STURZENEGGER ES CAVALLO

Golpe financiero contra Macri: la mayor corrida cambiaria en 80 años tumbó el plan económico electoral macrista (no llegó a 2019. Duró 5 meses: diciembre 2017-abril 2018)

STURZENEGGER ES CAVALLO

Luego de la corrida, apareció Cavallo  y propuso a Sturzenegger de super ministro de economía. Contra el golpe de mercado, ¡Abajo el Plan Cavallo!

Artículo escrito por Lionel Stiglitz (*), lunes 30 de abril

fin3
Acabamos de vivir la peor corrida cambiaria en los últimos 15 años y quizás de toda la historia argentina. En pocas horas del miércoles el Banco Central vendió 1.400 millones de dólares, la mayor intervención desde la salida de la convertibilidad. Si tomamos toda la semana, se trata de la mayor pérdida de las reservas del Banco Central en 80 años al servicio de financiar la fuga de capitales. Pero esta corrida fue más que una fuga por la situación internacional o un intento de subir la tasa de interés local. Fue un auténtico golpe de mercado para definir quién maneja la economía argentina: si el ala política del gobierno o Sturzenegger, es decir, el plan de tasas altas y dólar estable (aunque sea a un nivel mayor) con el fin de permitir la especulación financiera. Lo confesó el propio Caballo cuando declaró que “Los sobresaltos cambiarios de la semana pasada se debieron más a la confusión que genera entre los operadores financieros la aparente puja entre el Banco Central y la Jefatura de Gabinete” (Infobae, 30/04). O sea que la intención del los operadores financieros era, a través de la corrida dirimir una puja de poder.

Se trata del fracaso del plan económico electoral fijado por Macri, Marcos Peña, Quintana y Dujovne el 28 de diciembre. “La sola mención del número es suficiente para provocar una crisis de angustia: en una semana, se fugaron 5.000 millones de dólares. Eso no ocurrió nunca en la historia argentina. Si la corrida durara veinte semanas, apenas cuatro meses y medio, el país se quedaría sin reservas” (Infobae, 29/04).

El cisne negro de Macri

fin1.jpg

Las tasas de interés del bono de EEUU subieron arriba del 3% que era una marca que hace mucho tiempo no tenían (4 años). Esto tiene que ver con que la FED (Banco Central de EE.UU.) está subiendo la tasa de interés (que es una referencia para todas las otras tasas) y vendiendo bonos en el mercado que había comprado como parte de su programa de expansión monetaria (si se venden muchos bonos, cae su precio y aumenta la tasa de interés). Con esto un montón de dólares de todo el mundo van a comprar esos bonos y se van de otros activos en muchas partes del mundo. Esto genera una devaluación de esas monedas y un fortalecimiento del dólar (Desde el 15 de marzo el rublo se depreció 15%, el real 6,2% y la lira turca 4%). Mientras el peso se había mantenido prácticamente estable, con el BCRA vendiendo dólares.

En la última semana esta situación explotó en Argentina. El BCRA vendió 2.200 millones de dólares en 2 días, 4.300 millones en 1 semana, 6.700 millones en 2 meses. Esto es alrededor de un 7% de las reservas totales del BCRA en una semana, o sea muchísimo dinero. Hay que pensar que este ritmo implica liquidar las reservas del Banco Central. ¿Para qué sirven las reservas del Central? Sirven para “respaldar” el peso, moneda nacional, frente al mercado mundial. El capital financiero internacional exige reservas en dólares como garantía de sus negocios en Argentina. Básicamente, hoy están garantizando la bicicleta financiera. Es decir, entran capitales de corto plazo a Argentina a especular con las altas tasas de interés y tienen la “tranquilidad” que el BCRA tiene los dólares para vendérselos e irse. Pero es peor, hoy las reservas del Central son prácticamente alquiladas, porque los 60.000 millones de dólares que tiene de reservas coinciden con lo que debe en Lebacs y Leliqs (deuda del BCRA, no deuda externa del Tesoro).

Según Nielsen, esta semana, algunos fondos de inversión tomaron la decisión de irse del país: “hubo una decisión de lo que se llama en finanzas ‘smartmoney’, un fondo que había invertido en Lebac, las vendió y se fue. Y esto es todo un tema porque las reservas que tenemos en el Central no son genuinas, son alquiladas a través de una alta tasa y una cierta seguridad de carry trade, para evitar la volatilidad del tipo de cambio. Eso está en jaque” (Ámbito, 27/04). El comienzo del impuesto a la renta financiera también influyó a que estos fondos de corto plazo se vayan de las Lebacs y por lo tanto quieran comprar dólares también.

Sturzenegger convalida la fuga: dólares para los especuladores, inflación para los trabajadores

fin2

Esto es lo que generó la corrida devaluatoria y la venta de dólares del BCRA. Muchos critican al BCRA porque no vendió de manera correcta para frenar la corrida y bajar el dólar. Pero no se trata de impericia sino de objetivos distintos. El BCRA convalida la fuga de capitales y por lo tanto vende para que la devaluación sea gradual y que los grandes especuladores que están en los bonos y las Lebacs no pierdan con la subida del tipo de cambio. El aumento del dólar va a impactar en la inflación, porque aumentan los precios de los artículos importados, aumenta el precio de la comida (porque los exportadores quieren cobrarla en Argentina al mismo precio que la venden afuera dado que no hay retenciones) y porque están dolarizadas las tarifas. Entonces lo que sucede es que sube el gas, sube el combustible y eso hace un nuevo efecto en la inflación.


Sturzenegger le ganó a Quintana. Vuelve Cavallo.

Ante este panorama económico se genera un gran problema para el gobierno porque lo que sucede es que Sturzenegger levantó la tasa de interés para frenar esta corrida y para decirle a los especuladores que vuelvan a las tasas en pesos que ahora las tienen a 30,25% – es decir que la subió muchísimo- con lo cual destruye a las Pymes, destruye a todos los que tengan tasas variables en sus créditos. De esta manera se termina el intento de Quintana y Marcos Peña de obligar a Sturzenegger a bajar la tasa de interés. Luego de la derrota de la reforma laboral y la pelea contra la reforma previsional en diciembre del año pasado, el gobierno había sentado a Sturzenegger junto con Peña, Dujovne y Quintana y lo había comprometido a  bajar la tasa de interés del BCRA. También plantearon que la inflación iba a ser mayor que la que proyectaban en el presupuesto votado en el Congreso y anunciaron que iban a bajar las tasas. Es decir, el ala política condicionó a Sturzenegger a sostener tasas bajas y un dólar congelado. Ahora, Sturzenegger la subió a 30,25% sin hablar con la Jefatura de Gabinete, según relatan todos los medios. Si en diciembre el pueblo obligó a maniobrar al gobierno a través de la rebelión popular contra la reforma previsional, ahora los operadores financieros obligan al gobierno a cambiar su plan a partir de quemarle el 10% de las reservas del BCRA.

Esta decisión lo enfrenta con el sector político del gabinete, sobre todo Quintana, que no quiere que las tasas de interés sean tan altas. A su vez obviamente lo enfrenta con Massa y con el Kirchnerismo. El hecho de que se hable de que vuelva Cavallo como asesor de Macri (como publicó El Destape) tiene sentido porque Sturzenegger y la “independencia del BCRA” (o sea su dependencia del capital financiero internacional) es la única prenda de garantía que tienen los especuladores con Macri. Visto en relación a lo que había pasado en diciembre -que le habían mojado la oreja Quintana, Marcos Peña, con la conferencia de prensa aquella- ahora Sturzenegger contraataca.

Contra el golpe de mercado, ¡Abajo el Plan Cavallo!

El plan del gobierno para llegar a 2019 con tasas en baja y dólar planchado se terminó. Han adoptado la presión de los especuladores. Por eso se consolida el sector más recesivo y alineado con el capital financiero y especulativo: respaldan a Aranguren y gana la pulseada Sturzenegger. Esto va a implicar más presión y cortocircuitos con la UCR y Carrió. Es decir que pretenden resistir profundizando la recesión y ahogando el mercado interno y la producción. La semana pasada fue la primera vez que, según indicaron las encuestas, de ser hoy la elección, Macri perdería el ballotage. El gobierno quizás pueda cumplir con los especuladores, lo cual está en duda por la inmensa fuga de divisas, pero se va a terminar de pelear con el poco apoyo que le queda dentro del país.

Sin embargo, Cavallo quiere ir por más: quiere transformar a Sturzenegger en un superministro de Economía, desplazando a Dujovne, Quintana y Peña del área económica (El Destape, 27/04). Sería la expresión máxima del golpe de los operadores financieros y adelantaría el ajuste que el gobierno tiene previsto para el 2do mandato al presente. Contra el golpe de mercado ¡Abajo el Plan Cavallo!

(*) Lionel Stiglitz es economista, dirigente piquetero de la AVP y dirigente nacional del Partido Piquetero

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s