Feminismo y Marxismo – 1er encuentro – Flora Tristán

1. Flora Tristán impugna el mito feminista desarrollado a partir de la experiencia de la 1era (sufragistas) y 2da olas feministas (emancipación cultural y social), de que para luchar por la igualdad social (igualdad real) las mujeres tengamos que atravesar una primera etapa de lucha por derechos de índole exclusivamente política.

La primera oleada sufragista tiene su antecedente más temprano en Seneca Falls (julio de 1848) pero la obra de Flora Tristan “La Unión Obrera” (reivindicando la emancipación total de la clase obrera y las mujeres) data de 1843 y la de Anna Doyle Wheeler (feminista y socialista) autora de “La Demanda de la Mitad de la Raza Humana, las Mujeres” data de 1825. 

Tampoco es cierto que recién en la década de 1940 (después de la segunda guerra mundial) se pueda hablar de la lucha por los derechos sociales de las mujeres. Las socialistas anticiparon en un siglo la lucha por los derechos que las mujeres de la segunda ola feminista reivindican como propia (Simone de Beauvoir) e incluso fueron mucho más allá al identificar con toda claridad la emancipación de la mujer con la emancipación de la clase obrera y todos los explotados.

2. Flora Tristán impugna el mito de que el movimiento de mujeres es hijo de la revolución francesa.

El movimiento de mujeres es hijo del socialismo utópico. Que surge de la revolución industrial, de la mano de la lucha del movimiento cartista por 8 horas de trabajo, 8 horas de ocio y 8 de descanso y como una superación de la revolución francesa que no garantizó los derechos de la clase obrera ni de las mujeres. 

Dentro del Socialismo Utópico Francés, Charles Fourier explicaba que la medida del progreso de una sociedad es la situación de las mujeres.

La negativa de las revoluciones burguesas a dar salida a los reclamos de las mujeres encontró una crítica por parte de las mujeres, la cual se ve representada por “Declaración de los derechos de las mujeres” escrita por Olympia de Gouges, que le costó la pena de la horca, así como por la obra de Wollstonecraft de 1792 “Vindicación de los derechos de la mujer”.

3. Flora Tristán es una transición entre el socialismo utópico (conciliación de clases) y el socialismo científico (lucha de clases). Precursora de la teoría  marxista del partido político independiente de la clase obrera

El socialismo utópico planteaba una política de colaboración con la burguesía. Los Falansterios propuestos por Considerant, discípulo de Fourier, eran una forma de organización cooperativa donde se nucleaban los partidarios del Socialismo Utópico con el objetivo de reformar el orden socioeconómico. Planteaban un agrupamiento de selección ideológica y no por interés de clase. Saint Simón por su parte planteaba que la sociedad toda se transforme en fábrica. Por el contrario, los Palacios que impulsaba Flora eran de la clase obrera y para la clase obrera. De esta forma, introdujo un concepto clasista a partir de la dicotomìa clase obrera/burguesía. El planteo de Flora Tristán es un ruptura con las comunas de los socialistas utópicos y prefigura la necesidad de poner en pie partidos obreros independientes de la burguesía que luego desarrolló Marx. Las Piqueteras reivindicamos a Flora Tristan, por lo tanto, como una precursora del marxismo.

A partir de la huelga de los tejedores de seda de Lyon de 1833, que se levantaron bajo el lema “Vivir trabajando o morir combatiendo” y fueron ferozmente reprimidos, Flora Tristan y Marx sacan conclusiones divergentes. Marx establece la necesidad de impulsar la lucha de clases en términos revolucionarios para la conquista de la democracia y el poder político para los trabajadores, poniendo de relieve la incompatibilidad de los intereses de la clase obrera con los de la burguesía. Por el contrario, Flora se inclina a una posición pacifista y propone la Unión Obrera, esto es una organización clasista, con apóstoles (adoctrinadores) y defensores como representantes (parlamentarios). Flora busca convencer a la burguesía de que le es conveniente financiar y apoyar la Unión Obrera, que la salida de la revolución no le conviene a nadie.

Flora representa una transición desde el socialismo utópico al socialismo científico, fuente y parte integrante del marxismo. Si bien el socialismo científico presupone la dictadura del proletariado, el planteo inicial de Marx surgido de la experiencia de los obreros de Lyon es el de la lucha de clases. Será luego del fracaso de la revolución burguesa de 1848 debido a la traición de la burguesía liberal y sus pactos con la reacción monárquica que luego Marx sacará la conclusión de la revolución permanente y la dictadura del proletario.

4. Flora Tristán es la primera feminista

En su texto “¿Por qué menciono a las mujeres?” Flora Tristán desarrolla que las mujeres deben ser parte del movimiento polìtico del 100% de la clase obrera. Flora se lanza a una fuerte agitación política, imprimiendo 500000 copias de una carta a las mujeres de todas las clases sociales. Flora es la primera feminista porque llama a las mujeres a organizarse como explotada por sus derechos, desarrolla una campaña política y publica un periódico “Tribune des Femmes”.

Olympia de Gouges y Wollstonecraft tenían una orientación distinta, no eran feministas. De Gouges hacía una reivindicación de los derechos de las mujeres desde un punto de vista racionalista: Dios nos hizo iguales, por lo tanto, debemos tener los mismos derechos. Por su parte, Wollstonecraft planteaba que la sociedad hacía estúpida a la mujer y que eso era regresivo ya que la igualdad de derechos permitiría que críen mejor a sus hijos. Wollstonecraft, por lo tanto, refuerza prejuicios misóginos y apoya el patriarcado al legitimar el rol de la mujer como reproductora de la familia y la futura fuerza de trabajo al criar a los niños.

Flora Tristán, por el contrario, muestra a la mujer como explotada por la familia y como parte de la clase obrera, que tenía que integrar la Unión Obrera y que merecía derechos políticos.

Desde Las Piqueteras queremos difundir esta parte de nuestra historia como movimiento de mujeres, ya que no han sido las feministas las primeras en llamar a organizarse a las mujeres. Queremos que esta historia de lucha se conozca, porque es nuestra historia y no vamos a permitir que nos la quiten para dividirnos de la clase obrera. Las feministas proscriben a Flora por socialista, Engels la reivindica en su obra “La Sagrada Familia” como feminista y comunista contra las críticas de Bruno Bauer. Las Piqueteras vamos por la organización socialista de la mujer trabajadora llevando como estandarte la lucha de Flora Tristán.

5. Flora Tristán: fundadora del internacionalismo proletario

Por último queremos destacar que Flora Tristán en su obra “L’Union Ouvriere” de 1840 plantea la unidad universal de los trabajadores. El lema en la tapa de su libro era: “Obreros, son más débiles cuando están divididos. La unión hace la fuerza. Obreros, únanse”. Con este planteo, anticipa la conocida frase de Marx “Proletarios del mundo, uníos”, es decir, la principal divisa del internacionalismo proletario.

Flora Tristán fue la primera mujer en hablar del socialismo, la lucha del proletariado, la lucha de las mujeres como explotadas por el capitalismo patriarcal y el internacionalismo proletario. Flora Tristán fue una auténtica revolucionaria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s