#CRISTINAZO – Discurso de Guillermo Moreno

VIDEO DEL DISCURSO: https://www.youtube.com/watch?v=YKxGxqaT7Vo&t=3s

Desgrabado del discurso dado por Guillermo Moreno en Villa Soldati en el acto convocado el sábado 22 de julio por el PARTIDO PIQUETERO

FLYERacto campaña FIN

(Se toma una foto inicial) Vamos a darle la foto a Clarín, sino van a empezar a hinchar de que no está la foto.

Gracias, salió el sol, es un día peronista.

La verdad que es un acto bien interesante, bien interesante. Hacía rato que no venía a un acto de estas características, así que los felicito, te felicito pichón (Juan Marino) de cómo organizaste el acto. La piba que tiró el discurso vení, vení nena (Daiana Asquini). La verdad que hizo un discurso, suerte que Pimpi no la escuchó, porque como corresponde llegó un poquito más tarde, siempre me llega, pero si la hubiese escuchado, todavía estábamos reflexionando sobre el rol de las mujeres y qué hacemos y el paro internacional y qué sé yo y qué se cuánto. Pero la verdad que me encantó escucharlos a todos, porque son la sal y la pimienta que necesitamos en este proceso de transformación. Y naturalmente me encantó escucharlo al gordo D´Elia. Imagínense que esto que es su partido, el Partido Piquetero, lo inventó el gordo, este lo inventó. Se hace el tonto ahora, pero lo inventó este. Y yo les voy a explicar alguna de las cosas que a veces no se dice, les voy a contar. Y  la trascendencia de lo que implicó Cutral Co y de lo que implicó D’Elia en el gobierno de La Alianza. Resulta que había un muchacho, que ya había fracasado en el gobierno de Alfonsín: se llama Machinea, está dando vueltas por ahí, cada tanto hace cátedra, y que se yo. Porque acá los que no saben, enseñan, esto funciona así en la Argentina. Entonces este muchacho que era ministro de economía de De la Rúa, había tenido una interna, conceptual, en el gobierno de la alianza. Había dos ministerios que discutían quién tenía que ser el que hacia la obra pública en la Argentina. Entonces estaba el Ministerio Obra Publica con un señor que se llamaba Gallo, (Gallo el malo, no Gallo el bueno como el nuestro). Tenemos un  Gallo nosotros también, pero es el Gallo bueno, está por ahí, busquen el mejor vestido, siempre es el mejor vestido. Entonces Gallo decía: vamos a hacer la obra pública con empresas argentinas, entre otras con Macri, o sea que atrás estaba Macri diciéndole… Y estaba Machinea diciendo vamos a hacer la obra pública con empresas argentinas y con empresas extranjeras. Finalmente esa interna al interior del gobierno se resuelve con el triunfo de Machinea. Las obras públicas se iban a hacer con licitaciones nacionales e internacionales. Entonces íbamos a hacer una ruta, se tenían que presentar empresas argentinas de capitales argentinos o empresas argentinas de capitales extranjeros. Claro, para hacer una obra pública hacen falta capitales importantes. Entonces Machinea había arreglado con los españoles, que en ese momento tenían mucho predicamento en la economía Argentina: tenian YPF, tenían telefónica ,tenían de todo. Y había arreglado que esas licitaciones las iban a ganar empresas españolas. Porque ellos hacen licitaciones muy transparentes, pero antes de empezar ya sabemos quién es el ganador, igual que ahora, igual que ahora. Son muy transparentes al estilo ellos. Y resulta que empezaron a hacer las licitaciones y empezaron a ganar las empresas españolas. Y esto era porque teníamos un problema de falta de dólares, igual que nos pasa ahora. Entonces lo que iban a hacer es traer dólares con las famosas inversiones extranjeras, como ahora. Para hacer obra pública, también como ahora. Pero claro, tenían que hacer rutas, tenían que hacer puentes, y sobre cada ruta y cada puente que hacían iban a cobrar un peaje, con ese peaje recuperaban la plata que habían invertido. Y eso era el gran modelo de desarrollo que tenía La Alianza. En el medio de todo esto, apareció Cutral-Co, que fue el primer piquete de la Argentina, que nadie entendía que era (les estoy hablando hace algunos años atrás) No se cortaban rutas en la Argentina, era una cosa medio extraña. Se cortaron en Cutral Co, lamentablemente en la represión murió un compañero, pero era en Cutral Co, en Neuquén, una compañera murió. Pero resulta que ahí rápido el gordo D’Eelia empezó a hacer esto en La Matanza. Y a los 15 días renunció el ministro de economía. Sin saberlo, D’Elia, porque a veces uno hace cosas que no necesariamente saben la trascendencia que tienen, terminó con el modelo económico de La Alianza. Así que mi homenaje, mi homenaje, al gordo D’Elia, amigo, amigo en las buenas y amigo en las malas. Feo, sucio y malo, como yo. O sea que el problema que tiene (¿sos el presidente de este partido? — pregunta a Juan Marino). El problema que tienen ustedes con el presidente del partido, es que si se mezcla con lo sucio, malo y feo, va a terminar sucio y malo y feo. Así que resuelvan si quieren que se siga juntando con nosotros o no, porque por ahí no quieren, tengan cuidado. Porque por ahora es un pibe bonito, todavía la piba es bonita, igual todavía no tan bonita como Pimpi y Beatriz Paglieri.

Les aclaro que Beatriz Paglieri que está acá, es la que acusan sistemáticamente, de que cuando el Indec empezó a decir las cifras que correspondían, dicen que ella mentía y no que mentían los de antes. No vamos a entrar en ese debate pero mi agradecimiento a las compañeras. Cada una con su discurso y  muy interesante. Y para el debate, y para la reflexión, que es lo que estamos haciendo: debatiendo y reflexionando. Porque una de las canciones que nosotros tomamos como consigna, podemos inventar la letra, pero se nos hace complicado la música que es más que lo más difícil de una canción, la música. Entonces agarramos música y le cambiamos la letra. Pero la que dejamos porque es una que nos convocó, tiene que ver con Zitarrosa. Hace muchos años atrás, imagínense que yo era más chico que el, cuando escuchaba “Desde el Pie”. Era un pibe, imagínense lo que éramos nosotros cuando Zitarrosa cantaba “Desde el Pie” yo tenía 15, 16 años. Y decía que todo crece desde el pie. Y a nosotros, que nos llevábamos el mundo por delante, nos llevamos el mundo por delante y que pensábamos que estábamos ahí a la vera de la revolución y que vivíamos y militamos pensando que la revolución estaba a la vuelta de la esquina, Zitarrosa que ya para esa época tenía 35 40 años o sea qué para nosotros era un viejo, ¿yo soy un viejo para vos no pibe? (pregunta a Juan Marino). Para nosotros Zitarrosa que era un viejo, nos puso en una estrofa de esa canción que crece “Desde el Pie” y lo dijo para nosotros: miren muchachos, no hay revoluciones tempranas. Las revoluciones crece desde el pie. Y esa canción, 70 años después, la volvemos a escuchar con mucha pasión y patriotismo y ahora decimos: que tenías razón Zitarrosa. Pero ya pasaron 70 años desde que el general Perón creara una doctrina para los pueblos del mundo. Y nosotros, humildemente creemos que lo que construyó Perón y enseñó Eva, está en el tiempo, en la oportunidad y en el momento, que se lo empecemos a transmitir a los pueblos del mundo. Porque ya no somos tempranos. Ya pasaron 70 años. Y en esos 70 años pasaron muchas cosas.

Entre otras cosas, que los internacionalismos que estaban en boga, que no son los de la cuarta internacional (esos nunca llegaron a estar en boga), las otras internacionales, los que venían de izquierda y los que venían de derecha, los que venían del este y los que venían del oeste, se terminaron. Y entonces ponen al mundo en la necesidad de reflexionar. Y en esa necesidad de reflexionar, nos empezamos a encontrar con el imperialismo. Correctamente la compañera habla del imperialismo. Ahora resulta que en el país imperial, sin ninguna duda, gano el que no tenía que ganar y se armó un lío bárbaro en el mundo. Sobre un mundo que ya estaba en un lío bárbaro. Porque como el papá no se cansa de decir, que estamos atravesando la tercera guerra mundial. Y fíjense ustedes, que un hecho notable con el cual convivimos en el mundo y que hace que su Santidad en la última Pascua nos pida que recemos, no ya por la paz del mundo, sino para que el año que viene podamos seguir rezando, para que nosotros habitemos la tierra. Porque estamos ahí de la utilización masiva de armamento nuclear y todos saben lo que va a pasar cuando se utilicen masivamente las armas nucleares. No suele hacer parte del debate, no suele. Parecería ser lo mismo hacer una revolución en el marco de la tercera guerra mundial, que hacerla si el mundo no está en guerra. Y no puede ser lo mismo. Decididamente si el mundo está atravesando la tercera guerra mundial, las revoluciones tienen características distintas si así el mundo no está atravesando la tercera guerra mundial. ¿Y quién dice eso? Lo dice el papa compañeras y compañeros. Y dice: “Miren, compañeros y compañeras, necesitamos pensar otro modelo de desarrollo económico porque este modelo de desarrollo económico excluye a los ancianos y a los jóvenes”, y no sirve, ¿y porque los excluye a los ancianos y a los jóvenes?, y porque es un modelo que no crea trabajo. Y está tercera guerra mundial esta dada porque un pueblo se quiere quedar con el trabajo de otro pueblo. Y esta es una diferencia con las anteriores guerras mundiales, cuando un pueblo se quería quedar con el territorio de otro pueblo. Estos se quieren quedar con el trabajo de otro pueblo. Y aquí es donde aparece las particularidades que las tenemos que tener presentes. Porque si el mundo está en guerra por puestos de trabajo, lo que tenemos que pensar es cómo defendemos los puestos de trabajo en Argentina. Y resulta que el compañero presidente el Partido Piquetero dijo: “este oligarca viene por las empresas argentinas”. Un pensamiento extraordinario, dijo: defendamos el trabajo argentino defendiendo las empresas argentinas. Y lo dice el presidente del Partido Piquetero, extraordinario. Cómo nos empezamos a encontrar cada uno desde su cosmovisión en un proyecto común. Porque esto es lo que hacemos nosotros también y lo hicimos durante 12 años. ¿Por qué nosotros administramos el comercio exterior? si no administrábamos el comercio exterior, y entraba mercadería importada. No es que perdía plata el empresario, perdían el trabajo mis trabajadores, qué es lo que pasa ahora. Y yo tengo que defender el trabajo argentino porque Perón en su doctrina enseñó que gobernar es crear trabajo.

Esto, y avanzando sobre el concepto de imperio de la compañera nos remite nuevamente al  Norte, porque el país que tiene 14 portaaviones y la capacidad de destruir el mundo 44 veces, tiene armamento nuclear para destruir al mundo 44 veces, 44 veces. Resulta que en el norte, en el país imperial sin ninguna duda ganó uno que dijo: “voy a defender el trabajo de los norteamericanos” Que casualmente es lo que venimos hablando. Con una política que es idéntica a la que nosotros hicimos hace 5 años atrás con Beatriz Pagliero. En nuestro gobierno recreamos la secretaría de comercio exterior y la primera secretaría fue Beatriz, para administrar el comercio exterior y cuidar el trabajo de los argentinos. Ahora si el va hacer la política que hicimos nosotros hace 5 años atrás, hay algo que hace ruido, ¿que pasa acá?, por que sí lo hicimos nosotros es porque estaba bien, y si hace él lo mismo que hicimos nosotros ¿está mal? No. Parecería ser que el mundo está tendiendo al menos en un elemento, qué es la administración del comercio para defender el trabajo de cada uno de los pueblos, a ciertos pensamientos peronistas, a ciertos y esto es muy interesante porque nunca había pasado.

Fíjense ustedes, en Estados Unidos hacen lo mismo que hicimos nosotros 5 años atrás. Y a 14000 kilómetros de distancia en Roma, tenemos uno de los nuestros que habla nuestro idioma y que cuando habla el mundo hace silencio. Y que los primeros que lo entendemos cuando él habla somos los peronistas. Algo pasa en el mundo que cuando habla el papa el mundo hace silencio, salvo Lanata, el mundo hace silencio. Yo lo vi, yo lo vi. Cuando yo llegué a Roma el argentino más conocido, sin ninguna duda, era Maradona. No hay ninguna duda, ibamos a Vietnam, ibamos a Angola, íbamos a Emiratos Arabes, nos decian : “¿de dónde son?”, “de Argentina”, “Maradona”. Era el argentino más conocido. Cuando Bergoglio fue a Roma siguió siendo Maradona por un tiempo el argentino más conocido. Ahora, ya no es el argentino más conocido Maradona. El argentino más conocido y el hijo más directo de nuestro pueblo desde su fundación hasta ahora es el Papa Francisco, uno de los nuestros. Y cuando él habla el mundo hace silencio y nosotros entendemos lo que dice porque habla un idioma común. No solo en las palabras, sino los conceptos que involucran esas palabras y las oraciones que es la sumatoria de las palabras que expresan las ideas. Nunca nos pasó a los argentinos, nunca pasó que el imperio aplicara alguna política similar a la nuestra. Y nunca pasó que uno de los nuestros le hablara al mundo y el mundo hiciera silencio. Son cosas que tenemos que entender, que coinciden con un ciclo histórico muy particular. Y en ese ciclo histórico muy particular nos encuentra a nosotros en la Capital Federal, armando una lista profundamente peronista y encontrándonos con compañeros diversos muy diversos, muy diverso y por eso  honrado de que me hallan invitado a este acto.

Cómo se hizo en capital Federal me toca cerrar a mí, cuando el próximo acto lo hagamos en la provincia Buenos Aires le va a tocar cerrar a Luis y espero que hagan un acto en la provincia de Buenos Aires y ahí iré. Simplemente por eso es que estoy cerrando yo, no porque tengo más o menos jerarquía de todos los hermosos compañeros, es por esas cosas que las listas se ordenan y el primero en la lista soy yo. Después Luis cuando organicen el acto obviamente que voy a estar ahí y te voy a escuchar atentamente tu discurso de cierre.

En esta lista profundamente peronista, nosotros estamos reflexionando en Unidad Porteña. Unidad porteña es el frente electoral que confeccionó el presidente del Partido Justicialista de la Ciudad Buenos Aires, donde conviven tres espacios, un espacio de izquierda en el que esta el muchacho Itai, un espacio progresista que conduce el compañero Filmus y un espacio decididamente peronista, que es el que se presenta ante ustedes aquí y que si alguien sacara una foto y ve todas estas banderas ve el marco y dice “esto no parece un acto peronista” Y yo lo que estoy diciendo, “este es un acto peronista”. Aunque esté las banderas de la cuarta internacional. Y en esta diversidad que nos estamos encontrando es porque parecería que está llegando a paso redoblado la hora del peronismo. Por eso hable sobre Trump, por eso hable también sobre el Papa y por eso hablé también de Zitarrosa, sobre revoluciones tempranas. Porque si todo se va articulando está llegando la hora de peronismo.

Claro, pero después apareció Lousteau planteándome el tema de la evolución. La Consigna de Lousteau es la consigna de la evolución y como nosotros caracterizamos a este gobierno con un gobierno oligarca, que es el gobierno del mal, no hay ninguna posibilidad de evolucionar del mal al bien. No hay ninguna posibilidad, la evolución del mal es más mal, nunca puede ser el bien. No es que la evolución de un malo para ser el bueno, eso no es cierto. Tiene que haber una transformación muy profunda. Entre otras cosas tiene que pedir perdón, el perdón cristiano. El perdón cristiano es exactamente la transformación revolucionaria del ser humano en su propio ser. Cuando uno pide perdón y se confiesa es porque se revolucionó. Y en términos políticos como no se puede pasar del bien al mal, para pasar del mal al bien nos tenemos que revolucionar, y ahí empezamos hablar de revolución nuevamente. Y nosotros venimos de hablar con los compañeros de la revolución peronista. Porque esta Revolución es peronista, qué es la revolución del amor y la revolución en paz. Quizás permita por primera vez en la historia del peronismo, que cuando el gobierno quede en manos de nuestros candidatos, también quede el poder quede en manos de nuestros candidatos. ¿O ustedes piensan que porque Cristina estaba en el Gobierno tenia el poder? ¿Pero en qué cabeza cabe eso? Entonces en estos 12 años, ¿se piensan que tuvimos el poder? Como los compañeros que hablaron mencionaron que es la posibilidad de llegar al poder los quiero corregir, y humildemente me atrevo a corregirlos, porque soy viejo: NUNCA, NUNCA el peronismo tuvo el poder en la Argentina. Siempre el poder en la Argentina lo tuvieron las 1000 familias oligarcas. El desafío que tenemos los peronistas por primera vez en nuestra historia es no sólo llegar al gobierno sino que, por primera vez, llegar al poder. Y si llegamos al poder vamos a revolucionar la Argentina, no hay ninguna duda. Y esa revolución se va a notar en nuestra forma de vida rápidamente. Porque ustedes no van a pensar que con el 22% de los votos Kirchner llegó al poder, ni Cristina con el 54%. Sino no hubiéramos tenido el campo, lo que nos pasó, lo que nos pasó y lo que nos pasó. Muchachos, a buen entendedor, pocas palabras. Separemos gobierno de poder.

Estas elecciones deberían servir para avanzar en la toma del poder, pero avanzar en la toma del poder es avanzar en la organización. Porque es el único poder que tiene el pueblo, como decía Perón. Que se diferenciaba masa de pueblo por la organización. Ustedes están organizados. Por eso era importante desde el peronismo que hubiera alguna instancia organizacional de nuestro pueblo que se exprese en su liturgia. No es que podemos estar cambiando la liturgia todos los días. Imaginense a los curas haciendo misa y cambiando la liturgia cada dos años a lo largo y a lo ancho del mundo, es un lío. Y yo les aseguro que si ustedes por alguna de esas casualidades van a Alemania y van a misa, van a Roma, van a Washington, Buenos Aires o Montevideo, las misas son iguales. La misa de mañana domingo es igual en todas las iglesias del mundo (la nuestra, la Católica Apostólica Romana). Porque la liturgia tiene esa importancia, no es que uno la puede estar cambiando alegremente. No es lo mismo ver una columna de la UOM donde al frente hay alguien con un silbato, que sí toca un silbato la columna avanza, y sí toca 2 silbatos la columna se detiene, a pensar que podemos ir transitando como si tuviéramos un picnic. No es lo mismo para nosotros, pero mucho menos para ellos, mucho menos para ellos. La liturgia también ordena las cabezas y ordena la sociedad. Uno entra a misa y sabe lo que va a pasar. Uno cuando entran a un acto peronista tiene que saber lo que va a pasar. Y sino, nos desordenamos en la liturgia y se nos empiezan a confundir los métodos y las ideas. Porque los métodos y las ideas no están disociados. No están disociados, están ordenados. Entonces, mi querido Luis, yo no sé si es verdad lo que dijeron los diarios sobre el cierre de lista, pero yo voy a pensar que fue verdad. A mí me honra que vos estés en este palco. Y si no fue verdad me honra igual y este abrazo, que es el abrazo del alma, me alcanza. Ojalá no haya sido verdad. Porque no es menor, no es menor. Y en esto de la liturgia, la liturgia peronista dice que nos tenemos que mirar a los ojos y tenemos que construir conocimiento entre todos. Construir conocimiento entre todos es construir conocimiento desde el pie. Como decía el que se murió en Centroamérica, Facundo Cabral: “vuelen bajito porque ahí está la verdad”. Y para aprehender, con h en el medio, lo que dice el pueblo hay que escuchar más que hablar, y está muy bien que hay que escuchar. Lo que pasa es que es cierto que en nuestro gobierno también venían algunos que querían bajar línea, que parecía que tenían el conocimiento, cuando Kirchner fue el que dijo: “vengo adelante de ustedes a decirles que tengo sólo la media verdad, y quizás la media verdad menos importante”. Ua cosa es hablar desde la media verdad y otra cosa es hablar desde la verdad absoluta. Nosotros humildemente venimos en nuestra campaña a hacer una liturgia y a decirles: “solamente tenemos la media verdad y quizás la menos importante, la más importante sigue estando en el pueblo organizado”. Y esto es lo que me motivó cuando humildemente el compañero Marino me vino a decir: “soy trotskista, nosotros somos esto, el Partido Piquetero, y te vamos a acompañar. Pero hay que ver porque vos venís del peronismo y sos peronista y sos católico, y nosotros somos trotskistas y ateos”. Y yo le digo: “no hay inconveniente porque nos vamos a encontrar en el tránsito de la revolución, y en esta etapa de la revolución nos toca conducir a los peronistas”. Es como que nos subimos juntos en Once al tren y vamos todos juntos, y yo me bajo en Moreno. Y capaz que el tren sigue, no lo sé, porque yo me bajo en Moreno. Y si quiere me llevará a Flores al entierro, capaz que el tren sigue pero yo lo voy a ver desde otro lugar. Y estará bien porque hasta Moreno vamos juntos, esto es lo que explica el porqué de que éste también es un acto peronista: porque finalmente la liturgia del acto es peronista. Nos estamos escuchando, nos estamos mirando, sabemos lo que estamos diciendo y nos estamos organizando: no es un picnic. El único que está comiendo acá es un nenito que está ahí con la teta. Esto no es un picnic: venimos a reflexionar de política y es lo que estamos haciendo. Los discursos de los compañeros fueron profundamente políticos.  Y como estamos acá que es donde hay que transformar la realidad desde su raíz es que venimos a decirles: “miren compañeros, está empezando la larga marcha de la revolución del movimiento nacional justicialista, que queda definida en tres categorías: la nacional, la continental y la universal”. Si escuchan, después lo pone el sonidista, Evita Capitana, hay una estrofa que dice: “Perón creó la doctrina para los pueblos del mundo”. Pero ¡claro!, en ese momento, en el ’46, los pueblos tenían otras doctrinas. Ahora resulta que eso se terminó: una se terminó con la caída del muro de Berlín y la otra se terminó con Trump, cuando empieza a administrar el comercio exterior. Porque si algo hizo Trump administrando el comercio exterior es terminar con el Consenso de Washington. Y resulta que va a levantar un muro horrible. Pero resulta que nosotros recuperamos a los compañeros de México y lo que nunca se tuvo que haber desunido se vuelve a unir. Y el NAFTA estaba mal, y el ALCA también, por eso acá tengo a uno de los organizadores del contra-ALCA, por eso pregunto: si era el ALCA el que estaba mal, porque el NAFTA estaba mal, ¿por qué no está estaba mal también el tratado del Pacífico? Por eso les pregunto humildemente a mis compañeros del espacio que se llama Progresista: ¿por qué los progresistas querían que ganara Hillary Clinton, que es la que iba a hacer el tratado del Pacífico? Pero ¿qué les pasa? Tienen algún problema de entendederas muy claro. Claro, estos mismos progresistas, entre comillas, porque no son revolucionarios como ustedes, en el 2003 se perdieron la única oportunidad que hubo de votar a Kirchner presidente. ¡Muchos de los que ahora me quieren venir a enseñar política en el 2003 votaron a la Carrió, porque en ese momento la Carrió era progresista! Esa categoría es muy extraña, no la termino de entender. Y ahora hubiesen querido que ganara Clinton que hace los acuerdos de comercio internacional que son los que destruyen el trabajo en el mundo. ¿Quién lo dice? El Papa. ¿A dónde? En Bolivia. ¿En qué momento? En el encuentro con los movimientos populares. Y no dijo sólo “Tierra, techo y trabajo”. Dijo: “Tierra, techo y trabajo es la conclusión del desarrollo justo, inclusivo y sustentable”. ¡Y ahora me vienen con los acuerdos de libre comercio!

Entonces hay que hacer la interpretación correcta de lo que está pasando, y la interpretación correcta de lo que está pasando que estamos transitando un mundo extremadamente apasionante que está costando miles de vidas, no hay ninguna duda: puede costar millones de vida. Por eso el Papa pide que no se utilice armamento nuclear. Este es un mundo donde estamos a la vera de las grandes transformaciones. Porque se están poniendo en valor nuevamente los modelos nacionales. Pero que se pongan en valor los modelos nacionales no significa inexorablemente que va a brotar lo mejor de los pueblos, porque Europa mostró que pueden brotar los modelos nacionales y cobrarse 60 millones de muertos. Pero hay una doctrina en el mundo que hice que hay que poner en valor a los modelos nacionales y que un pueblo siempre tiene que amar a otro pueblo. Y eso se llama justicialismo, eso se llama Perón. Y ahí estamos yendo, humildemente. No sólo tenemos que ganar en la Capital sino que vamos a tener un extraordinario triunfo peronista a lo largo y a lo ancho del país: todos los votos peronistas son importantes. Necesito que el peronismo gane mañana en el Chaco, necesito ganar en Formosa, necesito ganar en Misiones, en La Rioja, necesito ganar en todos lados donde se presente un peronista. Y en la provincia de Buenos Aires se vota bien primero va a ganar una peronista, después va a ganar otro peronista, tercero va a salir otro peronista y en cuarto lugar va a quedar el oligarca de Bullrich-Ocampo. Y esto es lo que nosotros estamos buscando, que es el correlato de esta lista peronista en la Capital Federal que hace muchos años que el peronismo se debía. Porque hay un debate intrínseco no resuelto: si nosotros vamos a convocar a los sectores medios siendo tranquilitos y disimulando nuestra identidad o vamos a decirle a los sectores medios, entre ellos a los radicales: “no sean boludos, voten un peronista de ley que es la única manera que tienen de volver a ganar plata”. Y ahí ese debate no fue saldado y estas PASO nos permiten saldar, entre este peronismo difuso y un peronismo explícito. Y yo les estoy hablando a mis compañeros peronistas para que voten al peronismo explícito. Y si a mí me vota la mitad de los peronistas de la Ciudad, gana Moreno y ganan ustedes, ahora que son peronistas ganan ustedes, no tengan ninguna duda. Yo soy solamente un instrumento y seguramente el próximo candidato va a ser Marino. Y no tengo ningún problema: esto es un continuo, acá no hay ningún salvador. Es un continuo: uno se va y viene el otro, y así sigue la historia. Y en ese esquema nosotros vamos construyendo la verdad.

Con los peronistas somos el 25%. ¿Cómo hacemos para ganar? Y porque nos van a votar los radicales, como dije antes. ¿Saben cómo va a estar el guiso en octubre? A octubre el guiso va a llegar muy espeso. ¿Qué va a pasar con los radicales, que tienen la lealtad de los mosquitos? El hijo le va a preguntar al papá: “¿qué tengo que votar?” el mismo domingo de la votación, y le va a responder: “no digas nada, pero votá a Moreno porque me estoy fundiendo”. Esto es lo que tenemos que conseguir. Y no es que votando a Pipi, a Moreno o a Juan nosotros no sabemos a quién votamos. Sabemos a quién votamos, no lo disimulamos, y sabemos la liturgia que tenemos: la mostramos y estamos orgullosos de nuestra liturgia porque sirve para organizar a nuestro pueblo y tomar el poder. ¿Ustedes piensan que la toma del poder es solamente un hecho voluntario? Está en discusión la plata, y ¿piensan que la van a largar porque les demos un debate intelectual? Si hubiese sido así ya lo hubiesen largado. Entonces la organización no sólo vence al tiempo sino que te permite tomar el poder.

Y entonces, mis queridos compañeros del Partido Piquetero, de la Cuarta Internacional, esta etapa de la Revolución es una Revolución peronista. En esta etapa de la Revolución les decimos gracias por acompañar la agenda peronista, les decimos gracias, gracias por votarnos y organizarse, gracias por ayudarnos a construir los días más felices, que ustedes saben que fueron, son y serán peronistas. Pero ahora por primera vez los pueblos del mundo serán felices porque se viene de verdad la revolución internacional justicialista y nosotros vamos a decir: “general Perón, tuviste razón. Ahora podemos ser felices porque los pueblos del mundo son peronistas”. Gracias compañeros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s