[EL PIQUETERO N°1 – 2° ÉPOCA] 28 DE ABRIL: LA HUELGA GENERAL MÁS GRANDE DE LA HISTORIA DE BRASIL

28 DE ABRIL: LA HUELGA GENERAL MÁS GRANDE DE LA HISTORIA DE BRASIL

24 de mayo: #OcupaBrasilia contra las reformas jubilatoria y laboral.

Junio: 2° huelga general contra los golpistas

JUAN MARINO*

El 28 de abril tuvo lugar la huelga general más grande de la historia de Brasil. Según la dirección de la CUT, pararon más de 40 millones de trabajadores. Fue la primera huelga general luego de 21 años. Convocada por todas las centrales sindicales del país, constituye una respuesta contundente del movimiento obrero contra los golpistas. Tuvo lugar en el marco del intento del Congreso golpista por imponer las reformas reaccionarias del sistema jubilatorio y del régimen laboral. La irrupción del movimiento obrero brasileño continuará con la movilización planificada para el día en que se tratarán las reformas en el Congreso, el 24 de mayo, bajo el título de #OcupaBrasilia. La dirección de la CUT ya ha anunciado una nueva huelga general para principios de junio, la cual, según caracterizan, será mayor a la del 28 de abril.

LA HUELGA GENERAL CAMBIÓ LA SITUACIÓN POLÍTICA EN BRASIL

La huelga general abre una nueva etapa en la situación política. Pasamos de un diciembre donde la burguesía discutía la destitución de Temer para pasar, o a elecciones adelantadas y amañadas por la derecha, o a la intervención directa de los militares, a un mayo donde no encuentran una variante de recambio a Temer y donde no logran doblegar al movimiento obrero y popular. La fragilidad del régimen montado por los golpistas se verifica en la nula popularidad de Temer y en la inexistencia de un candidato de la derecha con algún tipo de proyección electoral. Si Temer aún logra comandar la iniciativa de los golpistas, y aprobar las reformas reaccionarias en el Congreso, es por este impasse político y por el apoyo directo que le ha brindado el propio Trump. Pasamos, por lo tanto, de un diciembre donde el cuadro amenazaba con transformarse en abiertamente contrarrevolucionario, a un mayo donde la situación prerrevolucionaria está más viva que nunca, con un movimiento obrero que se pone de pie y con la cuestión del poder a flor de piel.

Este cuadro ha determinado el crecimiento de Lula en las encuestas. Es el único candidato presidencial que cuenta con más del 30% de apoyo, según la encuesta publicada por Folha, un diario abiertamente golpista. La absoluta mayoría del Frente Brasil Popular, que comanda el proceso popular anti-golpista, ha lanzado la campaña “Lula 2018”. Orientan al movimiento popular hacia el proceso electoral del año que viene, colocando como única salida posible a la agenda de los golpistas, el retorno de Lula al gobierno. La derecha está preocupada por esta situación y ha expresado la necesidad de construir un candidato propio para las elecciones. Tanto Aecio Neves como Alckmin, del PSDB, se han derrumbado en las encuestas, lo que ha generado que comiencen a construir alternativas a través del intendente de San Pablo, Doria (un Macri brasileño), o Bolsonaro, un elemento rabiosamente derechista. Todo el proceso político se orienta hacia las elecciones de 2018, y la posibilidad de la proscripción de Lula es una medida que evalúa la derecha para inviabilizar el retorno del PT al gobierno.

POR CANDIDATURAS OBRERAS Y CAMPESINAS DEL FRENTE BRASIL POPULAR CON LULA A LA CABEZA. POR UNA LUCHA DE CLASES INTEGRAL CONTRA LOS GOLPISTAS.

Lo que sucede es que la posibilidad de que Lula se presente en 2018 va a estar mediada por la lucha política contra los golpistas y la persecución judicial. De ahí que la pelea electoral no puede estar separada de la intervención política del movimiento obrero y campesino en todas las etapas de la lucha política contra los golpistas y su agenda. El Frente Brasil Popular tiene que rechazar cualquier acuerdo con candidatos derechistas y golpistas, como ocurrió durante las municipales donde el PT realizó acuerdos con el PMDB. Tampoco debe subestimar a los golpistas: la alta aprobación popular de Lula, por sí sola, no es suficiente para detener la persecución judicial. Por el contrario, la derecha puede evaluar, como único instrumento para evitar el triunfo de Lula, su proscripción e incluso la postergación de las elecciones hacia 2020 (como plantea el proyecto de ley presentado por un diputado de la derecha). El Frente Brasil Popular tiene que poner en pie comités de lucha en las fábricas, las ocupaciones de tierras y los barrios populares, para impulsar #OcupaBrasilia, la nueva huelga general y la lucha contra la persecución a Lula. Son esos comités los que tienen que elegir candidatos obreros y campesinos que, junto con Lula, se presenten a las elecciones contra el régimen golpista. El movimiento obrero y campesino que se ha puesto de pie en Brasil contra los golpistas tiene que desarrollar una lucha de clases integral para derrotar el golpe y conquistar un gobierno obrero y popular.

* Participó junto al PCO de la huelga en los piquetes de los metalúrgicos de ABC, la mayor concentración obrera industrial de San Pablo, y del subterráneo, así como también de la movilización y el acto frente a la casa de Temer.

* Este artículo fue escrito previo al 17/5, cuando explotó la crisis política por los videos de corrupción de Temer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s