[MOVIMIENTO OBRERO] NO AL CIERRE DE AGR – CLARÍN

CLARÍN QUIERE DESTRUIR LA INDUSTRIA GRÁFICA, LAS PUBLICACIONES IMPRESAS Y EL DERECHO A LA INFORMACIÓN

NO AL CIERRE DE AGR – CLARÍN

SI CLARÍN QUIERE CERRAR, ESTATIZACIÓN DEL TALLER DE POMPEYA

PARA QUE TRIUNFEN LOS TRABAJADORES, AISLEMOS A CLARÍN

La lucha de los trabajadores de AGR-Clarín ya lleva una semana. El lunes 16/1 arrancaron con la permanencia pacífica dentro de la planta y el acampe frente a los portones, ante el anuncio de cierre y el despido de los 380 compañeros que trabajan en el taller.

Esta lucha contrasta con la decisión intransigente de la empresa, que fundamenta su rechazo a cualquier tipo de diálogo con los trabajadores. Su abogado, Fredriks, declaró que “jamás planteamos un cambio en el Convenio Colectivo. Una reforma del convenio nunca estuvo en discusión (…) La decisión es ‘cerrar la planta’. (…) En relación al futuro del predio, Fredriks aseguró que ‘podría desarrollarse un proyecto inmobiliario’” (Tiempo Argentino, 22/1). El abogado del Grupo Clarín, en línea con el comunicado oficial de la patronal, declara que su objetivo es cerrar la planta, vender o alquilar el predio para un proyecto de especulación inmobiliaria, y sacarse de encima a los trabajadores de AGR-Clarín. Denunciamos el cierre anti-obrero como parte de un plan de destrucción de la industria gráfica, y decimos que, si Clarín quiere cerrar, ¡que se estatice el taller de Pompeya!

El plenario del 21/1 mostró que hay mucha voluntad de lucha y que AGR-Clarín se ha transformado en una causa popular. Al mismo tiempo, también mostró una desorientación política sobre cómo triunfar. El plenario no votó un plan político para aislar a Clarín y, sobre esa base, generar las condiciones para el triunfo. Nuestro aporte como TPR, en esta declaración, es una estrategia para contribuir a la victoria de los trabajadores de AGR-Clarín.

LA LUCHA DE AGR-CLARÍN YA ES UNA CAUSA POPULAR

Ya se han desarrollado 2 movilizaciones a los ministerios de Trabajo, que contaron con el apoyo de la Federación Gráfica Bonaerense, de otros gremios de la CGT como la UOM y Curtidores, así como también de las 2 CTAs, los gremios dirigidos por la izquierda, dirigentes y organizaciones de izquierda y del kirchnerismo. La segunda movilización fue protagonizada por más de 5000 compañeros, y tuvo lugar en el marco de un paro general del gremio gráfico, hecho histórico que no ocurría hace décadas. También se ha sumado el movimiento piquetero: el Frente por el Trabajo y la Dignidad Milagro Sala participó de la marcha al Ministerio de Trabajo de la Nación, y ese mismo día por la mañana, la CCC y la CTEP cortaron calles en apoyo a la lucha.

El sábado 21/1 tuvo lugar un plenario abierto en apoyo a la lucha, que contó con la presencia de decenas de delegaciones sindicales y políticas. Al finalizar, se realizó un festival frente a la planta del que participaron numerosos artistas solidarios con la causa. La Comisión de Mujeres y Familiares se ha puesto en pie inmediatamente después de comenzada la lucha, y el domingo 22/1 organizó una actividad recreativa para los hijos de los trabajadores y luego una mateada. Los compañeros ya han lanzado el fondo de huelga, al que han aportado las bancadas de diputados de Autodeterminación y Libertad (AyL) y el Frente de Izquierda.

Se han pronunciado contra los despidos en AGR las delegaciones regionales de la CGT de Córdoba, Mendoza, Santa Fe, Chaco, La Rioja, Catamarca, Rosario y Moreno-Merlo-Marcos Paz. También lo han hecho Antonio Caló (Secretario General de la UOM), Francisco “Barba” Gutiérrez (Secretario del Interior de la CGT e integrante del Consejo Directivo), Omar Plaini (diputado nacional por el FPV, Secretario General del gremio de Canillitas, e integrante del Consejo Directivo de la CGT como Secretario Administrativo) y Facundo Moyano (diputado nacional por el Frente Renovador, Secretario General del Sindicato de Peajes e integrante del Consejo Directivo de la CGT como Secretario de Juventud). El propio Héctor Daer, Secretario General de la CGT, repudió los despidos cuando fue consultado sobre el punto por Daniel Tognetti en Radio del Plata.

Saludamos este enorme despliegue político y de lucha, que muestra que AGR-Clarín ya se ha transformado en una causa popular y que sus trabajadores tienen la firme determinación de enfrentar el ataque de la empresa. Como TPR apoyamos a los compañeros contra la patronal anti-obrera del grupo Clarín.

NINGUNA LUCHA GREMIAL GANÓ POR ECHAR A UN GOBIERNO O GRACIAS A UNA HUELGA GENERAL. LAS LUCHAS GANAN CUANDO QUIEBRAN EL FRENTE PATRONAL

Es justamente desarrollando a fondo todos los choques, crisis y contradicciones en el campo patronal, que la lucha obrera pudo triunfar. Ninguna lucha gremial ganó gracias a una huelga general de la CGT. Ha habido luchas que triunfaron y luchas que fueron derrotadas; en ninguno de los casos, durante las últimas 3 décadas, hubo una huelga general que las apoyara. No hay que hacer fetiche del paro nacional, porque ese método es ultimatista contra las posibilidades que puede abrir la crisis política y la propia lucha.

Tampoco es cierto que alcance con la solidaridad reducida a los sectores en lucha y las corrientes anti-burocráticas. Cada lucha gremial debe apoyarse sobre sus propias fuerzas, ganar aliados y quebrar el frente patronal. Por eso, hay que desarrollar todas las contradicciones entre los medios, la Justicia, la cámara empresaria, la burocracia sindical, los partidos patronales y el gobierno. El sectarismo anti-político y sindicalero que plantea que no importa intervenir en las crisis políticas y que reduce la lucha a la acción sindical o, mucho peor, “medidas espectaculares de las organizaciones que apoyamos para quebrar el cerco mediático”, no sirve para ganar.

En el caso de la lucha de la lucha de la línea 60, para que triunfe fue necesario que todo un sector del kirchnerismo (en ese momento en el gobierno) se pronunciara contra la represión; e incluso el propio De la Sota, pre-candidato a presidente por el Frente Renovador, se pronunció. En la lucha del Casino, los trabajadores apelaron al apoyo de todos los sectores, consiguiendo que Carrió se pronunciara contra Cristóbal López-Cristina y que el propio Bergoglio los apoyara en sus movilizaciones. La lucha del subte por las 6 horas quebró a los bloques patronales en la legislatura porteña y conquistó la aprobación de la ley. La expropiación de la ex-Donnelley fue votada a favor en la legislatura bonaerense gracias a los votos, no solamente del FIT, sino también del FPV, el Frente Renovador y el FAP (Cambiemos se abstuvo).

La lucha obrera progresa, por lo tanto, cuando logra quebrar el frente patronal. Es decir cuando logra el apoyo, o al menos la neutralidad, de los sectores patronales que apoyan al patrón en particular que estamos enfrentando. Este es el desafío de la lucha de AGR-Clarín.

ROMPAMOS EL FRENTE MACRI-CLARÍN: NO ES UN “CASO TESTIGO”, ES UNA AVENTURA DE MAGNETTO QUE VA A PERJUDICAR A MACRI EN UN AÑO ELECTORAL

Macri en su primera conferencia de prensa, consultado por el cierre de Clarín intentó plantear que era un caso puntual y dijo que “intentaremos ayudar a que ninguna empresa cierre”. Macri dice esto porque pretende continuar con la mentira del supuesto “repunte económico”. En el mismo sentido Triaca dice que se crearon miles de nuevos trabajos en los últimos meses, cuando la realidad es que desde que arrancó el año no para los cierres de fábricas y despidos (luego de AGR, se conoció que Banghó pretende dejar en la calle a los 650 trabajadores de su planta en Vicente López). Pero lo que importa registrar acá es la CONTRADICCIÓN entre el discurso de Macri y lo que hace Clarín.

El gobierno impulsa un proceso de flexibilización laboral (cambio de los Convenios Colectivos) mientras vende un discurso modernizador de la industria. El gobierno no tiene un discurso a favor de los cierres de empresas y establecimientos productivos (como lo era Menem con “ramal que para, ramal que cierra”). El “caso testigo” del gobierno es el acuerdo laboral en Vaca Muerta, que ahora quieren replicar en metalmecánicos, frigoríficos, buques de ultramar y, en general, en todo el movimiento obrero. Esto es importante registrarlo para reclamar la intervención del gobierno contra el cierre de AGR.

En este sentido, la aventura de Magnetto en AGR es negativa para la campaña de Macri (lo cual explica por qué en la conferencia de prensa subraya que es un caso puntual). Macri multiplicó por casi 10 veces la pauta oficial a Clarín. Ahora Clarín le genera un problema a Macri que lo expone ante la población como un enemigo de la industria gráfica y cómplice de más de 300 despidos. Este punto es una debilidad del gobierno que podemos explotar a favor de la lucha de los trabajadores de Clarín. Tenemos que mostrarle a Macri que, en año electoral, le es perjudicial asumir como propia la defensa de los planes anti-obreros de Clarín.

QUE TRIACA RECIBA A LOS TRABAJADORES: ESTA ES UNA LUCHA GREMIAL PORQUE HAY 380 FAMILIAS CON SUS PUESTOS DE TRABAJO EN RIESGO

El primer paso, en función de esto, es desarrollar una lucha para que Triaca reciba a los trabajadores. Según Perfil del 21/1, “el jueves, tras una multitudinaria marcha, la cartera laboral indicó que no podía dictar la conciliación obligatoria porque se trataba de un cierre”. A su vez, Triaca declaró, en Noticias del 21/1, que “Clarín tiene, como muchas empresas gráficas, un proceso de cambio de su desarrollo de tecnología de producción”. De esta forma, el ministro busca colocar la idea de que este no sería un conflicto de orden gremial sino una decisión estrictamente económica vinculada a un reordenamiento tecnológico. Lo que Triaca oculta es que acá tenemos a 380 trabajadores sufriendo despidos ilegales.

¿Por qué el desarrollo de tecnología implica necesariamente cerrar la planta y despedir a todos los trabajadores? La empresa no lo ha explicado. Acá quieren un desarrollo tecnológico con los trabajadores afuera. La empresa no ha presentado ningún recurso preventivo de crisis, no cumple ningún plazo legal de aviso previo al despido, ha cortado el convenio con la obra social de los trabajadores y ni siquiera les ha depositado el sueldo por la quincena ya trabajada en enero.

Triaca ha dicho que “hay que entender al empresario que despide”, pero acá Clarín ni siquiera se preocupa en hacerse entender porque no presenta ante los trabajadores ni ante ningún organismo estatal competente los fundamentos de su decisión de despedir ilegalmente a 380 compañeros. Triaca tiene la obligación de dictar la conciliación obligatoria, que de marcha atrás con los despidos, que garantice el pago de los salarios adeudados, que reestablezca la obra social, y sobre esa base que se discuta la situación de la empresa, el plan de la patronal y el plan de los trabajadores.

QUE CABRERA FIJE POSICIÓN: A FAVOR O EN CONTRA DEL CIERRE DE AGR-CLARÍN

El comunicado de Clarín debe ser refutado palabra por palabra. Clarín dice: “Es de público conocimiento que el mercado de impresiones comerciales masivas está en crisis a nivel mundial por la adopción de las nuevas tecnologías, el cambio en las estrategias de marketing y las modificaciones en las conductas de los consumidores. Por ello, a partir del día de la fecha dejará de funcionar uno de los talleres gráficos de AGR, el del barrio de Pompeya, que atiende ese segmento de impresiones”. Es decir que su comunicado no sólo es mentira (porque las verdaderas motivaciones son otras) sino que, directamente, los argumentos que sostiene Clarín son FALSOS en sí mismos. Veamos.

En primer lugar, y tal como denuncian los trabajadores, la empresa tiene mucho trabajo y la patronal no ha presentado ningún recurso de quiebra. El grupo Clarín tiene inmensas ganancias a través de Cablevisión y recibió 519 millones de pesos de pauta oficial (más de un 20% del total nacional y casi 10 veces lo que recibió en 2015). Por esta situación monopólica y subsidiada es que desde la TPR planteamos que la empresa debe ser directamente estatizada bajo control obrero.

En segundo lugar, la industria gráfica argentina no está en una crisis por los “cambios tecnológicos”, está en crisis por la política de Macri. Según el informe World Press Trends (“tendencias mundiales de la prensa”) publicado por la World Association of Newspapers and News Publishers (“Asociación Mundial de Diarios y Editores de Noticias” – entidad de la cual Clarín forma parte), en 2015 la circulación de medios gráficos impresos en todo el mundo aumentó un 4,9%, y el 92% de los ingresos de la rama provienen de los medios impresos. Junto a las revistas, los diarios impresos son la tercera industria global en la rama cultural y los dos juntos crean alrededor de 2.9 millones de trabajo en el mundo entero. De forma contundente, el informe de 2016 afirma “no hay duda que las nuevas tendencias abrazaron lo digital pero los títulos impresos todavía tendrán un rol importante en las sociedades de todos los continentes” porque “los diarios están tomando la mayoría de sus ingresos de un pequeño segmento compuesto por los más leales lectores y, por eso, los diarios están teniendo un constante aumento de su atención en hacer crecer y ser útil para este sector”. Sobre nuestra región en particular, el informe afirma que “Europa occidental y latinoamérica tiene los lectores de prensa escrita más leales del mundo que llegan a dedicar más de 20 minutos por día a la lectura de diarios”. De hecho, el récord mundial de lectura de diarios impreso es de 60 minutos por día y lo tiene un país latinoamericano: Colombia. ¿Es necesario dar algún dato más para refutar por completo las mentiras de Magnetto?

Magnetto no puede justificar el cierre del taller de Pompeya debido a la lectura gratuita por internet, al uso de las redes sociales para mantenerse informado, a la utilización de tablets y celulares para acceder a las noticias ni tampoco a la perspectiva de producción de contenidos específicos según las necesidades de cada usuario. Todas estas innovaciones tecnológicas (y muchas otras que amplían enormemente la influencia y los desafíos para un medio de comunicación) de ninguna manera sustituyen o eliminan a la prensa impresa. Lo que debería hacer Clarín no es destruir la industria gráfica sino generar una base de lectores leales dispuestos a suscribirse y recibir las ediciones impresas.

Hasta el propio The New York Times, que se jacta de ser “el negocio de noticias digital más exitoso comercialmente en el mundo”, ya abandonó la idea de cerrar su edición impresa y dice textualmente en su informe OUR PATH FORWARD (“Nuestro camino hacia adelante”): “Vamos a continuar elaborando la mejor experiencia en diarios para nuestros lectores y anunciantes impresos mientras cuidadosamente vamos cambiando energías y tiempo para nuestras plataformas digitales”. La clave, una vez más, son los usuarios suscriptos: “El reconocimiento de que su lealtad es al Times, más allá de la plataforma, nos está llevando a crear experiencias cada vez más unificadas para suscriptores digitales e impresos”. La mentira sostenido por Magneto, de que la revolución digital exige el cierre del taller de Pompeya, es refutada por la experiencia y las estrategias comerciales del mundo entero.

Por el contrario, lo que está efectivamente afectando a algunos talleres gráficos es el macrismo, o sea, el tarifazo, la caída del consumo interno y la apertura de importaciones. El cierre que impulsa Clarín no tiene fundamento alguno: ni la situación internacional de la rama, ni la realidad de la industria gráfica argentina ni su propia situación económica.

Frente a esta situación, ¿cómo puede ser que el Ministro de Producción, Cabrera, que se ufana de organizar mesas sectoriales para discutir la situación de cada rama, se mantenga callado? Tenemos que denunciar el silencio del Ministerio de Producción, reclamar una reunión con los trabajadores y exigirle que intervengan para que Clarín muestre el supuesto plan de reestructuración que tiene y por qué los trabajadores deberían perjudicarse con eso.

QUE LA FAIGA SE PRONUNCIE CONTRA EL CIERRE DE AGR-CLARÍN: MODERNIZACIÓN NO ES DESTRUCCIÓN DE LA INDUSTRIA GRÁFICA ARGENTINA

Por otro lado, tenemos que apuntar a la FAIGA (Federación Argentina de la Industria Gráfica y Afines) para desnudar una evidente contradicción. De una parte, en Clarín (no casualmente el único medio que publicó esto) Juan Carlos Sacco, presidente de la Federación, sostuvo: “Lamentablemente este tipo de noticias se repite en una industria que está impactada por el cambio tecnológico y la forma de consumir de la gente. Y se hace más difícil evitarlas cuando hay dogmatismo en las comisiones que deberían defender a los trabajadores” (17/01).

Sin embargo, en la editorial de la revista de la FAIGA, escrita por el mismo Sacco, podemos leer que: “Asimilar las tendencias de última generación significa apertura a los cambios pero incorporarlos racional y planificadamente. Globalmente se están instalando nuevos modos de comunicación y para introducirlos en el país, sin que ocasionen estragos, se requieren procesos de reconversión y recapacitación profesional, lo cual no se hace de la noche a la mañana sino debe dárseles plazos sensatos” (Argentina Gráfica Cromática, Mayo 2016).

Esta contradicción revela que lo que hace Clarín no es la política general de la cámara patronal, por lo cual es un flanco débil sobre el cual tenemos que golpear para transformar la falta de homogeneidad en crisis política. Además, la política de Clarín expresa un peligro para toda la industria gráfica: lo que proponen no es una “modernización” sino su cierre. Nos quieren vender que la industria gráfica es obsoleta porque la realidad es que a Clarín no le importa nada las noticias, la industria nacional y el derecho a la información del pueblo. Clarín vive de parasitar el negocio del cable.

Es lo mismo que hicieron con la rama editorial: “El titular de Continente/Peña Lillo afirmó que ‘la apertura indiscriminada de importaciones y la llegada de libros de saldo de España por centavos de euros golpean en la industria local. De hecho, Cúspide, que es del Grupo Clarín, tiene una política de importación de saldos. En la Feria del Libro pusieron dos stands de lo que ellos denominan ‘oportunidades’, donde daban tres libros al precio de dos. La famosa oferta ‘llévese tres, pague dos’. En las librerías de Cúspide también está apareciendo eso, que va a afectar a la producción editorial y a la industria gráfica. Las que más lo van a sentir son las cooperativas y las empresas recuperadas’” (Contexto, 21/5/16).

Por lo tanto, si la FAIGA sigue apoyando la política de Clarín, básicamente se está suicidando. En defensa de los intereses de la industria gráfica argentina, la FAIGA tiene que retirar su apoyo a Clarín y reclamarle al gobierno nacional que tome cartas en el asunto contra el cierre del taller Pompeya.

COMO HICIERON LAS DOS CTAs Y LA CORRIENTE FEDERAL, QUE LA CGT APOYE LA LUCHA DE AGR-CLARÍN: CLARÍN NO QUIERE NEGOCIAR CONTRATOS A LA BAJA, CLARÍN ES ANTI-SINDICAL Y NO LE IMPORTA DESTRUIR 380 PUESTOS DE TRABAJO

Tanto las dos CTAs, como la Corriente Federal de Trabajadores de la CGT (integrada por la conducción de la Federación Gráfica Bonaerense) se han pronunciado, y han participado de las movilizaciones, en apoyo a la lucha de AGR. Está planteado exigir a la CGT que haga lo mismo. Se trata de una posibilidad real por la crisis interna que está generando dentro de la CGT el fracaso de la mesa de diálogo con los empresarios y el acuerdo trucho para frenar despidos. Esta crisis se ha expresado en declaraciones de dirigentes de la CGT.

Omar Plaini, diputado nacional, Secretario General del gremio de Canillitas, e integrante del Consejo Directivo de la CGT (Secretario Administrativo), “se solidarizó con los trabajadores de la AGR-Clarín” y declaró que “la CGT va a tener que tomar otra actitud en el próximo consejo directivo (…) el Gobierno se sienta con CGT y dice que no hay despidos y después se da vuelta (…) hay que elaborar un plan de acción (…) no podemos permitir q nos vayan derrotando de a uno. La CGT tiene que juntarse con las otras centrales para no permitir esto” (Ámbito, 18/1). Antonio Caló, Secretario General de la UOM, participó junto a Francisco “Barba” Gutiérrez, también de la UOM y Secretario del Interior de la CGT (integrante del Consejo Directivo), de la marcha convocada por los trabajadores de AGR y la Federación Gráfica Bonaerense al Ministerio de Trabajo. Caló declaró que “comparto el diálogo que se tuvo y lo que se pactó con los empresarios, pero la verdad es que no se ha cumplido. Fue un fracaso. Terminadas las vacaciones, la CGT tendría que convocar a todos los secretarios generales y barajar y dar de nuevo (…) Hasta ahora ha acompañado al Gobierno, pero lamentablemente no tenemos respuestas. Los trabajadores de abajo nos preguntan hasta cuándo. La UOM va a plantear que ahora es el momento para definir un plan de lucha” (La Nación, 20/1). A esto se le suman los pronunciamientos de 6 CGTs provinciales.

Condicionado por toda esta situación, el propio Héctor Daer, Secretario General de la CGT, se pronunció contra los despidos en AGR en una entrevista realizada por Tognetti en Radio Del Plata y reclamó que el Grupo Clarín sostenga los puestos de trabajo a partir de los recursos que recibe por la pauta publicitaria.

Por eso es acertada la resolución de la asamblea de trabajadores de AGR-Clarín, ratificada en el plenario abierto, de pedir una reunión al Consejo Directivo de la CGT para que se pronuncie. Saludamos, en ese sentido, la intervención de Miguel Bravetti, dirigente de La Naranja Gráfica, quien planteó durante el plenario que el apoyo de los sindicatos dirigidos por el kirchnerismo y agrupados en la Corriente Federal es positivo, y que hay que profundizarlo reclamándoles que participen de la reunión con la CGT y le reclamen, junto a los compañeros de AGR, la convocatoria al paro nacional. Lo que propone el compañero Bravetti, aunque no lo diga con ese nombre, es el camino del Frente Único Anti-Macri: la unidad de la izquierda, el kirchnerismo y los sindicatos para derrotar a Macri.

La crisis se ha abierto porque la CGT se enfrenta a una contradicción con los fundamentos de su propia política. Dirigentes de la CGT, como Pereyra, justifican la firma de convenios flexibilizadores con el argumento de que, de esa forma, se impiden despidos. Sin embargo, lo que está ocurriendo en este caso es que hay un intento de despedir a la totalidad del plantel y de desmantelar una comisión interna que forma parte de la CGT. La situación de AGR-Clarín tiene un paralelo, en lo que hace a despidos masivos, con la situación de Banghó, que suscitó una movilización de la UOM y un pronunciamiento de Caló.

Clarín no está negociando contratos a la baja: está pasando por encima de la organización sindical y dejando a la totalidad de la planta en la calle. Exijamos a la conducción de la CGT que, si dice estar en contra de los despidos y del ataque a la organización sindical, entonces que se pronuncie y lance un plan de lucha por el triunfo de AGR-Clarín.

BASTA DE SILENCIO DE SERGIO MASSA: EN AÑO ELECTORAL, EL FRENTE RENOVADOR NO PUEDE DIRIGIR LA CGT, LA UIA Y SER CÓMPLICE DEL CIERRE DE AGR-CLARÍN

La actitud de la CGT, que aún no se ha pronunciado oficialmente como tal sobre AGR, no está disociada del silencio del propio Sergio Massa ante los despidos. Tanto Héctor Daer como Carlos Acuña, dos de los tres miembros del triunvirato de la CGT, pertenecen al Frente Renovador de Massa. A su vez, De Mendiguren, hombre histórico de la Unión Industrial Argentina (UIA), es diputado por el massismo. La UIA ha protagonizado choques con el macrismo, reclamándole que exima a las empresas nacionales del tarifazo y criticando la liberación de importaciones. El grupo Clarín pertenece a otra asociación empresaria, la AEA, y promueve abiertamente la importación, por ejemplo, de productos de la industria editorial a través de Cúspide, en detrimento de la rama gráfica nacional. El cierre de AGR-Clarín, por lo tanto, choca tanto con el discurso anti-despidos de la dirección de la CGT así como también con el discurso pro-industria nacional de la UIA. A esto se le agrega que Massa dice ser el jefe de la oposición a Macri.

Para aislar a Clarín y al macrismo, por lo tanto, corresponde exigir el pronunciamiento de Sergio Massa. No reclamárselo implica no tener noción de quién dirige la CGT, la UIA y quien se reclama como jefe de la oposición. Reclamárselo, por el contrario, implica reconocer los choques existentes entre Massa y Macri, más aún en un año electoral, y explotar esos choques a fondo. No se trata de depositar falsas expectativas en Massa sino de reconocer las contradicciones entre ellos y explotarlas en favor de la lucha obrera.

LA TPR PROPONE UN PLAN PARA VENCER: SI CLARÍN NO ACEPTA NEGOCIAR, ¡QUE SE ESTATICE AGR-CLARÍN BAJO CONTROL OBRERO!

Este material de la TPR busca ser un aporte a la lucha de los trabajadores de AGR-Clarín. Nuestro objetivo fue mostrar, eje por eje, todos los puntos débiles de Magnetto. De lo que se trata en la lucha política es golpear donde le duele al adversario hasta reducirlo a su mínima expresión. La probabilidad de que ganen los trabajadores es directamente proporcional a cuánto aislemos políticamente a Clarín. La principal tarea de todos los partidos políticos que apoyamos a los trabajadores es GOLPEAR POLÍTICAMENTE A CLARÍN.

No es cierto, por lo tanto, que esta sea un lucha heroica condenada a la derrota porque “Clarín es muy fuerte y tiene el apoyo de Macri” como insinúan algunos artículos publicados en Tiempo Argentino. Los trabajadores de AGR-Clarín pueden triunfar a condición, claro, de que por medio de su lucha política rompan el frente patronal. En primer lugar, el frente Clarín-Macri.

Por eso el eje de esta lucha gremial no debe ser “terminar con el gobierno Macri por medio de una huelga general” sino APUNTAR CONTRA CLARÍN. Con absoluto realismo revolucionario, desde la TPR señalamos: el camino hacia la victoria no es buscar derribar a Clarín junto a Macri-Massa-Triaca-Cabrera-CGT-FAIGA y todos juntos sino, por el contrario, lograr por medio de la lucha obrera y la lucha política que Macri-Massa-Triaca-Cabrera-CGT-FAIGA le den la espalda y le suelten la mano a Clarín. Siempre las luchas gremiales son por aislar al patrón individual y romper el frente patronal. La transformación de luchas gremiales en huelga general no surgen a partir del desarrollo de la propia lucha sino como subproducto de premisas políticas generales. Por eso, el objetivo de toda lucha sindical no es criticar al gobierno (por más anti-obrero que sea) sino golpear, en primer lugar, a su propio patrón. Ese es el método para la victoria.

De ahí la importancia estratégica de la consigna “estatización del taller Pompeya”: no tanto porque consideremos que sea posible en lo inmediato sino porque busca oponer al régimen político de conjunto contra la voluntad parasitaria, monopólica, anti-obrera y anti-social de un patrón individual que pone en riesgo la industria gráfica nacional, el derecho al trabajo, las publicaciones impresas y el derecho a la información de toda la población.

La consigna es un instrumento de lucha política que busca golpear en las crisis políticas que están objetivamente planteadas entre Clarín y Macri. En este sentido, saludamos que el MST haya planteado: “Además del pago de la quincena, de la reapertura de la planta con todos adentro, sin flexibilización laboral; es necesaria la apertura de los libros porque la crisis de la empresa es puro verso. También hay que plantear una salida que vaya un paso más allá, sí la patronal insiste con las maniobras, la salida es la expropiación bajo control obrero” (mst.org.ar, 22/1). Por más que sigan encerrados en la lógica sindical y no ven la necesidad de la lucha política directa para aislar a Magnetto, al plantear la consigna de la estatización están, necesariamente, planteando el camino de exigir a todos los bloques políticos del país que fijen posición ante el cierre de AGR-Clarín. Ese es el camino a seguir.

A Magnetto sólo le interesa cerrar el taller. Desde la Tendencia Piquetera Revolucionaria le planteamos a los trabajadores de AGR-Clarín un plan para vencer: SI CLARÍN NO ACEPTA NEGOCIAR: ¡QUE SE ESTATICE AGR-CLARÍN BAJO CONTROL OBRERO!

24/01/2017

TPR

TENDENCIA PIQUETERA REVOLUCIONARIA

www.elpiquetero.org // www.partidopiquetero.org // Juan Marino: (011) 156 335 9278

Twitter: @prensa_TPR // Facebook: TPR Tendencia Piquetera Revolucionaria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s