[EL PIQUETERO N°1 – 2° ÉPOCA] VENEZUELA: DEFENDAMOS LA ASAMBLEA CONSTITUYENTE

La derecha fracasó: pasaron más de 3 meses y el golpe sigue sin tener apoyo popular

CONTRA LAS SANCIONES IMPERIALISTAS Y EL GOLPISMO

DEFENDAMOS LA ASAMBLEA CONSTITUYENTE

Todos los partidos políticos de América Latina tenemos la obligación de rechazar la invasión de EEUU y reconocer la legitimidad de la Constituyente

Juan Marino // @JuanMarinoTPR

Christian Armenteros // @ArmenterosTPR

Junio va a ser un mes crítico en la historia de América Latina y Venezuela. Tras más de 90 días de continuos intentos de golpes de Estado que fueron una y otra vez derrotados por no contar con apoyo popular, la derecha escuálida parece estar preparándose para la aventura. Capriles advirtió que: “Se han puesto el  miércoles (7 de junio) como fecha límite para que no haya ni un venezolano en la calle defendiendo la Constitución. Cada ciudadano está luchando como puede. No ha habido en Venezuela un momento más oscuro como el que hay ahora”. En la misma línea, otros medios de prensa señalan que la oposición venezolana llamó a “escalar” la presión en las calles en contra del gobierno del presidente Nicolás Maduro, al asegurar que junio será “un mes definitivo”, y anunció que el “objetivo fundamental” será impedir la Asamblea Constituyente. Señaló igualmente, sin entrar en detalles, que están “a días de plantearle al país una vía clara que permitirá poner contra la pared” al gobierno e “impedir” la Constituyente. La primer obligación, por lo tanto, para todo revolucionario latinoamericano, y que nosotros cumplimos como TPR, es solidarizarnos con Venezuela y lanzar una fuerte campaña política en contra del golpe pro-imperialista que puede darse en los próximos días.

LA CONSTITUYENTE NO ES PARA “CUBANIZAR VENEZUELA”, ES PARA PACIFICAR EL PAÍS AISLANDO A LOS GOLPISTAS

Otra mentira de la derecha golpista que debe ser refutada es que la Constituyente formaría parte de un supuesto proceso de radicalización autoritaria del gobierno chavista. Esas son exactamente las mentiras que propagan personeros neoliberales como el ex-presidente español Aznar. Por el contrario, se trata de una medida defensiva para involucrar de lleno al pueblo por medio de una profusa deliberación popular que termine por aislar a los grupos de choques ultra-minoritarios que aún no han sido desactivados por los planes Zamora y Operación Tun Tun que impulsa el gobierno de Maduro. En este sentido, la Constituyente se trata de exactamente lo contrario: lejos de ser una ruptura con el imperialismo o una medida de represión a los golpistas se trata, por el contrario, de una re-edición de los diálogos de paz para tratar de re-establecer un acuerdo político con la derecha golpista. La convocatoria a la Constituyente, por lo tanto, no sólo es una medida legítima por parte del gobierno de Maduro sino que es, también, una medida moderada que apuesta a una solución negociada. No por nada la propia Goldman Sachs confía en la “estabilidad jurídica” (el pago de la deuda externa) y acaba de comprar hace una semana $2.800 millones  de deuda de PDVSA.

La derecha, por el contrario, ¡denuncia a Goldman Sachs! y rechaza cualquier acuerdo. O sea, son “más imperialistas” que la banca imperialista. Gómez Allup declaró que “no participamos porque esa prostituyente no es una elección, sino una asamblea del Psuv. ¡Es una cagada!” (Noticiero Digital, 3/6). “‘Cualquier participación en dicho proceso es un acto de complicidad con el fraude a la Constitución y por ende quien llegare a realizarlo se declara copartícipe del fraude’, anunció la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), en un documento leído en rueda de prensa. ‘Todos los partidos de la Unidad Democrática suscribieron documento en rechazo al fraude de la Constituyente’” (AFP, 31/5).  Por su parte, María Corina Machado planteó: “A Maduro y a los cubanos, que les quede claro: Ni la constituyente va, ni dejamos la calle; ¡Ustedes se van!” (El Nacional, 30/5). Que la derecha rechace participar, por lo tanto, muestra su grado de irracionalidad y vocación golpista y autoritaria.

CON SU CRÍTICA DEMOCRATIZANTE, LA IZQUIERDA MORENISTA Y EX-CHAVISTA CONTRIBUYE A LA DERECHA GOLPISTA

La ex-defensora del pueblo venezolano, Gabriela Ramírez, se manifestó en contra de la propuesta de Maduro con argumentos puramente formales: “ninguna asamblea puede catalogarse como Constituyente si primero no bebe de la soberanía popular. Sus bases comiciales deben pasar por la aprobación universal y directa de todo el país” (El País, 29/05). Esto fue saludado con beneplácito por el imperialismo y la derecha, pero también por la “izquierda” morenista, como Marea Socialista. Su dirigente Nicmer Evans tuiteó: “Confío en que el goteo institucional erosione, junto a la protesta, la negociación y el surgimiento de nuevos actores, al autoritarismo”. Con esta orientación, la izquierda se suma al carro del golpismo continental.

En Argentina, tuvimos que vivir el espectáculo vergonzoso de que Izquierda Socialista haya sido el único partido de nuestro país en hacer una acto en la Embajada de Venezuela exigiendo ¡FUERA MADURO! Desde la TPR repudiamos y desautorizamos a Izquierda Socialista por no tener ninguna autoridad para arrogarse la representación política de la izquierda argentina y mucho menos para sumarla a los planes de la derecha pro-imperialista.

Por el contrario, el rol de la izquierda anti-imperialista es en primer lugar blindar a la Constituyente contra la derecha golpista. El quiebre del mandato constitucional y la falta de soberanía es el latiguillo de la derecha para imponer una intervención extranjera. Se trata, por lo tanto, de apostar todas nuestras fuerzas contra el golpe.

¡ABAJO LAS SANCIONES ECONÓMICAS Y EL ACOSO DIPLOMÁTICO CONTRA VENEZUELA!

18447432_1356450227767734_3104758440054197910_n.jpgLo que la izquierda democratizante se niega a reconocer es que el debate sobre la Asamblea Constituyente se desarrolla en el marco de un país asediado por el imperialismo. Es decir que la tendencia bonapartista (a reforzar la autoridad del Ejecutivo) tiene un inconfundible rol defensivo. La asonada golpista incluyó el pedido de intervención internacional por parte de los gobiernos de Perú y Colombia. Quienes juegan por fuera del Estado de Derecho son los partidos de derecha que quieren acortar el mandato constitucional de Maduro para poner a Venezuela al servicio del imperialismo. Allup llegó al extremo misógino de atacar a la Asamblea como Prostituyente (en lugar de Constituyente). Han congelado bienes e imposibilitado de realizar transacciones financieras en territorio estadounidense a los jueces del Tribunal Supremo venezolano. Como denunció la canciller Delcy Rodríguez, se trata de una injerencia inaudita extraterritorial y unilateral por parte de Trump. Esto viene luego de sanciones al vice-presidente y otros funcionarios. Incluso hay sectores que impulsan las sanciones económicas a toda la economía venezolana, como el ex-presidente uruguayo Sanguinetti, que pidió “restarle oxígeno” al país (Correo de los Viernes, 5/5).

En la última reunión de OEA como canciller, Malcorra pidió junto a las ministras de Panamá y Colombia tomar fuertes medidas contra Venezuela. La OEA debate tres propuestas sobre la crisis que vive Venezuela, las que para su aprobación necesitan de 22 votos, o dos tercios de los 34 miembros que asistieron al encuentro. Dos proyectos llaman al diálogo, rechazan la Constituyente, piden que se cumplan los compromisos acordados en 2016 y se respete a la Asamblea Nacional. Los Estados de Perú, Canadá, Estados Unidos, México y Panamá presentaron una propuesta para que la OEA inste al Gobierno de Nicolás Maduro a frenar la convocatoria de la Asamblea Constituyente “en la forma en que está concebida actualmente”, así como a suspender los enjuiciamientos de civiles por tribunales militares, entre otros aspectos. El tercero, que cuenta con el respaldo de las naciones caribeñas, reconoce la necesidad de diálogo y solicita a Venezuela que revise su decisión de retirarse de la OEA.

Lo que la izquierda democratizante niega, por lo tanto, es este intento de intervención extranjera en curso. La izquierda revolucionaria, por el contrario, tiene que tener en claro que el punto de partida de la lucha por la democracia en Venezuela es pelear contra cualquier injerencia imperialista. Por eso, desde la TPR, saludamos enérgicamente la histórica decisión soberana del gobierno de Venezuela de romper con la OEA.

QUE SE ESCUCHEN LOS RECLAMOS OBREROS Y CAMPESINOS EN LA ASAMBLEA CONSTITUYENTE

En ese marco, la crítica revolucionaria al chavismo pasa por arbitrar todos los medios para que los verdaderos representantes de los explotados sean quienes puedan transformar la Constituyente de mero foro jurídico a un polo de atracción política y social. Se trata de garantizar que la voz de los explotados sea escuchada. En este sentido, son los sindicatos, las organizaciones obreras y campesinas las que pueden, con sus reclamos, impulsar una movilización que la llene de contenido popular y la transforme en un canal de organización popular anti-imperialista.

EL IMPERIALISMO SE EQUIVOCA: DESALOJÁNDOLO DEL PODER NO TERMINA CON EL CHAVISMO SINO QUE ABONA UNA RADICALIZACIÓN ANTI-IMPERIALISTA

Por último, corresponde hacer una aclaración: nadie sabe de antemano cuál será el resultado de junio pero, lo que sí se puede afirmar, es que la tesis impulsada por la derecha del “cambio de ciclo” en América Latina se ha revelado totalmente falsa. No sólo por la victoria de Lenin Moreno y los constantes golpes entre golpistas como el caso del golpe de O Globo a Temer en Brasil. Lo fundamental es que se ha verificado la tesis (que sostuvimos como una posibilidad teórica desde la TPR) que conforme más ataque el imperialismo lo único que va generar es mayor radicalización y combatividad política. El continente no atraviesa ninguna “estabilización derechista”, frente a la cual la continuidad del chavismo sería una anomalía. Si vale la pena aprender algo de la experiencia de la lucha popular contra Macri en Argentina es que, desalojado del poder, el nacionalismo lationamericano puede tomarse revancha. Un chavismo desalojado del poder será un animal fuera de su jaula ansioso de unirse con todas las luchas de su pueblo contra los golpistas. La generalización de la polarización política, y por lo tanto el desarrollo de la situación prerrevolucionaria, abre el camino para combatir a los golpistas y construir un frente anti-imperialista en toda América Latina. ¡Golpistas! ¡Fascistas! ¡No pasarán!

5 de junio de 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s