#LAPATRIANOSERINDE: RESISTIR ES VENCER

CONFERENCIA DE EMERGENCIA DEL PARTIDO PIQUETERO

20 de junio de 2018 – Día de la Bandera

El acuerdo Macri-FMI es traición a la patria

#LAPATRIANOSERINDE:

RESISTIR ES VENCER

Vamos al paro nacional del 25/6 y al banderazo del 9/7 en la 9 de Julio

 

 

patria3.png

El Partido Piquetero ha convocado a una conferencia de emergencia y elaborado este documento para fijar posición ante la crisis nacional a partir del pacto Macri-FMI, discutir qué plan debe adoptar la oposición política y social al macrismo y proponer una salida ante la nueva situación política. A su vez, realizamos esta conferencia el Día de la Bandera porque la izquierda anti-imperialista dice “PATRIA SÍ, FMI NO”. Por el contrario, la derecha cipaya de Macri se baja del acto oficial en Rosario mostrando su desprecio hacia los símbolos patrios y el FMI se prepara para aprobar el memorándum contra Argentina. En este Día de la Bandera, el Partido Piquetero lanza su llamamiento al pueblo argentino a movilizarse tanto el 25 de junio en el paro nacional, como el 9 de julio en un nuevo aniversario de la Declaración de Independencia, porque #LaPatriaNoSeRinde y RESISTIR ES VENCER.

EL ACUERDO MACRI-FMI ES UN DELITO. TODOS AQUELLOS QUE LO FIRMEN TIENEN QUE IR PRESOS

El acuerdo que el FMI aprobará en este Día de la Bandera constituye un acto inconstitucional y delictivo. Atribuyéndose para sí funciones que son propias del Poder Legislativo, fijadas en el artículo 75 de la Constitución Nacional, Macri incurre en el crimen de traición a la patria, tal como lo estipula el artículo 29 de la Constitución. Este pacto ilegal debe ser combatido tanto en el Congreso, en la Justicia como en las calles.

Por este motivo, como Partido Piquetero respaldamos todas las presentaciones legislativas y judiciales contra el acuerdo y sus responsables. Apoyamos los pedidos de juicio político contra Macri que están presentados en el Congreso y el reclamo de que el acuerdo sea discutido en el parlamento; respaldamos las denuncias judiciales contra Aranguren y Sturzenegger; somos firmantes del amparo para frenar el veto a la ley anti-tarifazos, veto cuyo objetivo es cumplir con la orden del FMI de garantizar el brutal aumento de tarifas. Como en España, donde el pueblo rajó a Rajoy por aplicar los planes de austeridad de la Troika (Comisión Europea – CE, el Banco Central Europeo – BCE y el Fondo Monetario Internacional – FMI), también en la Argentina tenemos que pelear por la unidad de toda la oposición política para poner fin al gobierno de CAMBIEMOS. ¡Juicio político al virrey Macri!

Toda esta lucha política en el terreno parlamentario y judicial debe estar acompañada de la pelea en las calles en 2018 para impedir la aplicación del ajuste y de la pelea en las urnas en 2019 para que pierdan las elecciones quienes le acaban de entregar nuestro país al FMI. Quienes enfrentamos al FMI hoy tenemos que construir una alternativa política mayoritaria que se comprometa a desconocer el acuerdo Macri-FMI cuando llegue al gobierno. Los infames traidores a la patria tienen que ir presos y sus bienes confiscados al servicio de la nación.

EL PRÉSTAMO DEL FMI ES ANESTESIA GENERAL PARA METER EL AJUSTE EN SHOCK

El anuncio del acuerdo por U$S 50.000 millones con el FMI, a los que se suman U$S 6.000 millones de otros organismos internacionales, ha actuado como una anestesia sobre los aliados del PRO y sobre el Peronismo Federal y el Frente Renovador. La anestesia, sin embargo, no es un dato positivo porque bajar la “conflictividad política” en la coalición de gobierno y el peronismo aliado significa traicionar al pueblo para intentar blindar políticamente al gobierno. Piensan que van a poder engañar al pueblo y lo único que van a lograr es dinamitar su propio capital político en defensa del miserable FMI. Tenemos, ahora, un gobierno de tecnócratas encabezado por el FMI que no escucha a un pueblo que en un 80% rechaza la vuelta al Fondo según las encuestas. Piensan que el FMI los va a salvar con su “blindaje financiero” cuando va a ser el responsable de su destrucción política. Ahora todo argentino sabe quiénes son los candidatos del FMI.

La UCR y Carrió pasaron de criticar los tarifazos de Aranguren a aplaudir el acuerdo con el FMI. La denominada “ala política y social” de Cambiemos le miente descaradamente al pueblo y son los garantes del pacto. El Peronismo Federal y el Frente Renovador, a partir de este realineamiento de Cambiemos, pasó de votar la ley anti-tarifazos a no dar quórum a la sesión especial convocada para impedir el acuerdo con el Fondo. Esto, a pesar de que sus dirigentes tienen bien en claro las consecuencias nefastas que tendrá el acuerdo de Macri con el FMI. Se han pronunciado en contra del acuerdo al mismo tiempo que tomaron la decisión de no usar el peso de la oposición en el Congreso para impedirlo. Pasamos, por lo tanto, de un Congreso opositor (tarifazos) y un Congreso que responde a los reclamos sociales (derecho al aborto) a un Congreso anestesiado por decenas de miles de millones de dólares del FMI. Este Congreso y este gobierno prefieren 56 mil millones de dólares antes que la vida y la dignidad de 44 millones de argentinos.

SI EL CONGRESO NO SESIONA, QUE SE ABRAN LAS URNAS: CONSULTA POPULAR CONTRA EL FMI

El frente único anti-FMI, que debería abarcar a sectores más amplios que el propio frente anti-Macri, no ha encontrado correlato dentro de Cambiemos y dentro del peronismo federal, a diferencia de lo que ocurrió con los tarifazos y con la histórica lucha por el derecho al aborto legal. Esta vez, el Congreso no ha traducido la oposición social en términos institucionales. La oposición al macrismo, por lo tanto, pasa su centro a las calles y levantará ahora la consigna de CONSULTA POPULAR CONTRA EL FMI. Lo que los diputados no quisieron poner de manifiesto en el Congreso (que el 80% del pueblo argentino está en contra del acuerdo), ahora mostrará toda su potencia resistiendo cada una de las medidas de ajuste y reclamando que se abran las urnas para que se pueda expresar la legítima y soberana voluntad popular. Si el Congreso no sesiona, que se abran las urnas y sea la propia deliberación popular la que defina los destinos de la patria.

Este es el mandato popular que expresó Unidad Ciudadana y el FPV-PJ, el Movimiento Evita y el Frente de Izquierda al intentar bloquear en la sesión especial el pacto con el FMI. El resto de las fuerzas le ha dado la espalda al pueblo. La conferencia de emergencia del Partido Piquetero saluda especialmente las intervenciones de las diputadas Vallejos y Soria, quienes plantearon que un futuro gobierno peronista no reconocerá una deuda con el FMI que no haya sido votada por el Congreso. Ese es el único camino para evitar que el futuro gobierno sea rehén por 18 meses de los planes de ajuste pactados por Macri. A su vez, afirmamos que la anestesia de Lagarde se puede terminar antes si el pueblo le golpea la puerta a los políticos. Sobre todas las cosas, los sectores sociales que votan a Cambiemos le tienen que hacer saber a sus representantes que están disconformes con el rumbo que ha adoptado Macri. Y si las instituciones políticas profundizan su distanciamiento con el pueblo para acercarse al capital financiero, entonces ese creciente malestar popular deberá expresarse con un voto castigo contra todos los políticos que se rindan ante las presiones del Fondo Monetario Internacional. El límite al FMI es el castigo del voto popular.

TRAIDORES AL PUEBLO: LA UCR Y CARRIÓ SON CÓMPLICES DEL VETO A LA LEY ANTI-TARIFAZOS

Así como el pueblo rechaza al FMI, el pueblo también rechaza los tarifazos de Aranguren. Si la ley anti-tarifazos prosperó, fue en primer lugar porque un sector de Cambiemos (la UCR y Carrió) salieron a criticar la política tarifaria. Fue la crisis dentro del propio gobierno la que habilitó la unidad de toda la oposición contra Macri. Dicha ley recogió un clamor popular. Según las encuestas, más del 75% de la población apoya el planteo de que las tarifas no pueden subir por encima de los aumentos salariales. Ese era el planteo del proyecto. Y eso fue lo que vetó Mauricio Macri. El veto a la ley fue denunciado por toda la oposición, mientras que la UCR y Carrió callaron. El veto es repudiado por la mayoría del pueblo argentino, y ya es una mancha venenosa que contagia a quienes no lo denuncian. De ahí que la dirección de la CGT haya decidido, finalmente, convocar al paro nacional.

La experiencia de la lucha contra los tarifazos es aleccionadora. El peronismo y el conjunto de la oposición se unen y avanzan cuando el gobierno se divide. Si la coalición de gobierno se une, comienza a traccionar a los sectores de centro y comienza a dividir a la oposición. La oposición puede avanzar cuando la procesión marcha por dentro del propio gobierno. Por eso, cuando Cambiemos se reunifica, los aliados de Macri tienen que pagar el costo político por su complicidad anti-popular. La unidad de Cambiemos es incompatible con el brutal ajuste que se viene. El pacto con el FMI anticipa la ruptura del gobierno en 2018 o una derrota electoral del macrismo en 2019.

EL “MEJOR EQUIPO DE LOS ÚLTIMOS 50 AÑOS” FRACASÓ. NINGUNA CONFIANZA EN LOS NUEVOS MINISTROS. BASTA DE TARIFAZOS, AJUSTE Y DEVALUACIÓN

El desplazamiento de Sturzenegger, Aranguren y Cabrera, y las designaciones de Caputo, Iguacel y Sica, tienen como objetivo reforzar este realineamiento de la coalición oficial detrás del ajuste del FMI. La salida de Aranguren era reclamada por Carrió; Cabrera era criticado por distintos sectores empresariales; y Sturzenegger estaba enfrentado al sector de Quintana dentro del gobierno, a quien está asociado Caputo. Dichas salidas ponen de manifiesto, en primer lugar, que no estábamos ante “el mejor equipo de los últimos 50 años” sino ante una banda de delincuentes que fracasaron. Todos ellos deben ser investigados por la justicia, juzgados y castigados por sus crímenes. Sturzenegger es responsable de haber reventado U$S 20.000 millones de reservas; Aranguren de haber construido el mayor negociado para las petroleras y energéticas a expensas del bolsillo popular y de los derechos constitucionales; Cabrera de haber formado parte de un plan recesivo que llevó al cierre a más de 6000 PYMES. No pueden quedar impunes. Son responsables del saqueo y un plan de genocidio económico contra los sectores productivos y humildes de nuestra nación. La caracterización política del Partido Piquetero es que quienes los reemplazan no serán capaces de superar este fracaso. Los tarifazos, la devaluación y el ajuste son el plan del Fondo Monetario Internacional. Las designaciones, por lo tanto, no son para incumplir el plan del FMI sino para convencer a cada sector de que no existe otra salida (Iguacel para las petroleras; Sica para la industria – sobre todo de la automotriz-; Caputo para la banca). La estafa ha llegado al punto de que un sector de los medios y del gobierno ha generado la expectativa de que Caputo buscará un “dólar de equilibrio” entre los 28 y 29 pesos, a pesar de que en el mercado a futuro ya se negocia como piso en $33,50. Han generado la expectativa de que Iguacel moderará los tarifazos, que si tuviesen que actualizarse acorde a la devaluación, sólo en 2018 podrían llegar a aumentos de entre 80% y 100% sobre los precios actuales. Han dicho que Sica facilitará créditos para promover la capacidad exportadora de las PYMES. Como Partido Piquetero respondemos: ninguna confianza en el nuevo gabinete y sus ministros suplentes. El único ministro con poder real es Dujovne y el “gobernador de Argentina ante el FMI” (como él mismo gusta denominarse) ya ha dicho que el plan es el ajuste.

Para colmo, el FMI exige la “libre flotación” del dólar (lo que lo puede llevar arriba de 40 pesos, como reclamó públicamente Melconian en su charla en el Rottary Club), la eliminación de los subsidios a la energía (y por ende brutales tarifazos) y un ajuste fiscal que provocará una fuerte recesión, hundiendo a la pequeña y mediana industria. Como Partido Piquetero, llamamos a derrotar el plan del FMI interviniendo activamente para agotar cualquier expectativa en los nuevos ministros. Para ello, llamamos a las organizaciones políticas, sociales y sindicales a intervenir en esta discusión interna del gobierno. El paro del 25 debe decirlo con todas las letras: basta de tarifazos, devaluación y ajuste. Que Sica, Iguacel y Caputo digan de una buena vez qué medidas van a tomar. De esta forma, podremos desautorizar la falsa expectativa que intencionalmente el gobierno ha promovido con los cambios en el gabinete así como también presionaremos para lograr cualquier salida inmediata, intermedia y transitoria que sea lo menos gravosa posible para el pueblo argentino. El Partido Piquetero afirma: ningún cambio es posible con Macri porque a la Argentina ya no la gobiernan los funcionarios de la Casa Rosada sino que la gobiernan los tecnócratas del FMI.

CAMIONEROS DERROTÓ EL TECHO SALARIAL DEL 15%: VAMOS AL PARO NACIONAL POR EL 25% DE AUMENTO EN TODOS LOS GREMIOS

En este contexto, la victoria de los Camioneros marca el camino por el cual el movimiento obrero y popular puede avanzar contra el acuerdo Macri-FMI. Los compañeros han conquistado un aumento del 25% con cláusula gatillo y bono de fin de año. A partir de esto, la CGT ya ha planteado como uno de los ejes del paro del 25/6 el reclamo de reapertura de paritarias. El plenario sindical combativo, convocado por un sector del Frente de Izquierda para el 23/6, ha quedado completamente extemporáneo (reclamando un paro que ya es una realidad) y juega un rol propagandístico (porque no votará ningún plan de lucha alternativo). Hoy la consigna para todo el movimiento obrero combativo es: hagamos como los Camioneros. Vamos por mil y un paritarias de 25%; vamos por paros y movilizaciones en cada gremio y en cada sector. En esa línea, vamos por la continuidad del plan de lucha de las organizaciones sociales y piqueteras por todos los reclamos de los barrios: asistencia alimentaria, acceso a los programas sociales, puestos de trabajo, aprobación de los proyectos de ley presentados por las organizaciones sociales. En el Congreso no logramos frenar el acuerdo con el FMI. Ahora queda la calle. Los Camioneros le pueden dar el envión que necesita el resto del movimiento popular. El primer paso es el paro nacional del 25. Luego tenemos que ir a la lucha sector por sector. La clave, en este momento, es ir a una ofensiva callejera y popular diciendo: reapertura de paritarias y aumento del 25%; abajo el veto a la ley anti-tarifazos; abajo el ajuste, la devaluación y los tarifazos. El Partido Piquetero militará esta perspectiva.

MACRI REPRIME E INTIMIDA PARA DESMORALIZAR AL PUEBLO Y DISCIPLINAR A LA SOCIEDAD

Como el macrismo entiende que su principal riesgo pasa ahora por la respuesta del pueblo en las calles al ajuste del FMI, ha comenzado a aplicar un plan represivo. Pretende gobernar con las Fuerzas Armadas al lado. Por eso Aguad ha anunciado que modificarán la legislación para permitir que las Fuerzas Armadas desarrollen tareas de represión interna. En esa línea se inscribe la represión a los senegaleses; la campaña de Patricia Bullrich contra La Garganta Poderosa; las represiones en el subte, Cresta Roja y el INTI; la persecución contra Sebastián Romero, el intento de volver a encarcelar a los compañeros del PO Arakaki y Ponce así como el ensañamiento mediático y judicial contra todos los presos políticos, en particular los vinculados al kirchnerismo; el asesinato de una compañera piquetera por parte de un taxista en Tucumán producto de la campaña mediática de odio anti-piquetero. La militarización de Argentina está dictada por la necesidad del gobierno de mostrarle al imperialismo su capacidad de controlar la calle de cara a la reunión del G-20 que tendrá lugar en noviembre de 2018 en nuestro país. También se inscribe en el reciente triunfo de Iván Duque, hombre de Uribe, en Colombia, la cual viene de meter a la OTAN en nuestro continente de la mano de Santos. Uribe y la OTAN abren una perspectiva de guerra entre Colombia y Venezuela, un escenario oscuro que amenaza con abrir un nivel de conflictividad militar regional con participación de una invasión imperialista a una escala nunca vista en nuestra historia. La derecha cipaya y el imperialismo yanki quieren recrear Medio Oriente en América Latina. En esta línea se inscribe la insurgencia callejera que promueven en Nicaragua desde hace más de 50 días. Se trata, al igual que en Venezuela ayer, de un nuevo intento de golpe pro-imperialista. Por la misma razón caminan los marines por Plaza de Mayo sin ningún tipo de autorización y los yankis instalan bases militares en Neuquén mientras hacen entrenamiento militar para adoctrinar al ejército argentino. Algunos dicen, incluso, que el objetivo oculto del pacto Macri-FMI no sería el cumplimiento del ajuste sino usar la deuda como excusa para entregarle al imperialismo las reservas de Vaca Muerta.

Este plan de guerra y militarización a nivel continental, sin embargo, no expresa la fortaleza del imperialismo sino todo lo contrario. En Colombia, venimos de un ballotage presidencial donde el candidato de la paz, Gustavo Petro, acaba de cosechar más de 8 millones de votos, en una votación histórica nunca antes lograda por una fuerza de izquierda en ese país. En Colombia lo que prima es la polarización, no una imposición unilateral de la derecha belicista. En México puede ganar la izquierda el 1 de julio en las presidenciales; en Brasil Lula sigue liderando las encuestas y el 26 de junio se define si queda en libertad; en Venezuela, tenemos Maduro hasta 2025 después de haber ganado las elecciones presidenciales por amplio margen. Si el FMI decide aprobar el préstamo de U$S 50.000 millones para Macri, no es por la fortaleza del macrismo en Argentina sino por la debilidad del imperialismo en el continente. La derecha se está quedando sin figuras políticas con legitimidad para encabezar su ofensiva sobre Venezuela y Nicaragua, y retomar el control de la región. América Latina se vuelve a poner de pie.

Macri busca amedrentar y desmoralizar porque sabe que no gana en primera vuelta, que en 2019 hay ballotage, y que es muy probable que pierda en segunda vuelta. Por eso pretende que ahora la oposición social se deje asustar por las amenazas represivas, retroceda la movilización popular, y eso genere un repliegue de la oposición política. Todos los partidos políticos reconocemos públicamente que vamos a un cuadro de alta conflictividad social producto del ajuste del FMI. Es un puente chino para golpear a los trabajadores y desmoralizar al pueblo y la oposición. La represión, por lo tanto, no tiene un imperativo meramente económico sino que tiene sobre todo como objetivo el disciplinamiento social. No permitir que prospere este plan represivo y belicista es fundamental para abrir paso a un relanzamiento de la oposición política en Argentina.

RESISTIR ES VENCER: LA PATRIA NO SE RINDE PORQUE EL GOBIERNO DE MACRI ESTÁ TERMINADO

Los próximos 6 meses son claves, porque son los meses donde se verificará la viabilidad o no del ajuste del FMI, y se determinará por lo tanto si el acuerdo Macri-FMI se cae o se sostiene de cara a 2019. Los Camioneros, los docentes de Neuquén y los mineros de Rio Turbio demostraron que se puede ganar. Si logramos defender las condiciones de vida del pueblo, no pasa el ajuste y se cae el acuerdo con el Fondo. Por responsabilidad de los aliados de Macri (UCR y Carrió), y por la inacción del Peronismo Federal y del Frente Renovador, vamos a tener que transitar la experiencia de estos meses con un ajuste del Fondo que no puede traernos nada bueno. El punto más alto será en el mes de noviembre cuando tenga lugar la cumbre del G-20 en nuestro país. Una vez terminada la cumbre, el gobierno de Macri ya no tendrá banca del FMI y será la hora de que el pueblo pase factura. No está planteado construir una oposición testimonial porque no es cierto que el gobierno haya logrado una alianza monolítica con el imperialismo. Está planteado impulsar una oposición social abrumadora para quebrar la coalición del gobierno y despertar con el grito popular a la oposición anestesiada. El acuerdo con el Fondo es inviable en términos económicos. Si el gobierno no cumple los objetivos, los supuestos 56 mil millones de dólares pueden transformarse en un verso y reducirse drásticamente a sólo el primer tramo de 15 MM USD. El acuerdo con el FMI ya tiene los días contados. Por más que la política quiera negar esta realidad, el tiempo y la lucha de clases se van a encargar de enterrarlo. 

Hoy, y desde diciembre de 2017 con la gloriosa pueblada del Congreso, en Argentina crece el segundo Argentinazo contra Macri. Un millón de mujeres acaban de conquistar la media sanción para la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, y ya preparan una nueva pueblada para cuando tenga lugar el tratamiento en el Senado. En la Patagonia está teniendo lugar un histórico Chubutazo, con paros, movilizaciones y ocupaciones de ministerios, en el contexto del quebranto económico de una provincia que ha vuelto a las cuasimonedas y el trueque por responsabilidad de un gobierno provincial y nacional que ha congelado los salarios y los paga en cuotas. Los docentes y el subte están peleando sus paritarias. Del millón de personas marchando el 25 de mayo porque “la patria está en peligro” pasamos al medio millón de la Marcha Federal del 1º de junio reclamando por la emergencia alimentaria y vamos a una nueva marcha multitudinaria para el próximo 9 de julio. La fuerza social que se expresa en las calles no para de crecer. El Partido Piquetero se postula como la expresión política de toda esta gigantesca lucha obrera y popular contra el macrismo y el FMI.

Cuando decimos #LaPatriaNoSeRinde no es una expresión de voluntarismo: #LaPatriaNoSeRinde porque en esta pulseada contra el FMI, la patria puede triunfar. El memorándum del FMI y su ajuste son imposibles de aplicar. El fracaso del FMI romperá la homogeneidad de Cambiemos y despertará a la oposición. En esas condiciones, marcharemos al triunfo del segundo Argentinazo, echando al FMI de Argentina, desplazando a Macri del gobierno y luchando para que todos los traidores a la patria vayan presos por entregar nuestra patria, pisotear nuestra Constitución, pasar por encima de nuestro Congreso y darle la espalda a nuestro pueblo.

Con esta perspectiva política de triunfo, pararemos el 25 de junio, marcharemos el 9 de julio y resistiremos hasta derrotar el acuerdo Macri-FMI. A pocos días de haberse cumplido el 90 aniversario del natalicio del Che Guevara, el revolucionario más grande que los argentinos dimos a los pueblos del mundo entero, los trotskistas del Partido Piquetero decimos: ¡PATRIA O MUERTE! ¡VENCEREMOS!

Juan Marino, miércoles 20 de junio de 2018

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Diego Miguel Reinhold dice:

    Adhiero

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s