con valor autónomo, al transformarse en medio de circulación a medio de pago, poniendo punto final a la circulación de mercancías. Marx dice “acá algo no tiene sentido, porque esto tiene sentido conceptualmente (movimiento de equivalentes), pero nadie va a ingresar con dinero para llevarse la misma cantidad de dinero, sino que si ingresan es para llevarse más dinero, para llevarse dinero aumentado”. Entonces, Marx, de esta manera, llega al gran problema del principio, de la economía política burguesa, que es el siguiente: “¿Cómo puede ser que si las cosas se intercambian de forma equivalente, de repente exista la acumulación?”. Marx va a criticar y boludear a muchos, fiel a su estilo polémico y provocador, y la conclusión (y esto es lo más interesante), no es solo la respuesta sino que va a cambiar el problema y va a decir: ”Si de la circulación mercantil surge el dinero aumentado, pero es una circulación de cosas equivalentes, entonces la respuesta no puede estar en la circulación. Al mismo tiempo, la respuesta tiene que estar en la circulación, porque ingresan a la circulación para salir con más dinero. Tiene que estar en la circulación, pero al mismo tiempo no debe estar solo en la circulación”.

LA PLUSVALÍA SURGE DE LA COMPRA Y EL CONSUMO DE LA MERCANCÍA FUERZA DE TRABAJO

Así pasa a la plusvalía, y arranca el capítulo cuatro diciendo: “este misterio de cómo puede ser que el dinero, habiendo obtenido valor autónomo, se ponga en circulación para obtener más dinero, lo encontramos fuera de la circulación”. Lo resuelve planteando que va a haber una mercancía que va a tener la capacidad cuasi-mágica (pareciera), pero en realidad muy real, que es la capacidad de producir más de lo que cuesta. Esa mercancía va a ser la fuerza de trabajo. Durante todo el capítulo, Marx va a tratar de diferenciar la fuerza de trabajo del trabajo. Esta distinción es muy importante porque dice “lo que hay que entender es que lo que compra un tipo es fuerza de trabajo, pero lo que obtiene es trabajo. Lo que compra es lo que necesita del trabajador, la capacidad de trabajar, eso le paga con el salario, pero lo que utiliza es la capacidad de trabajar entera”. Lo que compra este dinero es cuanto te cuesta a vos comer, abrigarte, pagar el alquiler. Ahora, cuando vos vas a trabajar, no le das el valor de eso que usaste para sobrevivir, si no que vas a estar todo el día trabajando. ¿Es lo mismo una cosa que la otra? En términos de valor, ¿es lo mismo? No, no es lo mismo. Vos, lo que utilizás para vivir tiene un determinado tiempo de trabajo. Pero cuando vos ponés ese trabajo en acto, producís muchísimo más de lo que necesitas para vivir. Sino tampoco habría progreso social. El capitalista entones paga la fuerza de trabajo, pero consume el trabajo de toda la jornada laboral. De hecho hay cálculos, aunque no es muy fácil hacerlo, donde se supone que básicamente, si todo el mundo trabajara unas 3 horas por día, todos podríamos vivir bien. No te pagan por lo que producís, si no por tu capacidad para producir por un determinado tiempo, que es distinto. Por eso es importante diferenciar fuerza de trabajo, de trabajo. A mí me compran mi capacidad de trabajar y yo entrego trabajo. Ahí está oculto el robo. La apariencia es que te pagan la totalidad. La apariencia es que en el dinero que te entregan estarías recibiendo lo que estás dando, pero en realidad no. Te dan lo que necesitás para volver al día siguiente. En ese movimiento es donde está velado, oculto, el robo del trabajo ajeno en el capitalismo. Te sacan más de lo que te pagan. Eso se puede ver, y se mide, en el tiempo. Hay una partecita simplemente del día de trabajo donde vos producís lo que cobrás.

LA ACUMULACIÓN ORIGINARIA, EL CAPITAL LLEGA AL MUNDO CHORREANDO LODO Y SANGRE

Ahora, ¿cómo sucedió esto? Se pregunta Marx. “¿Cómo es que los capitalistas se encuentran con esta cosa hermosa y mágica que tienen fuerza de trabajo a disposición en el mercado? ¿Cómo es que pasa que se encuentra libre para ser contratada la fuerza de trabajo?”. En el capítulo 24 explica que hubo un proceso histórico para despojar a todos los propietarios de los medios de producción, sacarles los campos, las herramientas, todo lo que tenían, echarlo a las rutas, caminos en Inglaterra y norte de Europa, dejarlos vagando durante años por ahí, meter a los pibes en oficios o cárceles en Inglaterra, sacar leyes diciendo que aquel que no tuviera trabajo lo iban a colgar en la plaza, y durante muchos años, mucho tiempo, lograr que hubiera gente que no tuviera otra opción que ir a pedir laburo a Manchester. Han sido décadas, siglos, donde a través de las leyes y el poder político, lograron que exista gente que no tiene otra posibilidad que vender su fuerza de trabajo. “No fue magia”. Hubo 2 siglos de acumulación originaria. Marx dice que no sólo el capitalismo se desarrolló sobre la base del sistema de castas indio y la esclavitud en el sur de Estados Unidos, sino que además introdujo la esclavitud en Inglaterra. El capitalismo, en palabras de Marx, llega al mundo chorreando sangre y lodo por todos los poros. Y recién después de robarle todo a todo el mundo, dijeron: “ahora sí, intercambiemos equivalentes”. Es como si te robara todas las figuritas y después dijera: “¡ahora intercambiemos!: “late, late, late, nola”. Esta supuesta igualdad, nace y se fundamenta de un robo. Y ese robo, que es histórico, es el piso sobre la cual se desarrolla este intercambio de cosas iguales, que en realidad es un robo sistemático de trabajo diario. Recién al cuarto capítulo es que Marx va a llegar a la plusvalía. Quiero citarles el final del capítulo 4:

“La esfera de la circulación o del intercambio de mercancías, dentro de cuyos límites se efectúa la compra y la venta de la fuerza de trabajo, era, en realidad, un verdadero Edén de los derechos humanos innatos. Lo que allí imperaba era la libertad, la igualdad, la propiedad y Bentham. ¡Libertad!, porque el comprador y el vendedor de una mercancía, por ejemplo de la fuerza de trabajo, sólo están determinados por su libre voluntad. Celebran su contrato como personas libres, jurídicamente iguales. El contrato es el resultado final en el que sus voluntades confluyen en una expresión jurídica común. ¡Igualdad!, porque sólo se relacionan entre sí en cuanto poseedores de mercancías, e intercambian equivalente por equivalente. ¡Propiedad!, porque cada uno dispone sólo de lo suyo. ¡Bentham!, porque cada uno de los dos se ocupa sólo de sí mismo. El único poder que los reúne y los pone en relación es el de su egoísmo, el de su ventaja personal, el de sus intereses privados. Y precisamente porque cada uno sólo se preocupa por sí mismo y ninguno por el otro, ejecutan todos, en virtud de una armonía preestablecida de las cosas o bajo los auspicios de una providencia omniastuta, solamente la obra de su provecho recíproco, de su altruismo, de su interés colectivo.

Al dejar atrás esa esfera de la circulación simple o del intercambio de mercancías, en la cual el librecambista vulgaris abreva las ideas, los conceptos y la medida con que juzga la sociedad del capital y del trabajo asalariado, se transforma en cierta medida, según parece, la fisonomía de nuestras dramatis personæ [personajes]. El otrora poseedor de dinero abre la marcha como capitalista, el poseedor de fuerza de trabajo lo sigue como su obrero; el uno, significativamente, sonríe con ínfulas y avanza impetuoso; el otro lo hace con recelo, reluctante, como el que ha llevado al mercado su propio pellejo y no puede esperar sino una cosa: que se lo curtan.”

El obrero solo puede esperar que lo sienten sobre la máquina con la esperanza de comer, abrigarse y volver a trabajar al día siguiente. Esta es la manera en la que el capitalismo nos roba el trabajo todos los días y esta es la gran conclusión a la que llega Marx y con la cual discute contra todos estos economistas vulgares que nos quieren hacer creer como si el mundo funcionara como si se intercambiaran cosas iguales. No es así. El capitalismo funciona robándonos todos los días a los que hacemos algo que efectivamente crea valor, o sea a los que trabajamos.


2da parte – ANEXO SOBRE EL SALARIO

“El salario en el socialismo

es una supervivencia del derecho burgués”

(Expone Christian Armenteros)

capital1

 

Una corriente marxista tiene que fijar un programa económico frente a una devaluación. Acá el movimiento obrero tiene que discutir el problema del salario. Nosotros, humildemente, como pequeño partidito marxista, vamos a responder a la devaluación… ¿con qué? Con un reclamo de pedido general de aumento de salario de emergencia. Y la burguesía dice “uhhhhh”. Vos clavas devaluación, yo te clavo aumento de salario. Es así.

CONTRA LA DEVALUACIÓN, AUMENTO DE SALARIO PARA TODO EL MUNDO

Es muy importante que lo entendamos. Ante el saqueo imperialista que significa este golpe de mercado, la consigna de una corriente marxista (o sea anti-imperialista desde la posición de la clase obrera) es en primer lugar postular a la clase obrera como caudillo nacional. Echar al FMI. Macanudo. Y en el medio… ¿qué hacemos nosotros? Entra Lionel Stiglitz (economista del Partido Piquetero) al BCRA, al Ministerio de Economía… ¿qué hacemos? ¿Cómo hacemos para que la cosa funcione? Metemos aumento de salario para todo el mundo, en primer lugar. Lo que acá vamos a explicar es que el marxismo tiene razón y tenemos que ir para ese lado, y que esa sería la primera medida de emergencia de un gobierno. En función de esto, tenemos que discutir el aumento salarial. Eso es una gran consigna. “Abajo el rodrigazo de Macri y el FMI”. Tenemos que entender que las variantes devaluatorias están buscando ampliar los márgenes del proceso productivo con menor salario. Estamos diciendo que acá viene un golpazo a los salarios. Estamos hablando de la producción argentina. “Abajo el rodrigazo de Macri y el FMI” significa decir “mira que acá nosotros no somos boludos, nos damos cuenta que esta devaluación la apoya Duhalde y al cabezón lo conocemos muy bien”. Es una salida cuasi-peronista si uno lo piensa de alguna manera, pero con características cipayas que le da el Macrismo. Dicho esto, nosotros decimos no solo basta con que digamos “basta de tarifazos, basta de despidos, basta de ajuste”, que todo eso lo decimos en la órbita de lo estatal, la órbita de lo público. Cuando hablamos de los salarios, estamos hablando de otra cuestión y que para atacar la recesión lo que tenemos que hacer es un shock distributivo. Es muy importante que lo podamos ver .Esto que estoy señalando que el 15 % no existe más, reapertura de paritarias, aumento de emergencia para esas 19 millones de personas que cobran del cheque del Estado. Queremos que cobren más y que se aumenten las pensiones. Todo esto para aumentar los salarios, o sea de los que no viven del Estado. Lo que está barato hoy es el trabajo argentino. Salía 700 dólares y ahora va a salir 200 dólares. Nos lo sacaron por la devaluación. Queremos recuperar eso. El 15 % no existe más y se viene un golpazo mucho mayor. Para plantear la reapertura de paritarias vamos a pedir que aumenten a los del Estado y a los privados. Para desarrollar esto, vamos a plantear “Paro general”. Una voz de orden para reordenar la economía sobre nuevas bases sociales. Por eso “Paro general, huelga general”, como hicimos tras el Rodrigazo. Así interviene nuestra corriente.

QUEREMOS ROBARLE A LOS BANQUEROS, NO A LOS LABURANTES

Esta charla de ahora es un reconocimiento y por otro lado una polémica con 2 figuras muy importantes de la economía K como son Guillermo Moreno y Amado Boudou. Es muy importante esto porque frente a la crisis nacional lo que plantea Moreno es que hay que terminar con las Lebacs. Para terminar con las Lebacs hay que entender que este es un gobierno oligarca y necesitamos perdonar a los héroes del peronismo porque hoy debido a la persecución y estigmatización que se hizo de los peronistas heroicos bajo su gobierno kirchnerista, hoy no solo olvida el pueblo argentino que gracias a 2 peronistas heroicos que vinieron antes del kirchnerismo es que tuvimos un ciclo de algarabía nacional (Rodriguez  Saa y Duhalde). Para que haya unidad anti-oligárquica y para derrotar al imperialismo, hay que perdonar a Duhalde y a Rodriguez Saa. Hay que perdonarlos a ellos 2 para que haya otros peronistas que se animen a ser como ellos y hagan lo que hay que hacer para ordenar las cuentas nacionales y que después rápidamente pueda surgir un segundo y un tercero que si pueda tener una década ganada. Esto dice Moreno. Es brutal la discusión que estamos teniendo. El tipo pone la discusión en sus términos. Es muy serio cuando habla. ¿Qué hizo que haya una década ganada? Una devaluación de 1 a 3. Luego Kirchner agarra todo eso (dice Moreno), lo termina con Lavagna y pudo sacar los frutos de ese robo sistemático a los trabajadores, se robó muchísimo trabajo a los trabajadores y se utilizó para reactivar el aparato productivo y luego vino Moreno, en 2006, porque se había empezado a dar cuenta que el gobierno “nacional y popular” tenía límites en su política soberana en un mundo que no tenía comercio libre (no había intercambio libre de mercancías). Los países semi-coloniales no podían intercambiar mercancías libremente. Por eso Lula y Kirchner en 2005 pagan deuda externa al FMI, para que dejen de haber restricciones. Una vez que abrieron las puertas, se cierra la puerta del lado argentino para que no se inunde de importaciones. Esto dice Moreno. Todo esto dice Moreno. El argumento de Moreno se apunta sobre un eje: ninguna “década ganada” fue magia, fue Duhalde. “No fue magia, fue Duhalde”. Eso dice Moreno. El dice que ahora necesitamos un Duhalde. La pregunta que tenemos todos es: “¿necesitamos un Duhalde?”. Discutamos ciencia, no política. “¿Nos bancamos un Duhalde?” es otra discusión. La pregunta que digo es: “¿necesitamos un Duhalde?”. Supongamos que se pudiera elegir el gobierno que querramos, el gobierno deseado. Mao decía “luchar para transformar lo imposible en necesario, ampliar los márgenes de lo posible”. Decimos que no es necesario un Duhalde. ¿Qué significa Duhalde? Significa que la clase obrera argentina se tenga que aguantar un robo por un par de años para que luego venga un gobierno “popular” y “redistributivo”. Queremos robarle a los banqueros, no a los laburantes. ¿Hay que robarle a alguien? ¿Alguien tiene que pagar el saqueo macrista? Sí, primero la familia de Macri, todos los funcionarios y los que se beneficiaron con este gobierno. ¿Hay que expropiar a toda esa gente? Sí, pero no a los laburantes. Si no alcanza con los que gobernaron, vayamos a donde hay que ir. Robémosle a los acopiadores que la propia Carrió les pidió que hagan patria por Twitter. Hacé vos patria, Carrió…usando el poder público para robarle a los ladrones, saqueando a los saqueadores, expropiando a los expropiadores. Tengamos en cuenta que los acopiadores son los capitalistas financieros, que son 5…no el campo en sí mismo. No queremos Duhalde, queremos un gobierno que le robe a los ladrones del trabajo, los banqueros y los funcionarios de este gobierno. ¿Alguien en su sano juicio puede estar en contra de esto? No. Nunca le robaríamos al bolsillo popular. Esa es la discusión con Moreno.

UN HOMENAJE A LAS HUELGAS Y UN LLAMADO A LA HUELGA GENERAL

También la discusión es con Boudou. Con el propio Boudou, que expropió las AFJP. Si hubo algo bueno del kirchnerismo, fue eso. Nombrar esto nos parece importante. La mejor medida del gobierno kirchnerista. “¿La redistribución del ingreso?” No, la expropiación de las AFJP. El plantea “shock distributivo”. Plantea aumento de emergencia para los estatales. ¿Y los privados no quieren aumento salarial? ¿No sería correcto que llame al paro general Amado Boudou? ¿No estaría bueno que un dirigente “nacional y popular” convoque a la huelga de los trabajadores? Ahí está la diferencia entre una fuerza obrera y socialista con una nacional y popular. No queremos expropiar desde el Estado, si no expropiar desde la revolución. La importancia de las huelgas obreras como mecanismo de lucha colectivo contra el robo sistemático de la fuerza de trabajo. Esta charla es un homenaje a las huelgas y un llamado a la huelga general contra el saqueo devaluatorio de Cambiemos y el Peronismo (principalmente de los gobernadores). No hay que pedirle disculpas a Adolfo Rodriguez Saá ni a Duhalde.

“AUMENTO GENERAL DE SALARIO” ES UNA CONSIGNA TRANSICIONAL

En segundo lugar, bibliografía:

  • “Salario, precio y ganancia” (Marx),
  • “El Estado y la Revolución” (Lenin),
  • “Miseria de la filosofía” (Marx),
  • “Crítica al programa de Gotha” (Marx – Engels.

anteo

Primero el título: “el robo del trabajo ajeno no pago”. ¿Qué es la plusvalía? El valor de más. Lo que te roban. El robo es el estructurante de la sociedad en su funcionamiento. No “robo” como actitud patológica, ilícita…si no como actividad legal estructurante de la sociedad. Robo sistemático del trabajo ajeno y socialmente legitimado. Eso es. Un empresario no es un chorro de laburo. Es alguien que “da trabajo”, alguien “que dignifica”. Así es presentado. “Nadie se hizo rico en base a su propio trabajo” decía Adam Smith en “La riqueza de las naciones”. Ya lo dice Adam Smith. Robo del trabajo no pago. Todo el mundo sabe que hay una parte no paga en realidad. “¿Acaso después va y le vende a un boludo que le compra a mayor precio de lo que sale?”. La gente no es tonta. Sabe que algo “no pago” hay en algún lado. El tema es que algo pago hay. Lo que te dice el peronismo, la socialdemocracia, todos, es: “hay una parte paga…y como es paga, es justa”. El Marxismo no solamente se posiciona en contra del trabajo no pago (el robo) sino que también estamos en contra del trabajo pago. Estamos en contra del salario. Y uno dice: “buaaaa, puf, ya está, mando todo a la mierda”. Si te había flashado el cerebro con la plusvalía, ahora tirás todo a la mierda”. ¿Qué queremos decir? ¿Por qué estamos en contra del salario?  Hay una frase en los pasillos de la izquierda que dice “si esto es marxista, yo no soy marxista”. Eso le dijo Marx a un pariente de el que quería armar el Partido Obrero francés (antes de tornarse un partido pro-imperialista en la primer guerra). ¿Qué decían? “Vamos por salarios justos”. Esa era la consigna. La gran consigna. “No”, dijo Marx. “¿Cómo salarios justos?” les dijo Marx. Lógico que todo obrero diría que quiere un salario justo. Es medio anti-intuitivo, porque la trampa no está en lo “justo” si no en lo de “salario”. ¿Por qué peleamos por más salario si estamos en contra del salario? Algún sopenco podría señalarnos eso. Este debate existió y se traslució en “Salario, precio y ganancia” (obra de Marx). “Defendamos a los obreros que hacen huelga por mas salario”. Un anarquista le respondía que eso iba a provocar aumento de precios, no se ajusta con costos y chau ganancia. Entonces todo se va a la mierda…decía este anarquista. Como dice el neoliberalismo. Es importante conceptualmente. Marx decía que había que pelear por el salario porque es el medio de apropiación de los recursos que hay en el mercado y de esa forma el obrero estaba empezando a discutir el conjunto del proceso productivo y era una consigna transicional. No lo decía así, “transicional”, pero describía eso. Era para “tirar de la piola”, para que, luchando bajo el capitalismo, fuera sacando la conclusión de las necesidades históricas, inevitable para solucionar los problemas sociales, de tomar el poder político. Lo describe como una consigna transicional. Nosotros no consideramos, como movimiento obrero, que con aumentar unilateralmente los salarios vamos a solucionar la sociedad. No. Aumentar los salarios es para echar a los expropiadores del uso común del trabajo socialmente producido. Cuando dicen “me bajan la ganancia” están diciendo “me estas echando del robo del trabajo socialmente producido”. Agradecé, capitalista, que el movimiento obrero no sacó la conclusión todavía de expropiarte porque la ganancia está mal y la propiedad privada de los medios de producción está mal. Agradecé eso. “Aumento general de salario” es una gran consigna transicional. Consigna N°1 es: “salario igual a la canasta básica familiar”, que no es lo mismo que “salario justo” que es una justificación del salario. Es una consigna transicional para llevar adelante la lucha para terminar con los salarios terminando con esa relación social de explotación.

EL SALARIO ES UNA EQUIVALENCIA JURÍDICA QUE ENCUBRE UNA DESIGUALDAD REAL

¿Cuál es el problema que hay con el salario? Gobierna el Partido Piquetero. ¿Cuando gobernemos el mundo, o en el proceso de transición a gobernar el mundo, van a seguir habiendo salarios? Sí, durante un primer momento van a haber salarios… ¿por qué? Porque el salario en el socialismo es la supervivencia del derecho burgués. ¿Qué es el salario, entonces? La apropiación de un monto de dinero por la fuerza de trabajo prestada. Es una mercancía más. Una forma de dinero. Si existe esa igualdad formal burguesa lo que hay es una desigualdad real. Esa equivalencia jurídica en realidad encubre, no solo que te están choreando tu trabajo, si no que vos cuando agarrás dinero te estás choreando trabajo de otro. Por eso el salario es una inmoralidad también porque es una mercancía. Esto es lo más importante conceptualmente.

EL SOCIALISMO BUSCA SUPERAR LA NECESIDAD HISTÓRICA DEL MERCADO, LAS MERCANCÍAS Y EL SALARIO

La premisa que ordena la discusión es que el socialismo busca la superación de las mercancías y del mercado. Como decía el Che, que citaba a Marx contra Proudhon: “la mercancía es la unidad nuclear del capitalismo”. Diferencia entre bien y mercancía: una mercancía es un bien producido anóninamente para un destinatario anónimo…guiado por las leyes del mercado, “la mano invisible”. Si la producción se ordena en relación a la generación de mercancías y no de bienes, asumimos que van a haber ofertas y demandas, o sea codicia, lucro y temor. La discusión es: ¿vamos en el socialismo a tolerar que el mundo esté basado en la codicia de algunos burócratas que racionalicen la producción solamente para negociar en un mercado mundial, o sea todo basado en el lucro? ¿Vamos a soportar eso? ¿O vamos a planificar la producción en función de satisfacer las necesidades sociales? Hay que entender que es el pánico de no comer lo que ordena el salario. Tengamos en cuenta esto. Si el salario es el medio de subsistencia de la población, no es un mecanismo de retribución de equivalentes sino un mecanismo de látigo, de expoliación, sobre la base del miedo a no poder tener el plato de comida para vos y tu familia. Es un sistema de esclavitud. ¿Vamos a tolerar eso?  La respuesta es que no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s