[EL PIQUETERO N°1 – 2° ÉPOCA] MASACRE EN BRASIL: LOS GOLPISTAS ASESINAN 130 PRESOS

LA PEOR VIOLACIÓN A LOS DERECHOS HUMANOS EN TODA LA HISTORIA DE BRASIL

MASACRE EN BRASIL: LOS GOLPISTAS ASESINAN 130 PRESOS

Natalia Saralegui // @NatiSaralegui

La orientación política de los golpistas de protección de la Policía Militar y de luz verde a la represión se hizo patente en enero en el marco de la rebelión que se llevó adelante en las cárceles de Brasil. Tan solo en un mes, asesinaron a 130 personas privadas de su libertad en las cárceles de Manaos, Paraíba, Boa Vista, San Pablo y Natal. Las muertes de enero superan en cantidad a las de la mayor masacre en las penitenciarías de Brasil: Carandiru (ver nota). Era considerada como la violación de derechos humanos más grande conocida en la historia de Brasil. Este límite fue superado por la represión de los golpistas.

UN SISTEMA PENITENCIARIO CONTRA LA CLASE OBRERA, LOS JÓVENES Y LOS NEGROS

Ante esta gravísima situación nos hacemos eco de la denuncia que realizan los compañeros del PCO de Brasil en la que denuncian la política de encarcelamiento masivo a la clase obrera brasilera y las condiciones inhumanas y de tortura que se sufren en el país vecino. El régimen político en Brasil desarrolla una política de encarcelamiento masivo contra la clase obrera, siendo en la actualidad el cuarto país en el mundo con mayor población privada de su libertad (luego de EEUU, China y Rusia). En este sentido, el informe de 2016 del Departamento Penitenciario Nacional (Depen) totalizó que hay 622.202 personas privadas de su libertad. Esto representa 306 detenidos por cada 100 mil habitantes, el doble de la media a nivel mundial que es de 144. Este mismo informe indica con claridad que la que va presa es la juventud y el pueblo negro: “El 55% tiene entre 18 y 29 años, a pesar de que ese grupo etario representa sólo el 18,9% de la población general. El 67% son negros, cuando en el país son el 51 por ciento” (Infobae, 07/01/2017).

LAS CÁRCELES DE BRASIL SON “INFIERNOS TERRESTRES”

Como lo señalan los compañeros del PCO de Brasil, los golpistas han convertido las cárceles de Brasil en verdaderos “infiernos terrestres”: “una política que tiene como eje colocar a los presos en situaciones sub-humanas y el encarcelamiento en masa cuando Brasil tiene el doble de presos en relación al número de plazas disponibles” (Crise nos presídios, mais uma rebelião, 25/01/2017, Diario Causa Operaria).

Concretamente la diferencia es 622.202 detenidos sobre 370.000 plazas disponibles, lo que significa que los penales duplican la población para la que fueron habilitados dando lugar a muertes por enfermedades que se podrían tratar, suicidios y más homicidios. A su vez, el 40% de todos los detenidos no ha tenido aún un juicio, esto significa que solo por estar procesados pasan años hasta que se fijan las fechas de inicio del debate.

Esta situación ha motivado la denuncia en marzo de este años ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por la política de tortura y violación sistemática de los derechos humanos dentro de las prisiones. La rebelión en las cárceles en enero pone de relieve que la política de encarcelamiento masivo no solo es reaccionaria y anti-obrera sino también inviable.

MILITARIZAN LAS CÁRCELES, MILITARIZAN BRASIL

Las torturas y violaciones a los derechos humanos en las cárceles tiene como responsable a Temer y al Congreso golpista que redujo en 2016 el presupuesto destinado al servicio penitenciario. Dicha reducción desde el 2014 es del 85%. La reducción presupuestaria mientras se incrementa la cantidad de detenidos hace crecer los “infiernos terrestres” y presiona hacia la privatización. La respuesta que da el gobierno es vaciamiento y más represión, justificándola sobre la base de acusar a las “bandas de crimen organizado” por provocar la rebelión y no al estado sub-humano al que condena a 620 mil habitantes.

En este cuadro se ubica la campaña por la intervención de las Fuerzas Armadas en las cárceles brasileras, iniciada por el ultra-derechista medio O Globo y luego tomada por el ejecutivo golpista, llevada adelante en algunos estados como Pernambuco y Río Grande del Norte. Tal como denuncia el PCO en su periódico: “En Natal ya hay casi 2 mil miembros de las Fuerza Armadas patrullando la ciudad (…) [la medida] fue adoptada porque las peores pesadillas de los golpistas se tornaron realidad: la rebelión en la penitenciaría de Potiguar incentivó una serie de acciones violentas en el todo el Estado. En Pernambuco el Ejército asumió el comando de la ciudad durante un mes a fines del año pasado (…) De hecho, la intervención militar ya tiene lugar en el Estado de Rio Grande do Norte – y también ya ocurrió en Pernambuco” (Crise nos presídios: pretexto para intervenção militar, 23/01/2017, Diario Causa Operaria).

Por la unidad de la clase obrera, dentro y fuera de los muros de las prisiones, se vuelve central la lucha contra la intervención de las fuerzas armadas. El reforzamiento del aparato militar de las cárceles refuerza la intervención militar en la vida de aquellos que no están detenidos y atemoriza a la población que sale a las calles a luchar. A su vez, mientras luchamos contra la política del encarcelamiento masivo se vuelve central exigir el cese de las torturas y violaciones a los derechos humanos de las personas detenidas.

“CÁRCELES PRIVADAS, MASACRES PÚBLICAS”

El debate sobre la salida para la gobernabilidad de las cárceles brasileras en el marco de una política de encarcelamiento masiva llevó a que se vuelva a discutir la privatización de las cárceles, empezando por un artículo del grupo derechista MBL en Folha de S.Paulo y luego prolongado en los medios de comunicación.

Uno de los motivos para decir no a esta nefasta campaña de crear centros de detención en manos de empresarios capitalistas es la situación que se vive en los presidios de Manaos. La cárcel de Manaos -la cual en enero ha tenido más de 60 muertos- es administrada por una empresa privada, de nombre “Umanizzare”. La misma recibe del Estado 326,3 millones de reales por año, lo que representa incluso más dinero por preso que las cárceles públicas. Pero este dinero de ninguna manera mejora las condiciones de vida de los detenidos sino que las empeora en pos de mayores ganancias para los capitalistas.

Una parte de la plata del Estado termina siendo desviada a los partidos políticos que militan por más encarcelamiento. Ejemplo de ello es el caso del que fuera diputado federal por el PSD (Partido Social Democrático) de Amazonas, Carlos Souza, que recibió 212 mil reales en concepto de “donaciones” de las empresas que administran 6 de las cárceles de Amazonas. Son luego esos parlamentarios los que votan leyes de mano dura, represión y más encarcelamientos.

La situación de Brasil en este punto va a contramano de las políticas carcelarias a nivel mundial que ha mostrado (como en Estados Unidos y en Nueva Zelanda) la inviabilidad del sistema privado de prisiones. Consultado el especialista Rogerio Dultra dos Santos describe que “la mayoría de los países de Occidente que experimentaron con la privatización de las cárceles están dando marcha atrás por los desastrosos resultados que tuvieron, pero Brasil está viviendo un boom. Esto provocó un abaratamiento de los costos que resultó muy caro para la sociedad. Hay una precarización de los servicios, personal mal entrenado y remunerado, con alta rotación y poco compromiso con su función” (Infobae, 07/01/2017).

DEFENDAMOS LOS DERECHOS POLÍTICOS DE LOS PRESOS

Como explica el PCO de Brasil: “La política de los golpistas es criminal y llevará a una escalada de masacres en las prisiones brasileras. Los golpistas van a aumentar todavía más la población carcelaria, imponiendo una barbarie aún mayor de esta población como así también el aumento de la represión. La prisión es un elemento fundamental para la dominación de la burguesía y para el desenvolvimiento del golpe, porque sirve para aterrorizar y castigar a los oprimidos y a los opositores de los golpistas” (Presídios alojam o dobro da sua capacidade: crime de lesa humanidade, Diario Causa Operaria, 05/01/2017)

Si de los 620 mil presos, el  41% son personas que tienen prisión preventiva y que no ha tenido acceso al derecho de ser juzgado lo que se necesita es tener acceso a un juicio justo y obtener la libertad. A su vez exigimos el fin de la represión y de criminalizar a los movimientos sociales y las organizaciones políticas. Basta de torturas y violación a los derechos humanos en las cárceles. Si no pueden garantizar condiciones dignas de alojamiento en las cárceles, terminemos con el hacinamiento dando la libertad general para todos los presos. No más consumidores detenidos por uso de drogas ni por delitos de bagatela, menores e insignificantes. No a la baja en la edad de imputabilidad ni a las leyes de endurecimiento de las penas y de mano dura. Contra el grupo de choque asesino que es la Polícia Militar, exigimos su disolución. Contra la mafia judicial que lleva adelante la política de encarcelamiento masivo vamos por su destitución y por jueces electos por el voto popular. Fuera el reaccionario ministro de Justicia Alexandre de Moraes. Por la organización política revolucionaria de todas las personas privadas de su libertad. Por la unidad de los luchadores dentro y fuera de los muros.

——

CRONOLOGÍA DE LOS MOTINES Y ASESINATOS MASIVOS EN LAS CÁRCELES DE BRASIL EN ENERO 2017

01/01/2017.- Motín y masacre de Manaos: 56 muertos en el Complejo Penitenciario Anísio Jobim (ComPAJ), cercano a la localidad de Manaos, estado de Amazonas.

02/01/2017.- 2° Motín de Manaos: 4 muertos en la Unidad Prisional do Puraquequara (UPP). Es el segundo motín consecutivo ocurrido en una unidad penitenciaria cercana a la localidad de Manaos.

04/01/2017.- Patos: 2 muertos en un motín en la unidad penitenciaria de Patos, estado de Paraíba.

06/01/2017.- Boa Vista: 33 muertos en la unidad penitenciaria de Boa Vista, estado de Roraima.

08/01/2017.- 3° Motín en Manaos: 4 muertos en la unidad penitenciaria Raimundo Vidal Pessoa, localidad de Manaos.

13/01/2017.- Sao Paulo: 2 muertos en lo que las autoridades de la unidad penitenciaria presentaron como una “pelea entre detenidos”.

14/01/2017.-  Natal: 26 muertos en el penal de Natal, estado de Rio Grande do Norte.

15/01/2017.-  Paraná: la policía de Paraná asesina a 2 presos.

——–

MASACRE DE CARANDIRU: GOLPISTAS DAN IMPUNIDAD A LA POLICÍA MILITAR

La masacre de Carandiru fue la mayor masacre contra población penitenciaria en la historia de Brasil y a lo largo de los años la lucha por justicia constituyó, según los medios, el mayor juicio en la historia de este país. En la masacre de Carandiru ocurrida el 2 de octubre de 1992 la Policía Militar asesinó a 111 personas privadas de libertad que estaban luchando en la Penitenciaría de Carandiru, en San Pablo. En septiembre de 2016 la Cámara Penal del Tribunal de Justicia de San Pablo anuló la condena de los 74 policías acusados de esta masacre haciendo caso a la defensa que postuló que los 111 homicidios respondieron a la “legítima defensa” de la Policía Militar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s