[REVISTA DE LAS PIQUETERAS N°9] 1 BILLION RISING: REVOLUTION

1 de cada 3 mujeres en el mundo serán golpeadas o violadas durante su vida. Eso es MIL MILLONES DE MUJERES Y NIÑAS

LEVANTAMIENTO DE 1 BILLÓN: REVOLUCIÓN

Activistas por un cambio radical para terminar con la violencia machista convocaron cientos de eventos mundiales en 200 países

Un masivo levantamiento de la juventud tuvo lugar alrededor del mundo, con una campaña que fue tendencia en el Reino Unido.

En Hong Kong activistas bailaron exigiendo justicia por Erwiana el año pasado. Este año, Erwiana también bailó

Pronto subiremos fotos de este ascenso mundial

17 de febrero de 2015 – El sábado 14 de febrero hubo un levantamiento de 1 billón de personas: Activistas revolucionarios se levantaron en más de 200 países alrededor del mundo para terminar con la violencia hacia las mujeres y niñas, y convocaron a un cambio radical en la conciencia para terminar con la epidemia global del abuso, que sufre una de cada tres mujeres en todo el mundo. Por tercer año consecutivo mujeres, hombres y jóvenes formaron parte de la campaña “One Billion Rising” (levantamiento de 1 billón. [NdR: equivalente a mil millones en castellano]), liderando y participando en acciones, danzas, eventos artísticos y políticos y encuentros en cientos de países alrededor del 14 de febrero. Estos levantamientos provocaron acciones artísticas impulsadas por la comunidad para traer un nuevo mundo revolucionario de igualdad, dignidad y libertad para todas las mujeres y niñas.

Desde el 14 de febrero y durante 48hs, activistas de base se pusieron en escena en todo el mundo y compartieron sus actividades, videos e imágenes a través de las redes sociales, incluyendo Facebook, Twitter, Instagram y Youtube. Además de usar los hashtags sugeridos #1billionrising y # rise4revolution, los activistas lanzaron los hashtags #whyirise, #VetsRising #SomosRevolución, # UnBillónDePie, #choberises y otros. El impacto de la campaña se vio de inmediato en Hong Kong, mientras Erwiana bailaba y estaba en el centro del levantamiento. El año pasado, los trabajadores domésticos y los trabajadores migrantes se levantaron por Erwiana, pero este año, después de haber conseguido justicia en el caso contra su patrón, ella participó del baile. Del mismo modo sucedió en el Reino Unido, que ha sido sacudido por una serie de casos de abuso infantil de alto perfil, los activistas centraron su levantamiento en el famoso Marble Arch de Londres para poner fin al abuso sexual infantil.

“One Billion Rising”, que se lanzó el Día de San Valentín de 2012, comenzó como un llamado a la acción basado en la asombrosa estadística de que una de cada tres mujeres en el planeta será golpeada o violada durante su vida. Con una población mundial de siete billones, esto suma más de UN BILLÓN DE MUJERES Y NIÑAS. Desde 2013, One Billion Rising ha lanzado un llamado a revisar, desafiar y exigir el cambio en un sistema social que inflige distintas formas de violencia e injusticias contra las mujeres. Los activistas han organizado eventos como parte del levantamiento, poniendo la cuestión en el centro, atrayendo la atención de los medios de comunicación en todo el mundo, cambiando las leyes y exigiendo justicia y el fin de la impunidad desenfrenada que enfrentan las mujeres sobrevivientes de la violencia de género.

“Los países y comunidades de todo el mundo determinan cómo y por qué se están levantando, introduciendo en sus acciones los problemas y contextos locales y sus propias aspiraciones del cambio que quieren que suceda mientras continúan levantándose y exigiendo justicia. Pero también saben que están conectados a un movimiento global enorme y diverso que trae la solidaridad global y permite que las cuestiones locales se hagan visibles no sólo dentro de los focos nacionales, sino también en el contexto internacional. Como en años anteriores, en muchos países del mundo las comunidades de base lideraron las campañas y abrieron una conciencia y comprensión más profundas acerca de las muchas formas de violencia que afectan a las mujeres”, dijo Monique Wilson, directora de One Billion Rising.

“Hay tanta locura y sufrimiento, tanta explotación y violencia, pero estamos volando en otra dirección, impulsados por nuestra decisión colectiva de acabar con la violencia y levantarnos por el amor y la revolución. Bailamos en un nuevo paisaje siguiendo nuestros sueños de un mundo donde las mujeres respiren, caminen y vivan libremente, donde estén profundamente valoradas, donde sus cuerpos son sagrados, donde los obstáculos que se levantan frente a ellas sean borrados. Hacemos retumbar nuestros corazones para que nunca más olvidemos nuestra inseparabilidad. Podemos derrocar todas las mentalidades represivas y marcar el comienzo del tiempo del amor”, declaró Eve Ensler, dramaturga, activista y fundadora de V-Day y One Billion Rising.

Al bailar y alzarse, las comunidades locales ponen de relieve la impunidad y la injusticia desenfrenada que suelen enfrentar los sobrevivientes. Los activistas BAILAN para: mostrar indignación ante las alarmantes estadísticas de la violencia y la impunidad en todo el mundo; como un medio creativo para exigir responsabilidad y justicia; y como una energía que también afirma audazmente que nosotros, como comunidad activista, ya no toleramos la violencia sistémica y la injusticia. Los activistas se levantan para llamar a un nuevo tipo de conciencia – uno donde la violencia será resistida hasta que sea impensable. En una reunión celebrada en Roma la primavera pasada, los coordinadores mundiales de One Billion Rising eligieron el tema de la “Revolución” para 2015 como una escalada de la demanda de justicia y aprovechando los esfuerzos masivos de las comunidades de todo el mundo, que también analizaron las raíces y causas de la violencia como parte de su pedido de justicia. En 2015 vimos a millones de activistas respondiendo a este llamado y levantándose para la REVOLUCIÓN, para cambiar el paradigma y derribar el sistema para que la curación de nuestro planeta y sus mujeres pueda ser posible.

El alcance y la escala de las actividades son vastas y específicas. En Filipinas, los activistas se levantaron para expulsar a su presidente. En Miami lo hicieron para poner fin al tráfico sexual. En India, se levantaron por el poder del amor, no por el amor al poder. Los activistas locales de One Billion Rising -incluyendo estudiantes, grupos de mujeres, ambientalistas, de justicia social y de paz, transexuales, trabajadores agrícolas, trabajadores domésticos y migrantes, grupos comunitarios y madres que se alzan por sus hijas– reflejan la expansión de la violencia contra las mujeres, mientras que también demuestra el poder de la creación de redes entre grupos y sectores para aprovechar la naturaleza global de la campaña.

Algunos lugares se levantaron para salvar sus ríos, otros sus montañas. En los Estados Unidos, algunos levantamientos fueron para demandar aumentos salariales para los trabajadores de restaurantes que cobran 2,13 dólares y se basan en la propina para mantenerse, lo que contribuye al hecho de que el acoso sexual es más desenfrenado en los restaurantes que en cualquier otro sector económico en Estados Unidos. Los trabajadores domésticos se levantaron para acabar con la esclavitud moderna, los trabajadores lo hicieron por trabajo y beneficios a largo plazo. Las mujeres se levantaron fuera de las cárceles para exigir justicia. Pakistán se levantó por la paz. Los veteranos se levantaron a lo largo de América para terminar con las violaciones en el ejército. Había una luz roja levantándose en Calcuta. Millones se levantaron para acabar con la pobreza, el racismo y el imperialismo. En Zimbabwe se levantaron con los jefes locales para continuar con el compromiso de que terminar con la violencia sea una prioridad. Los hombres se levantaron por todas partes para poner sus cuerpos junto con con las mujeres. En los Balcanes se levantaron contra la impunidad por los crímenes de guerra cometidos durante la guerra de Bosnia. En Somalia, Sudán e Irán arriesgaron sus vidas para levantarse y decir que lo que pasa con los cuerpos de las mujeres importa. En Kenia y Gambia se levantaron para poner fin al corte genital.

Desde México hasta Miami, los activistas se levantaron para acabar con el tráfico sexual; las mujeres motociclistas se levantaron en Ginebra, las mujeres discapacitadas también, las mujeres nativas americanas se levantaron en los campos petrolíferos en Bakken para acabar con el fracking y su conexión directa con el tráfico y abuso sexual. Las mujeres trans se levantaron para terminar con los asesinatos y la violencia que enfrentan cotidianamente. Hubo una revolución de la danza del rock en Las Vegas y una revolución del tango en Italia. En el Reino Unido se levantaron contra la esclavitud sexual que sufren las mujeres jóvenes. Los bateristas se levantaron en el evento del tambor del “One Earth, One Heart” que comenzó en la mañana del 14 y que siguió el sol a través del planeta. También se levantaron en las pirámides de México, en los centros comerciales de Japón, en plazas universitarias, en iglesias, corporaciones externas y dentro de las alcaldías.

Los levantamientos continuarán hasta el 8 de marzo, el Día Internacional de la Mujer, siendo propiedad de comunidades de todo el mundo y dirigido por grupos de base. El 21 de febrero, Eve Ensler dará un discurso de apertura en el Festival Literario de Lahore, donde Eva, la directora de OBR, Monique Wilson, y la coordinadora de OBR en Asia del Sur, Kamla Bhasin, participarán en una discusión sobre el One Billion Rising y en un evento artístico. En México, los eventos se llevarán a cabo el 18 de febrero en Cuajimalpa, el 19 de febrero en Chetumal, el 28 de febrero en Monterrey, el 3 de marzo en el Auditorio Nacional y el 7 de marzo en Tijuana. Activistas en Guyana, Haití y Kenia celebrarán sus eventos el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

También el 8 de marzo, la cadena de televisión satelital Link TV está programada para presentar el panel “El estado de la Revolución Femenina“, moderado por Laura Flanders de GRITtv y con Agnes Pareyio (Kenia), Monique Wilson (Filipinas), Zoya (Afganistán), Christine Schuler Deschryver (República Democrática del Congo), Kimberlé Crenshaw y Eve Ensler. El panel será una conversación sobre lo que se necesita para construir la revolución, ser solidario y provocar un cambio.

Está claro que los levantamientos continuarán durante los próximos meses y que esta campaña ha sido tomada por comunidades de todo el mundo y dirigida por grupos de base.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s