[EL PIQUETERO N°2] – Macri pide el voto para destruir tu sindicato y tus condiciones de trabajo “a la brasilera” NO A LA REFORMA LABORAL

VOTÁ EN DEFENSA DE TU TRABAJO

 

La imposición de la reforma laboral en Brasil aceleró el debate en Argentina. La destrucción del poder de los sindicatos y de la legislación laboral es un plan del imperialismo para ambos pilares del Mercosur. El macrismo, mientras pide los votos “contra las mafias”, esconde un operativo siniestro: va a utilizar esos votos para imponer un retroceso en la legislación laboral que quieren las mafias de los banqueros y los especuladores, contra la legítima organización de los trabajadores.

 

Para el imperialismo, los sindicatos argentinos y las leyes laborales peronistas son el obstáculo que tienen para ir contra los trabajadores. “Argentina tiene un poderoso sistema sindical integrado por 6.400 gremios y leyes laborales heredadas del peronismo que los empresarios ven como el origen de todos sus males. La aprobación en Brasil de un nuevo régimen laboral, mucho más restrictivo para los trabajadores, dio nuevo impulso al debate.” (El País, 30/7)

 

A su vez, como en Brasil (ver recuadro), la imposición de esta reforma laboral no es un problema normativo sólamente. Para imponer un retroceso histórico para los trabajadores es necesario modificar la correlación de fuerzas con la clase obrera. La votación parlamentaria anti-obrera no puede llevarse a cabo sin un estado de excepción contra los trabajadores. Así como para imponer el cierre de PepsiCo y AGR, los despidos en Cresta Roja, para llevar a la legislación laboral a la era previa al peronismo, Macri necesita terminar con el Estado de Derecho.

 

RECUADRO: ¿QUÉ ES LA REFORMA LABORAL EN BRASIL?

 

– Los acuerdos por sector, empresa e individuales tienen preeminencia sobre la legislación vigente. Los contratos privados pasan a ser más importantes que las convenciones colectivas.

 

– Las vacaciones se podrán dividir hasta en tres periodos.

 

– Podrá haber jornadas laborales de hasta 12 horas.

 

– Se autoriza la “jornada intermitente”, con el pago de salarios sobre una base horaria o por jornada, y no mensual. Podrá haber contratos parciales de hasta 30 horas semanales o 26 horas y 6 horas extras.

 

– La contribución sindical pasa a ser voluntaria.

 

– Amplía las posibilidades de tercerizar tareas, incluso la principal de la empresa.

 

– La empresa podrá negociar las condiciones de trabajo por fuera de los sindicatos.

 

– Se permite que las embarazadas trabajen en ambientes no del todo salubres si presentan un certificado médico que asegure que no hay riesgo para ella o el feto.

 

–Flexibiliza las condiciones de despido. El monto de las indemnizaciones no estará atado por el salario del trabajador y el preaviso baja de 30 a 15 días.

 

–Para los juicios laborales, el trabajador debe establecer a comienzo del juicio cuánto dinero desea recibir de compensación al término del proceso, deberá comparecer a todas las audiencias judiciales (salvo fuerza mayor) y pagar las costas del juicio si pierde (a menos que no tenga recursos suficientes).

 

Para aplicar estos cambios en la reglamentación laboral, el imperialismo necesita no sólo los votos de los parlamentarios en el Congreso sino también destruir la capacidad de resistencia de los sindicatos. Por eso preparan el golpe contra Temer para poner a Rodrigo Maia, presidente de la Cámara de Senadores, y miembro del DEM, el partido de la dictadura militar. La creciente militarización en las distintas ciudades de Brasil tienen este sentido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s